Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que www.criterioliberal.com escriba una noticia?

El experimento Milgram o los peligros de la obediencia

17/10/2012 16:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Experimento Milgram

El experimento de Stanley Milgram fue el primero de una serie de famosos experimentos realizados por este investigador ya en los años 60, y posteriormente otros investigadores de psicología social, cuyo objetivo era conocer cómo pueden influir las figuras de autoridad para que las personas realicen comportamientos que, a priori, no harían, y en concreto, infligir daño a otros seres humanos.

El diseño consistía en que el sujeto experimental (sujeto de estudio) que desempeñaba el papel de Maestro, era inducido a creer que el castigo favorece el aprendizaje y que ese era el objeto del estudio. Su papel consistía en proporcionar una serie de descargas eléctricas progresivamente mas intensas, hasta los 450 mv, a otros sujetos que tenían el rol de Estudiantes, aunque en realidad eran cómplices del investigador y no recibían ninguna descarga aunque fallasen en sus respuestas.

Al sujeto Maestro se le informaba de que las descargas eran dolorosas pero en ningún caso producían daños irreversibles. Sin embargo, cada vez que se producía una descarga, podían escuchar las quejas de dolor y súplicas (fingidas) del sujeto Estudiante, aunque no podía verlo, de modo que lo que creía el Maestro es que, aunque no provocara daños irreversibles, sí eran dolorosas.

Los resultados contradijeron todas las previsiones: contrariamente a las hipótesis de los investigadores, que pensaban que sólo un 1% de la población estaría dispuesta a infligir este castigo a sus semejantes, encontraron que entre el 61% y el 65% son capaces de hacerlo cuando se lo requiere una figura revestida de autoridad.

Este experimento ha sido replicado con diversas variantes, y siempre con resultados semejantes; incluso en Francia se replicó en TV a modo de entretenimiento, añadiendo al Maestro el incentivo de poder ganar una cantidad importante de dinero. En este caso, los resultados alcanzaron el 80%. No parece haber diferencias importantes entre hombres y mujeres, aunque las mujeres Maestro informan de mayores niveles de estrés. La mayoría de los sujetos experimentales expresan sus dudas, tienen reacciones faciales que expresan su empatía con la víctima y sufrimiento cuando emiten la descarga, expresan preocupación por el sujeto Estudiante, pero muy pocos son los que se oponen a seguir el experimento.

La conclusión de los investigadores fue que la obediencia a la autoridad, la tendencia al conformismo y a que sea la autoridad quien tome las decisiones, era la causa de este patrón de respuesta.

En réplicas posteriores si se han encontrado resultados algo diferentes cuando se introducen modificaciones en el diseño; por ejemplo, sólo un 30% de respuesta de obediencia cuando el Maestro está próximo al Estudiante y tenía que sujetar el brazo que (teóricamente) recibía la descarga. Esto sugiere que el Maestro inhibe la respuesta de obediencia cuando la percepción y la vivencia emocional del sufrimiento del Estudiante es mas directa y por lo tanto mas intensa.

Podemos pues argumentar que es la investidura de autoridad la que provoca la respuesta de obediencia, aunque viene facilitada por el distanciamiento del sufrimiento de la víctima. Este mecanismo es el que explica comportamientos incluso de grandes masas de civiles como en la Alemania nazi, junto con factores como la adhesión al grupo y otros de diversas índoles, que permanecieron ciegos al sufrimiento de millones de personas y que no querían creerlo cuando se les mostraba la evidencia.

Quizá también explique cómo dirigentes políticos y económicos, investidos de autoridad y poder, y desde la altura de sus poltronas bien atrincheradas, infringen daños a las sociedades de países en crisis, incluida España y otros del Mediterráneo, con el argumento de que ‘es por nuestro bien, para que retorne el crecimiento’. Mientras aplican sus ‘descargas’ en forma de recortes, millones de personas sufren y llegan a la desesperación, mientras ellos mantienen la compostura de la autoridad, con la frialdad del científico que mira a la rata a la que electrocuta.

Este experimento plantea cuestiones éticas, no sólo en el propio experimento Milgram, que hoy no pasaría una evaluación de los comités de ética, sino también para el que ejerce la autoridad y el control social, y para cada uno de nosotros individualmente. Hemos sido educados en el principio de obediencia a la autoridad y éste forma parte de las normas para la convivencia y la supervivencia en sociedad.

Pero cuando la autoridad sobrepasa determinados límites, también somos responsables de nuestros propios actos. Que no tengamos que avergonzarnos por haber actuado en contra de nuestros principios éticos y de nuestra propia inteligencia, sólo por ser sumisos. Que no decidamos sacrificar la vida de miles o millones de personas sólo por ser obedientes al poder establecido.

Watch?v=iUFN1eX2s6Q

Criterio Liberal. Diario de opinión Libre.

The post El experimento Milgram o los peligros de la obediencia appeared first on Criterio Liberal. Información libre y análisis liberal e independiente..


Sobre esta noticia

Autor:
www.criterioliberal.com (1594 noticias)
Fuente:
criterioliberal.com
Visitas:
295
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Empresas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.