Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Emiro Vera Suárez escriba una noticia?

España a la reconstrucción nacional

18
- +
07/11/2018 01:27 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La única salida que existe es que los cuatro partidos hagan un acuerdo de gobierno

Asidero

En España, los principales dirigentes partidistas obvian a la sociedad Obvian un sentimiento histórico hacia la Monarquía y compiten entre sí, sin tender puentes.

La única salida que existe es que los cuatro partidos hagan un acuerdo de gobierno para que no haya rondas electorales extras, construir un pacto político como el de desarrollo que fueron los Pactos de la Moncloa para un gobierno contra la crisis que viene por la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea y un acuerdo para la reforma del sistema político que reconozca el fin del bipartidismo.

Los partidos se imaginaron que la sociedad iba a votar por el regreso del bipartidismo… y se equivocaron. Luego los candidatos se sometieron entre ellos a sesiones de desprestigio que descalificaban a los cuatro para encabezar el gobierno. Y miren, por donde vamos.

Por tanto, a España no le queda más que un gobierno de reconstrucción nacional que ponga fin formal al régimen de la transición y construya un sistema político pluripartidista.

Los partidos volvieron a entender mal el mensaje de la sociedad. Las primeras reacciones al resultado electoral quisieron vender a sus candidatos como si las cifras electorales no hubieran existido. El mandato social en los hechos descalificó a partidos y candidatos y la sociedad votó por un nuevo equilibrio sin mayorías absolutas, no por personas.

La sociedad habló y fuerte: no habrá mayoría absoluta para algún partido en solitario. Esta es la verdadera crisis del sistema democrático español: o acuerdo o rondas electorales.

Hay que ser puntual con los informes y, los gobernadores provincianos deben hacer historia, cumpliendo con los ciudadanos, no dejando a nadie en mitad del camino. Se debe ser explicito para tomar en cuenta las condiciones sociales de las comunidades, la idea no es empobrecer, la idea es traer beneficios en materia social.

No ha sido fácil, hay que paliar situaciones con el capital suficiente y, de esta manera abatir las deficiencias, no hay tiempo para rezagos, la idea es que todas las regiones alcancen un mayor bienestar y, sobretodo, que los cuadros de base se inserten exitosamente en el tan ansiado progreso de Podemos, alcanzar mejores estadios de desarrollo y progreso, aislándolos criterios que burle la unidad de Cataluña, que ha traído más dispersión que unidad. Geopolítica.

Las pancartas en Cataluña lo dicen todo., es el momento de estar a la mitad del camino y los españoles deben ubicarse en un contexto político de cambio, reconocer el apoyo al gobierno y ratificar respeto y soberanía, lo que ha de venir viene.

Hay crisis, como en todos los países

, donde el ala izquierdista tiene el ala metida, , pero, es necesario recobrar la democracia interna y su identidad, se necesita demostrar la unidad territorial y geopolítica en cada territorio, para esto, es menester convencer a los militantes.

Hoy, más que nunca, los partidos requieren un liderazgo fuerte, pero, al mismo tiempo conciliador, que escuchen las diferentes voces que existen. Urge recuperar su identidad e ideología.

Sin embargo, en los últimos lustros se han producido avances democráticos de la mayor relevancia. Solamente mencionaré dos, los que importan para lo que expondré en esta nota: a) Se cuenta, ahora con una autoridad electoral confiable, que organiza y cuenta los votos con imparcialidad y profesionalismo, y las elecciones son supervisadas por todos los partidos políticos y por millones de ciudadanos elegidos por el azar, lo que las dota de transparencia y pulcritud, y b) hoy los medios de comunicación ejercen una mayor libertad de expresión al punto de que el Presidente de la República y el Ejército, antes tan intocables, frecuentemente son objeto de críticas acerbas y burlas mordaces.

Andrés Manuel López Obrador alegó fraude en su contra las dos veces que perdió la elección presidencial sin que se haya demostrado en ningún caso que él hubiera sido el auténtico ganador de la contienda. Se trató, en ambas ocasiones, del berrinche de un mal perdedor. A la tercera ocasión obtuvo el voto mayoritario y nadie ––ni la autoridad electoral ni los candidatos perdedores–– intentó escamotearle la victoria. Antes de la elección muchos de sus seguidores alertaron que se preparaba un gran fraude electoral soslayando que las garantías de que están rodeados los sufragios en nuestro país lo hacían imposible.

El sistema electoral que ahora tienen algunos países, es muy costoso. Los contribuyentes tenemos que pagar un alto precio económico por tal sistema. Pero sus reglas, mecanismos, procedimientos y candados garantizan elecciones libres de toda sospecha razonable. Sin elecciones limpias sencillamente falta un elemento fundamental de la democracia.

Desde que la Monarquía Española existe, han pasado muchos lustros y dividir a España es muy difícil, es un territorio integrado. No limitante en fronteras.

La consulta respecto del nuevo aeropuerto fue una simulación descomunal: las urnas se colocaron únicamente en menos de la cuarta parte de los municipios del país y carecían de mamparas para que el voto fuese secreto; el número de votos fue del uno por ciento de los ciudadanos empadronados; algunos votaron, comprobadamente, hasta cinco veces, quizá muchas más; la tinta con que se marcó a los votantes se borraba fácilmente; el ejercicio fue controlado totalmente por el partido de López Obrador, sin que ningún otro partido participara en el proceso. Un aeropuerto de clase mundial, la más grande obra de infraestructura de América Latina, generadora de modernidad, progreso y cientos de miles de empleos, cancelada en virtud de una pantomima. Una burla a la ciudadanía, un insulto a la inteligencia.

En lugar de reconocer las evidentes trapacerías de que estuvo plagada la consulta ––la única actitud éticamente plausible––, el próximo presidente volvió a arremeter contra los críticos. Sus descalificaciones incluyen a periodistas que durante la campaña electoral fueron sumamente condescendientes con él. Quienes no le vitorean incondicionalmente no forman parte del pueblo sabio.

El autoritarismo que se engendra en un sistema democrático suele iniciarse presentando las decisiones arbitrarias del gobernante como decisiones populares y satanizando toda postura crítica, no respondiéndola con argumentos sino atribuyéndola a los intereses ilegítimos que se oponen a los intereses populares. del mundo,  empezando por la llorosa y nostálgica España,  Cuando los reporteros le preguntaron sobre las irregularidades del proceso, respondió en tono de burla que quienes las señalan son los mañosos y los corruptos. Esto es, advertir trampas y engaños es para López Obrador manifestación de maña y corrupción. En su maniqueísmo sólo el aplauso o el silencio sumiso le parecen respetables.

Sigue el mismo patrón de Pablo Iglesias y Nicolás Maduro Moros.

 

 

 

 

 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Emiro Vera Suárez (721 noticias)
Visitas:
352
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.