Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Valentine Tendo escriba una noticia?

¿España existe aún?

26/08/2009 13:18 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Esta mañana he asistido indigada y furiosa a la última de las tropelías cometidas por la administración canaria contra mi persona, que han sido muchas y muy variadas

Al final, después de siete meses viviendo en Canarias, me he convencido: la Constitución carece de validez y de correspondencia con la realidad. Esta mañana he asistido indigada y furiosa a la última de las tropelías cometidas por la administración canaria contra mi persona, que han sido muchas y muy variadas. Sin embargo, nada tan flagrante como lo que he tenido hoy que soportar.

Llegó ayer a mi domicilio peninsular una carta del fisco canario donde se me reclama un impuesto de importación (¡!) por haber trasladado el vehículo a una de las islas. En primera instancia, me inunda la estupefacción. ¿No dice mi DNI que sigo en el mismo territorio nacional? Por lo que parece, no. Mi pareja y yo hablamos tranquilamente de la posibilidad de un error, puesto que él ha sido destinado aquí por la propia administración central, y de acercarnos a las oficinas de "Importación" para desfacer el entuerto aportando las facturas del IVA que ya pagamos religiosamente (por cierto, de mayor cuantía en península que en el archipiélago).

Pero aquí nada es tan sencillo. Facilitado un número de contacto, nos atienden dos "personajes" que, después de tratarnos con una falta de respeto y educación escandalosa, y poco menos que reirse de nosotros por creer que se trataba de un error, nos exigen que pasemos por las oficinas antes de diez días para abonar un montante que se niegan a facilitarnos. De hecho, lo único que nos indican es que será "mucho". La manifiesta ignorancia de los funcionarios canarios, a la que por desgracia ya estamos acostumbrados, se suma ahora a una sorna imperdonable mientras hunden por enésima vez nuestra precaria economía.

Exigimos que nos den una explicación legal de la existencia de un prehistórico arancel en tierras españolas. Imposible. No saben hacer la o con un canuto, por lo que nos resignamos a no pedir peras al olmo y que nos pasen con alguien que sí sepa algo de su trabajo. No hay nadie, y nos conminan de nuevo a subir al otro extremo de la isla (50 minutos de viaje) para que nos insulten y expolien, esta vez a la cara.

El primer funcioanrio con el que hablamos nos dice vagamante que podemos reclamar el I.V.A pagado en península, pero poniendo por delante la pasta del I.G.I.C, y que eso ya no les compete a ellos.

Ahí va a modo de conclusión lo que opino de las derivaciones de las malditas comunidades autónomas. Además de saquear el bolsillo de los sufridos curritos que, como nosotros, vivimos permaenetemente con la soga al cuello, facilitan un servicio pésimo con flagrantes diferencias entre unos territorios y otros. La política de proteccionismo propia de cada Comunidad, que, al menos en nuestro caso, grava al foráneo español, al godo, fomenta por otro lado el turismo haciendo que un inglés o un alemán pague un precio irrisorio por un viaje cuyo precio desde España resulta escandaloso.

Por eso digo a todo aquel que pueda leerme que no se preocupe por el dichoso estatuto catalán, ni siquiera por las concesiones que Zapatero pueda hacer a los parlamentarios para seguir gobernando (humo, en realidad, pues aquí para un gobierno central pcoo queda que rascar). Todo eso es ya irrelevante si, en plena Unión Europea, me exigen un impuesto de importación para trasladar bienes dentro de mi propio país.

Para llorar


Sobre esta noticia

Autor:
Valentine Tendo (8 noticias)
Visitas:
179
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.