Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Hoyesarte.com escriba una noticia?

Así será la exposición de Jean Paul Gaultier en la Fundación Mapfre

03/10/2012 12:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Ya en su adolescencia, el diseñador de moda Jean Paul Gaultier (Arcueil, Val-de-Marne, 1952) diseñaba dos colecciones al año inspirándose en las revistas de moda, las películas de entreguerras y los programas de televisión sobre moda de la década de 1960. Pronto descubrió su fascinación por las mujeres parisinas "diferentes", aquellas en las que se fijaba y que le llevaron a crear una nueva silueta, favoreciendo la belleza atípica: "Siendo un niño, siempre me llamaban la atención las mujeres que no eran como las demás".

La Fundación Mapfre (Madrid) expondrá a partir del próximo sábado, 6 de octubre, la primera retrospectiva internacional dedicada a este diseñador de moda francés, una gran muestra titulada Jean Paul Gaultier. El camino hacia las estrellas que ha sido organizada en colaboración con el Museo de Bellas Artes de Montreal (MMFA) y la propia firma Jean Paul Gaultier.

Esta exposición recorrerá algunos de los leitmotiv propios de su obra, temáticas que resumen la trayectoria y vida de uno de los diseñadores más originales del siglo XX: La Odisea de Jean Paul Gaultier, El Tocador, A Flor de Piel, Punk cancán, Jungla Urbana, Metrópoli o Jean Paul Gaultier & Pedro Almodóvar.

Nuevo poderío femenino

Tras una adolescencia donde desarrolla un sentido crítico-analítico de la moda y un vocabulario propio, en la década de 1970, Gaultier descubre de forma autodidacta la tradición y el arte de la alta costura en las casas de Pierre Cardin y Jean Patou, pero se emancipa de la nueva generación de 'diseñadores' y se lanza al prêt-à-porter para mujer en 1976 y para hombre en 1983. En la sección La Odisea se mostrarán sus inicios y como éste se mantiene fiel a su ideal de la elegancia parisina y, veinte años después, abre su propia casa de alta costura, con la que desde entonces presenta dos colecciones al año, que entre 2004 y 2010 compagina con otras creaciones para Hermès.

Con sus pechos cónicos de fabricación casera, el osito Nana es el testigo vivo de los primeros pasos creativos de Gaultier, al que, ya de niño, le fascinaba el encanto trasnochado de los corsés. Su abuela materna, Marie, lo inicia desde muy joven en la moda femenina y le descubre Falbalas, película de Jacques Becker que narra el ascenso de un joven modisto. El modisto, que ha sido criado por mujeres fuertes, no cree en el mito del sexo débil. Reinterpreta con humor los corsés, signo de reclusión del cuerpo femenino.

image

Como muestra el apartado El Tocador, aunque las mujeres encorsetadas de Gaultier podían parecer la negación de las luchas feministas, en realidad el corsé, lejos de ser un instrumento de tortura que aprisiona el cuerpo de la mujer, encarna el nuevo poderío de lo femenino y esculpe el contrapunto de la chaqueta masculina, derivado lejano de la armadura del caballero medieval. Muchas estrellas lucirán las versiones de sus corsés con pespuntes concéntricos: Madonna la primera, con los icónicos corsés de la gira Blond Ambition World Tour en 1990, pero también Catherine Ringer, Cindy Sherman, Grace Jones, Dita Von Teese y Kylie Minogue.

Creador incorformista

La piel y el cuerpo son fuentes de inspiración inagotables. En sus manos, los materiales se convierten en 'segundas pieles'. A la dictadura de la delgadez opone la sensualidad de la talla XXL y lanza un mensaje formidable: ¡ser uno mismo, cualesquiera que sean las características que la naturaleza y la cultura nos hayan proporcionado! Para sus desfiles, organiza los primeros castings abiertos que convoca a través de anuncios por palabras: "Creador inconformista busca modelos atípicas: caras raras no abstenerse".

Desde el principio de la década de 1980 propone la multiplicidad de géneros, ofreciendo al mundo la libertad de reivindicar el suyo propio: la hipermujer, el macho, la mujer objeto, el hombre objeto... En el verano de 1985, el diseñador escribe una nueva página en la historia de la moda con su colección Une garde-robe pour deux, en la que explora los códigos masculino, femenino, andrógino y alternativo. Con la falda para hombre recupera la nobleza del guardarropa exótico masculino.

