Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Dysart escriba una noticia?

Es el ego

15/10/2010 18:29 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El aludido se defendió con el silencio

Cuando asenté mis posaderas sobre el sofá para seguir con atención el desenlace televisivo del ‘decretazp’, llegué a la convicción de que al presidente, José Luís Rodríguez Zapatero, le ha sucedido lo mismo que a un antiguo presidente del Club Deportivo Naval. Aunque la comparación es anecdótica por los dispares rangos de responsabilidad, la síntesis de la acción y el efecto están en sintonía. En el transcurso de una asamblea, los socios aceptaron la candidatura de L. A. como presidente del Club. El equipo venía cubriendo temporadas negativas, por lo que el número de candidatos a la dirección era nula. El tiempo que duró el mandato de este señor, que es una buena persona, fue suficiente para dejar las arcas del club llenas de telarañas, las cuentas esquilmadas, y un reguero de deudas millonarias. Además de impagados a empresas de autobuses, lavanderías, y suministros, prácticamente todos los restaurantes reinosanos y varios del entorno, eran depositarios de facturas impagadas por comidas y derivados. Cuando venía un equipo a jugar al San Francisco, el ‘presi’ mostraba su hospitalidad invitando a sus homólogos y directivos a suculentas comidas a cuenta del Club. Finalizado su nefasto mandato, convocó a los socios para informarles de la ruinosa situación. La asamblea fue agitada. El palabrerío grueso protagonizó el acto. El aludido se defendió con el silencio. Ni replicó, ni justificó, ni se disculpó por la fracasada gestión. Lo único que pidió fue repetir presidencia. Le había gustado. Lógicamente, cada vez que exponía su deseo, las iras de los socios saltaban enfurecidas.

Aunque la comparación es anecdotica por los dispares rangos de responsabilidad, la síntesis de la acción y el efecto están en sintonía

Lo mismo le ha sucedido al presidente Zapatero por su gestión vacilante. La política económica incontrolada, la falta de moderación en el gasto, el exceso de subvenciones, el galopante endeudamiento, la visión irreal de la situación, la ausencia de diálogo, y el dilatado aparcamiento en la adopción de medidas eficaces anticrisis, es el resultado del agobio que ahora vive en silencio. Él, no obstante, continúa postulándose candidato. Es el ego.


Sobre esta noticia

Autor:
Dysart (258 noticias)
Visitas:
227
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.