Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que www.criterioliberal.com escriba una noticia?

La España idílica de Zapatero

09/11/2010 13:21 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Piensa Rodríguez Zapatero que, con la última remodelación del Gobierno, han quedado solucionados todos los problemas de los españoles. Con dicha remodelación, lejos de solucionar los problemas que nos aquejan, los obvia, los ignora y resucita al viejo doberman para acosar al Partido Popular, creyendo que así recupera nuevamente el favor de los electores. Y aunque así fuera, aunque redujera a cero la distancia que le separa en las encuestas del partido de la oposición, el problema capital seguiría ahí amenazante y agravándose cada vez más. Habrá solucionado, si acaso, su problema, pero no la crisis moral que padecemos y mucho menos la crisis económica que ha dado al traste con el Bienestar de muchos ciudadanos.

Estamos padeciendo una preocupante crisis moral y de valores, desdoblada en una crisis evidente de la familia, de la educación y de la dignidad humana. Esta crisis ha contribuido a minusvalorar el proyecto común que llamamos España y hasta la misma noción del bien común. Al lado de esta crisis que pudiéramos llamar institucional, nos zarandea brutalmente la crisis económica que ha empobrecido a más de cinco millones de españoles que han perdido su trabajo. De ambas crisis, la moral o de valores y la económica, tiene mucha culpa José Luis Rodríguez Zapatero y toda su cuadrilla de palmeros. Ha promovido intencionadamente la descomposición moral y, por incuria o ineptitud de los responsables, se ha agravado considerablemente la crisis económica.

El panorama económico, en estos momentos, no puede ser más desolador. Lideramos las listas de paros en Europa. Hasta Lituania y Estonia ofrecen porcentajes de personas sin empleo inferiores al nuestro, que rondamos ya el 21%, si contamos a todos los que en realidad no tienen trabajo. Hay 1.300, 000 hogares donde ya no entra dinero, porque todos sus miembros han agotado el tiempo que les da derecho al cobro de la indemnización por el paro. El 30% de las familias, aproximadamente seis de cada diez, no tienen dinero para llegar a final de mes. Y el 40% restante tiene verdaderos problemas para hacer frente a todos los pagos mensuales. Y nos encontramos también que un 20, 8% de los parados están por debajo del umbral de la pobreza. Y Zapatero, sin ponerse colorado, asegura desvergonzadamente que los españoles son hoy menos pobres que en el año 2004 y que ha hecho él muchos más esfuerzo por la lucha contra la pobreza que los Gobiernos de José María Aznar. Decididamente, Rodríguez Zapatero vive en otra España distinta a la nuestra.

Los miembros del Gobierno, encabezados por el presidente del mismo debieran darse una vuelta alrededor de los grandes supermercados, pocos minutos después del horario de cierre. Verían a muchas personas, hurgando entre la basura de los contenedores, a la caza de algún alimento caducado, para llevárselo a casa y así matar el hambre de su familia. Ante tan deprimente panorama, posiblemente abandonarían su misticismo político y dejarían de vendernos esa España quimérica que no tiene nada que ver con la España real, en la que hay, por su propia culpa e incuria, muchas personas viviendo en la más extremada indigencia. Y para completar el cuadro, les vendría muy bien un paseo por delante de los comedores de Cáritas. A la vista de esas enormes colas de personas, obligadas a ir allí para saciar su hambre, quizás despertaría su conciencia y tratarían entonces de remediar tan lamentable situación.

Pero ni Zapatero, ni toda su cuchipanda servil que le arropa, son conscientes del calvario, cada vez más horroroso, que tienen que soportar tantas personas. Y si son conscientes del mismo, dan por hecho que la crisis económica no tiene solución. De ahí que procuren silenciar el tema, suscitando intencionadamente otras cuestiones más calientes, que en realidad no sirven para aliviar tan tremendo problema. Para eso nada mejor que mantener una gresca continua con el Partido Popular, sacando punta a cuanto hagan o digan los afiliados al partido de la oposición. Y para esta labor de acoso y derribo nadie mejor que el marrullero y superviviente Alfredo Pérez Rubalcaba, en comandita con el Insultador Mayor del Reino, José Blanco. Creen que así pueden recortar la considerable distancia que les separa en las encuestas del Partido Popular.

El muñidor de las lamentables escenas que siguieron al dantesco 11M, Alfredo Pérez Rubalcaba, comienza con inusitada energía, casi antes de tomar posesión del nuevo cargo dentro del Gobierno, la operación de acoso y derribo de la organización política liderada por Mariano Rajoy. Seguro que Rubalcaba tuvo algo que ver en el censurable comportamiento de González Sinde y de los titiriteros adscritos a la ceja, ante el alcalde de Valladolid, durante el desarrollo de la Semana Internacional de Cine de esta ciudad. Todo se puede esperar de un personaje tan siniestro como el nuevo vicepresidente del Gobierno. Lleva en los genes ese desprecio visceral de la legalidad vigente y de las buenas maneras y costumbres.

Además de esa guerra sin cuartel al partido de la oposición, y para no llegar al final de la legislatura sin nada positivo que ofrecer a los electores, buscan a toda costa que ETA haga al menos una simple declaración de paz. Necesitan la paz de la banda terrorista, aunque esta sea provisional o falsa. Piensan que ya es suficiente con un comunicado, aunque carezca de garantías, para presentarse ante los ciudadanos como pacificadores del país vasco. Algo deberá el Gobierno a la banda terrorista, cuando negocia con ella por debajo de la mesa, sin luz ni taquígrafos y con un menosprecio evidente de las víctimas del terrorismo y sin exigir previamente la entrega incondicional de las armas. El Gobierno del PSOE ha vuelto, de manera interesada, a las cloacas del Estado. Y Rubalcaba se mueve como nadie en ese medio.

José Luis Valladares Fernández

Criterio Liberal. Diario de opinión Libre.

Sobre esta noticia

Autor:
www.criterioliberal.com (1605 noticias)
Visitas:
118
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.