Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que www.criterioliberal.com escriba una noticia?

Esa cosa llamada nacionalismo

04/07/2010 19:25 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Esa cosa llamada nacionalismo.

España es hoy el principal laboratorio del nacionalismo más rancio y cutre de cuantos sobreviven en suelo continental europeo, una aventura que tiene mucho futuro gracias, entre otros motivos, al interés y esfuerzo de su actual presidente Rodríguez Zapatero, entre otros tristes personajillos del tres al cuarto, faltos de brillo personal y llenos de maldad y rastrerismo.

Pero hagamos cuentas y balance sobre lo que hay detrás de cualquier nacionalista: la persona, el ser humano, que a la postre es tanto el protagonista como el destinatario del engendro.

Escojamos un ser humano cualquiera que pertenezca a la geografía mastuerza del nacionalismo y confrontémoslo con otro que proceda del resto de la España no nacionalista, veamos similitudes y diferencias entre ambos, tal vez así podamos alcanzar alguna claridad en medio de este embrollo en que estamos todos instalados.

¿Tienen más de dos brazos o de dos piernas los nacionalistas españoles? Sean vascos, catalanes, gallegos o de cualquier ensoñación nacional de esas que andan sueltas por la piel de toro, todos disponen de dos cuanto menos y quedar manco o cojo para todos significa lo mismo. No pierde medio brazo el nacionalista si el ciudadano español lo pierde por entero. Tampoco un accidente laboral en ambos casos supone más perdida de manos para unos que para otros. No tiene el nacionalista favor alguno que le haga resultar menos víctima si se estrella con su coche contra un muro.

Y si una enfermedad arruina la salud de un españolito, no resulta menos perjudicial para un catalán o un vasco esa misma dolencia. ¿Comen por diferente sitio unos y otros? Si el vasco lo hace por la boca, no me puedo imaginar que el catalán lo haga por distinto lugar. ¿Ha visto usted alguno que así lo haga? Me gustaría conocerlo para poder documentar un genuino caso de nacionalista diferente en algo al resto de los mortales. ¿Y cagar? (con perdón de la expresión) ¿Dispone el nacionalista de un esfínter situado en lugar distinto del que dispone el ciudadano salmantino o aragonés? O mingitar, o sea, mear. ¿Mea el valenciano por el sobaco diferenciándose así de los nacionalistas? ¿Mea el nacionalista colonia o mea el vasco sopa diseñada por Arguiñano? ¿Mea el murciano otra sustancia que le haga distinto a los nacionalistas? Cuando lee el extremeño, ¿con qué ojos lo hace y dónde los tiene situados? Porque hasta ahora todos los nacionalistas que conozco tienen situados los suyos en los mismos lugares que el resto de los españoles, europeos, americanos o tailandeses: uno a cada lado de la nariz. Si pare una mujer española andaluza, no lo hace por lugar distinto del que lo hace la gallega ni tampoco traen al mundo seres mejores ni peores, con seis ojos y cuatro brazos.

¿A dónde pretende un servidor ir a parar con esta reflexión, que seguro resulta insoportable para los que ven la cosa de manera distinta? Pues, en primer lugar, todavía alguien con dos dedos de frente me tiene que aclarar en qué cojones consisten las sensibles distancias entre nacionalistas y no nacionalistas. ¿De qué pollas en vinagre están hablando cuando arremeten como bueyes los unos contra los otros? No termino de ver esas profundas diferencias que sostienen por ninguna parte y que les sirven para marcar territorios, que no se ven cuando uno las mira como personas, mientras presumen de no sé qué mierdas y mandangas. Y a cuantos les jalean y pierden los vientos por esas diferencias, que se fijen bien cuando un nacionalista y un españolito cualquiera entran en el servicio de "pilinguis", o señoritas de alterne de esos que tanto abundan por las carreteras, si, metidos en faena, "operan" con distinta "herramienta" los unos y los otros, porque los hechos diferenciales que señalan para mantener sus destartaladas tesis no se ven cuando desnudos comparas a todos, somos iguales; pero nos hacen creer que unos somos mejores y otros peores y eso se llama en mi pueblo racismo y hacer de menos al otro, y con esos mimbres Europa se inventó cosas terribles hace tan sólo 70 años.

El invento nacionalista sirve para el gorroneo, chupeteo, mamandeo y caradurismo de unos pocos que se aprovechan de los más sacándoles hasta las entretelas y robándoles la vida y el esfuerzo cotidiano de su trabajo y existencia. ¿Hasta cuándo?

Miguel Martín

Zaragoza


Sobre esta noticia

Autor:
www.criterioliberal.com (1605 noticias)
Visitas:
131
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.