Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Viggo escriba una noticia?

Estafados al buscar empleo

19/05/2009 17:52 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Muchas de las ofertas de empleo que figuran en la sección de clasificados de los periódicos esconden timos millonarios. La gente, necesitada de empleo, es víctima de un engaño inexcusable

En Noviembre de 2008, después de terminar mi carrera y tras un periodo de asueto y de relajo vacacional, resignado, me dispuse a buscar trabajo. ?Hay que meterse de una vez en el mercado laboral? me dije, convencido de que a los 23 años y tras haber terminado una carrera, me encontraba en disposición de empezar a trabajar y ganarme de una vez el pan. Decidido, abrí las páginas de mi periódico local, con la esperanza de que hubiese un anuncio destinado a mí. Ese anuncio, que al verlo, me recorriera un escalofrío de ilusión por la espalda, que pidiera justo lo que yo ofrezco y que ofreciera justo lo que busco. Una fantasía.

A medida que leía los anuncios me daba cuenta de un detalle que a la postre se convertiría en una realidad tan dura como desalentadora. Existen en este periódico local, y me atrevería a decir que en muchos otros, una serie de anuncios destinados a confundir y engañar a la gente que busca con afán un empleo y se encuentra con engaños, timos, artimañas y estafas de toda índole que se burlan de ellos y de su esperanza.

El primer día de mi búsqueda me topé con uno de los engañabobos más típicos que se pueden encontrar. Aquellos que bajo la solicitud de empleados para trabajar en un centro comercial, o en un supermercado, ofrecer un número de teléfono móvil. Resulta bastante extraño que en un supermercado o un centro comercial no tengan un teléfono fijo al que llamar, pero en tiempos de necesidad nadie atiende a razonamientos tan rebuscados, simplemente nos dejamos llevar. Al llamar, descuelga un contestador automático con voz de mujer que me pide muy amablemente que llame al 805?

No hay nadie al otro lado, solo una inmensa bolsa con el símbolo del dólar en la que cae el inocente dinero de quienes, como yo, han caído en la trampa

Hay mucha desinformación al respecto, pero todos sabemos que los números que empiezan por 805, 806, 905, 906 y demás, cuestan mucho dinero por minuto, del orden de un euro y medio. Impuestos no incluídos. Realmente es una prueba de resistencia en contra de mi propia desconfianza y cuanto más desesperado estoy más rápido vence la necesidad, aderezada ahora con un poquito de curiosidad. Descuelgo el teléfono y pensando que poco hay que perder, marco los números de la trampa. Contestador. Voz de Mujer. ?Todos nuestros comunicadores están ocupados. Espere, por favor, su llamada será atendida en breves instantes?. Mientras escucho la sintonía del teléfono me voy dando cuenta de lo idiota que he sido y antes de darme cuenta, en apenas un minuto, me han robado a través del teléfono. No hay nadie al otro lado, solo una inmensa bolsa con el símbolo del dólar en la que cae el inocente dinero de quienes, como yo, han caído en la trampa. Cuelgo el teléfono, miro al suelo y cabreado conmigo mismo por no haberlo evitado, vuelvo al periódico. Al final es una prueba más que la vida te pone delante para aprender por ti mismo que hay que ser prudente a la hora de buscar empleo. Estas cosas, a la postre sirven para agudizar la percepción y evitar males mayores. Por desgracia aún quedan por aprender muchas lecciones.

Me consta que no soy el único que ha vivido esta experiencia, y que algunos pasaron varios minutos al teléfono con la esperanza de encontrar empleo al otro lado de la línea, dejándose en el intento mucho dinero y colgando su teléfono con la sensación de que les han robado sin salir de casa. Una estafa millonaria que juega con las esperanzas y el dinero de gente sin empleo, apretada por las deudas, que llaman desesperados buscando una posible solución a sus problemas y se encuentran con que han perdido 5 o 10 euros más. Ese dinero, multiplicado por las personas que han caído, se torna en una grotesca cifra que hace dudar de la naturaleza humana. Imperdonable.


Sobre esta noticia

Autor:
Viggo (4 noticias)
Visitas:
248
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.