Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ep-cultura escriba una noticia?

Los entresijos de un casino en la Barcelona modernista centra la novela 'Una vida en juego'

19/01/2010 12:38 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El escritor andorrano Albert Salvadó centra su nueva novela, 'Una vida en juego' (Roca/Columna), en el Casino de La Rabassada que se inauguró en Barcelona en 1911, en pleno Modernismo, y concretamente en los entresijos sociales que se fraguan al margen del juego.

"Querían que rivalizase con el de Montecarlo", explicó hoy el autor, que se documentó durante meses sobre el casino, que tenía adheridos un hotel y un parque de atracciones "que no tenía nada que envidiar" al del Tibidabo.

Los inversores, franceses, pusieron toda la carne en el asador para impulsarlo -trazaron incluso una línea de tranvía para conectarlo a la ciudad-- pero sólo estuvo abierto un año, porque el Gobernador Civil de Barcelona prohibió el juego.

"Me fascinó el juego y lo que lo rodea", reconoció Salvadó, que se vale de la novela histórica y de la novela negra para tejer una trama protagonizada por Víctor Pons, trabajador del casino, de clase baja pero que va ascendiendo socialmente porque "sabe aprovecharse muy bien de las circunstancias" y "entreabre" la puerta de la alta sociedad cuando se empieza a relacionar con Carla Torres, preciso momento en que "se le empieza a complicar la vida", avanzó el escritor.

Comparando la vida de Víctor Pons con la dinámica del póquer, Salvadó dijo que es como cuando "te llega un juego fantástico, apuestas fuerte y llega otro jugador, en el que nadie se había fijado, que tiene un póquer de ases y se lo lleva todo".

El padre de Víctor es, según el escritor, el personaje más especial, el primero que dice "somos unos hijos de puta" y el que transmite esa filosofía de vida a su hijo.

La Barcelona del Modernismo es un personaje más en 'Una vida en juego', y al documentarse durante meses el autor "se sorprendió" por la ciudad que descubrió, con nada que ver con la Barcelona de "edificios sucios" que recordaba -vivió 15 años en la capital catalana--.

Aquella Barcelona de principio de siglo, en la que estaba en plena ejecución el Plan Cerdà, se acababa de crear el Parque de la Ciutadella con un parque de atracciones en él y también estaba funcionando ya el del Tibidabo. "Me siento terriblemente orgulloso de esta obra", espetó Salvadó.

En la presentación del libro el también escritor Vicen? Villatoro aseguró que Salvadó tiene "derecho a un trozo grande de la herencia de la novela de género del siglo XIX y XX" por cuatro aspectos que forman "la macedonia" de su novela: una época sugerente, una trama interesante, unos personajes que no se crean para hacer tesis doctorales de psicología sino que son "héroes medianos" y un estilo "limpio pero invisible".

Su objetivo, lejos de hacer pedagogía, es aprovechar la capacidad de sugestión de la Barcelona del cambio de siglo pero sin invenciones, documentándose a fondo.


Sobre esta noticia

Autor:
Ep-cultura (54197 noticias)
Visitas:
161
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.