Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Maximmix escriba una noticia?

La Envidia, tal cual suena

31/03/2011 22:50 6 Comentarios Lectura: ( palabras)

Tal vez, el peor de los defectos que posee el ser humano. El que, desgraciadamente, menos deja vivir tranquilo a quien lo padece y el que tiene más repercusiones para la conciencia cuando nos llega la hora final

Ya he hablado anteriormente, que lo primero que nos comenta la historia de la humanidad en sus inícios es del hecho que Caín mató a Abel porque decía que Dios le hacía más caso. Dicho de otra forma, por pura envidia. Ni el hecho de que se tratara de su propio hermano pudo evitar que Caín acabara con la vida de Abel, lo que nos aclara de forma contundente la fuerza que tiene ese grave defecto humano en quien lo padece. No deja vivir tranquilo, remueve los intestinos, descontrola la tensión arteríal y además puede amargarte la vida. La única vida que dispones para vivirla te la puedes pasar arrastrado por tu obsesión a destruir aquello que envidias.

Los que no padecemos este defecto, que afortunadamente somos muchos todavía, nos podemos sentir aliviados de que el destino nos haya facilitado otros defectos que nos hacen la vida mucho más llevadera y tranquila. Nos podemos sentir afortunados de poder disfrutar más y mejor de las cosas, de todo aquello que nos rodea y de nuestros verdaderos amigos. Diría, incluso, que debemos dar gracias de no tener entre nosotros la perjudicial enfermedad psíquica que con los años llega a padecer toda persona envidiosa. Una enfermadad que no hay pastilla que cure ni tratamiento posible, y que lo peor llega al final de tus días cuando descubres que te has pasado la vida envidiando y no has disfrutado de tus momentos personales todo lo que hubieras necesitado para poder morir sin remordimientos. Remordimientos, porque el que padece el defecto de la envidia, se pasa el día intentando destruir aquello que envidia, se pasa el día intentando desprestigiar, manipulando si es preciso la verdad y llegando a pisar las cabezas que haga falta para poder conseguir aquello que envidia. Esa es la gran realidad de toda persona envidiosa.

No debemos confundir admiración con envidia porque no tienen nada que ver. Tu puedes admirar a una persona, incluso poder llegar a desear lo que esa persona tiene; sus virtudes, sus bienes, su talento... pero nunca se te pasa por la cabeza hacer todo lo posible por destruirlo. Lo que llamamos equivocadamente como "envidia sana" habría que decirle admiración. La admiración es positiva, la envidia no, si tan siquiera sana.

Observa su mirada, escucha atentamente sus palabras y sus pruebas cuando alguien te hable de un tercero al que no conoces de nada

El problema más grave con el que se encuentran los que son envidiados por los envidiosos, es el de sus malas artes, su mala lengua, su habitual hipocresía generada por ese problema psíquico, al que hacía referencia más arriba y que sólo la extrema obsesión provoca en el cerebro del envidioso ya enfermizo. Son capaces de todo por destruir aquello que envidian y eso les lleva a convertirse en seres malignos hasta el punto de desequilibrar la vida de cualquiera que les rodea, de intentar poner al que duda, o ni le va ni le viene, en contra del envidiado y si hace falta incluso con mentiras y manipulaciones.. Su único objetivo por el que vive es impedir que aquello que envidia salga adelante y de ahí que cuando llega su momento final se encuentra que ahora el remordimiento se lo come, ya que se ha pasado su vida envidiando y destruyendo; mintiendo, manipulando, engañando y eso poca recompensa puede obtener al final de cualquier vida.

Me gustaría poderos transmitir la habilidad de descubrir al envidioso para que no sólo los reconocieramos fácilmente, sino poder protegernos de su veneno, pero resulta difícil a través de unas frases y un sencillo razonamiento colocado en una web. No obstante, hay unos detalles que hablan sólos; observa su mirada, escucha atentamente sus palabras y sus pruebas cuando alguien te hable de un tercero al que no conoces de nada. Hazlo atentamente y te darás cuenta seguramente de que hay mucho más envidioso del que jamás hubieras imaginado. Sinceramente.


Sobre esta noticia

Autor:
Maximmix (28 noticias)
Visitas:
6999
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
7
+ -
Responder

Marta (01/04/2011)

ole ole i ole

4
+ -
Responder

Maria88 (01/04/2011)

en conec uns quants....

7
+ -
Responder

Nobelsen (01/04/2011)

La envidia es no tener felicidad propia, asi lo dice la ciencia del psicoanalisis y estoy convencido de que es asi, Igual que pensar que hay gente mala, es un error. La gente es buena cuando está bien y es mala cuando está mal.(los que estan mal,podrían hacer un esfuerzo por resolver sus problemas ya nos tienen los huevos por el suelo) Gracias

5
+ -
Responder

Lucia (02/04/2011)

La envidia es una enfermedad grave, lo se por experiencia. Los envidiosos van de santos pero son demonios auténticos.

7
+ -
Responder

Jose (06/04/2011)

Muchas veces aquel que más habla de otros es el que mas tendría que callar...

3
+ -
Responder

ona ona (14/07/2011)

envidiosos? donde?