Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Duende Del Sur escriba una noticia?

Esperando un milagro

11/02/2010 16:25 1 Comentarios Lectura: ( palabras)

¿Que te espera cuando sientes que todo se acaba???

Las rupturas con amor son siempre dolorosas… y es en estos casos, donde siempre aparece a la mañana siguiente, la eterna pregunta: “Ha sido una pesadilla?”

No imaginas que lo que ha pasado sea real, sino una pesadilla, porque cuando una relación de dos se rompe, con todo el amor del mundo, es como si te hubieran dejado caer desde 1000 m de altura y te hubieras golpeado contra el suelo, partiéndote en 1000 diminutos trozos… Y en ese momento, todos los días de la semana caen en lunes, el mes tiene 30 días de noches de invierno, y las horas son eternas. Cada segundo se clava como un alfiler en el corazón, que es donde más te duele cuando respiras… Y respiras porque tienes que respirar, y caminas porque tienes que caminar. Y no porque salga el sol te vas a levantar, porque en ese momento eres un barco a la deriva, sin rumbo… porque estás perdido… no puedes comer… solo quieres dormir, mantenerte debajo del edredón. Porque el edredón es el escudo que te mantiene a salvo del dolor, de ver de frente la realidad.

Es en ese momento, en el que te vienen millones de canciones a la cabeza. Cuantas veces no habremos cantado “prefiero la guerra contigo que el invierno sin ti”, “y aunque fui yo quien decidió que ya no más, me cuesta tanto olvidarte”, “quien me va a curar el corazón partió”, “miedo a quererte sin quererlo”, “me equivocaría otra vez”, y tantas otras…

Y esa realidad la que no quieres asumir, la que te abofetea cada mejilla, cuando le das tregua a la tristeza y al dolor… Y cada golpe te hunde más…

Es ahí, hundido, cuando debajo del edredón, en la barra de un bar, en el cuarto de baño, dentro del coche, en tu cara golpean millones de lágrimas… Y cuando estás viendo como se marcha el último rayo de luz, es cuando esperas que ocurra un milagro. Como en una película de final feliz, esperas que la persona que lleva la mitad de tu cuerpo, aparezca diciendo “no puedo vivir sin ti”…

Pero no aparece nadie… y solo te mueres… Y es allí, que te ves desde arriba, muerto, inmóvil, quieto, finito, acabado…

Entonces comienza la etapa de un muerto viviente torpe, que camina sin alma. Al que, el día le pone mil zancadillas, a la vuelta de cada esquina, a cada paso, en cada hueco, con cada olor, en cada rutina, se presenta un fantasma… El del recuerdo… Cada situación está atada a la presencia del fantasma, y que de golpe, es imposible dejar de querer… Y que no puedes tocar.

Los siguientes días, pasan tropezando. Cayendo y levantándote. Algunos días no puedes levantarte y otros te levantan.

El problema es que nuestro jodido cerebro evolucionado, desecha las cosas malas que te han ocurrido… olvida lo malo, lo doloroso, y solo guarda los buenos recuerdos… y son los buenos recuerdos los que mete directamente en el departamento de “añorar”… nuestro tramposo cerebro es el que, nos traiciona, y hace que toda la jodida evolución humana, vuelva a tropezar una y otra vez sobre la misma piedra…

Pero todo es cuestión de tiempo, y llega un día en el que te levantas, y aunque cojeas un poco empiezas a caminar por el camino de baldosas amarillas, para llegar a Oz y pedir un nuevo corazón.

Y aprender, de la sutil diferencia entre sostener una mano y encadenar un alma, en un futuro que se cae a la mitad, en vez de construir un camino fuerte, hoy. Es en los mayores momentos de crisis, cuando hay que encontrar soluciones y salidas, a los desafíos, para superar el conformismo de la rutina.

Si siempre hacemos lo mismo las cosas nunca cambian.


Sobre esta noticia

Autor:
Duende Del Sur (4 noticias)
Visitas:
1906
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
1
+ -
Responder

Sarahemodialisis (12/02/2010)

ES interesante tu artículo,creo que una ruptura con amor es casi imposible,pues si hay ruptura ya ha tenido que haber deterioro de la pareja antes,y como tú bien dices nuestro cerebro solo recuerda los buenos momentos los malos desaparecen y salvo que haya amor verdadero,como el de mi amigo Víctor,siempre vuelve y dice esas palabras que tanto nos gustan.