Señas de identidad

Jean Paul Gaultier nace en el extrarradio de París, pero su corazón late a la vez al ritmo del París canalla y de la rock attitude de Londres. Le fascinan el París de la Belle Époque y de entreguerras, el París de Toulouse-Lautrec y del Moulin Rouge, la muchedumbre colorida de Barbès y, por supuesto, la torre Eiffel. Le gusta la capital de las postales, que reaviva el recuerdo de los personajes de Brassaï, de las parisinas de barrio y de los pícaros que frecuentan sus bistrós y cabarets. Todos esos París conforman el decorado del personaje multifacético al que Gaultier corteja incansablemente: la parisina.

La Goulue, Arletty, Micheline Presle y Juliette Gréco son para él figuras emblemáticas de París. Reinterpreta sus señas de identidad: la boina, el trench-coat, la boquilla y la pata de gallo, el cuadro vichy y la baguette. Su parisina puede encarnar, según el momento, tanto a la existencialista de los años cuarenta como a la clienta de alta costura de la época.

A principios de la década de 1970, viaja a Londres y descubre la moda transgresora de los punks de Trafalgar Square. La política antimaterialista de este movimiento le permitirá explorar una moda inconformista, inspirada en la energía de la calle, la tienda Sex de Vivienne Westwood y Malcolm McLaren, y el movimiento del glam rock, liderado por un David Bowie transformado en su alter ego Ziggy Stardust. La escasez de medios lo obliga a ser creativo; le atraen la rebelión total, el aspecto trash y destroy.

image

Sociedad cóctel

A Jean Paul Gaultier le fascinan las diferencias. Mediante transposiciones, desviaciones y combinaciones mezcla los mundos que han permanecido aislados por la estandarización de la moda, mundos e individuos separados por la barrera del idioma, de las costumbres o de la geografía, y que se funden en el 'Planeta Gaultier'.

A partir de la colección Le Retour de l'imprimé (primavera-verano de 1984) mezcla África y Europa drapeando minifaldas como si fueran bubús y tocando a sus modelos con chechias. Su siguiente colección, Barbès (otoño-invierno de 1984-1985), expresa de manera aún más radical esa fusión. Este momento tan productivo se muestra en la sección Jungla Urbana, donde Gaultier reúne todas las partes para crear una personalidad multiétnica. Imagina una sociedad cóctel, combinada, mezclada, especiada, multicolor y sin barreras dentro del contexto de la globalización de los mercados, en el que se impone una moda genérica y en el que las minorías se encierran en guetos,

Cuando la multiculturalidad se está poniendo en duda frente a los desafíos de la integración, el resultado que ofrece Gaultier es una fusión de mundos diversos declinada en singular: no se trata de grupos que coexisten en la indiferencia, sino de individuos que cuentan nuestra propia diversidad.

Metrópoli

Desde finales de la década de 1970, Gaultier busca inspiración en el universo de la ciencia ficción y de los sonidos nuevos, como el new wave y la música house. Introduce materiales techno en el prêt-à-porter, como el escay, la lycra y el neopreno; innova creando mezclas de materiales, como cuero impregnado de neopreno, textiles en 3D e incluso tejidos hinchables. Asimismo comercializa sus primeras joyas electrónicas, creadas por su compañero sentimental y colaborador, Francis Menuge.

Esta visión futurista de la moda se refleja también en las colaboraciones memorables con estrellas del pop-rock que se reúnen en la sala dedicada a Metrópoli, donde lucen sus creaciones sobre el escenario o en sus videoclips: Tina Turner, Nirvana, Lady Gaga, Les Rita Mitsouko, Red Hot Chili Peppers, Niagara, Neneh Cherry, Depeche Mode, Beyoncé, Yvette Horner, Mylène Farmer, Boy George, Cameo, Kylie Minogue y, por supuesto, Madonna.

Entre 1983 y 1993 crea el vestuario de 16 ballets de la coreógrafa francesa Régine Chopinot, lo que supone un verdadero laboratorio para el modisto: la estructura y los materiales de sus creaciones sugieren y, a veces, imponen los ritmos y la gestualidad a los bailarines. En este rico intercambio artístico, el diseñador trabaja con Angelin Preljocaj, Karole Armitage, Maurice Béjart y Joaquín Cortés.

image

Jean Paul Gaultier & Pedro Almodóvar

A Gaultier le apasiona el cine y los espectáculos de variedades desde la infancia. De hecho, tras presentar el programa Eurotrash, se convierte en el primer modisto estrella de la televisión coincidiendo con el ascenso de la moda como expresión estelar de la sociedad de la imagen. Le encanta convertir la moda en espectáculo, y concibe sus desfiles como un happenning, una invitación a viajar, con su banda sonora original, sus decorados y su casting singular.

El vestuario que diseña para el cine, siempre fiel a su propio lenguaje, acrecienta la intensidad dramática de las películas. Jean Paul Gaultier colabora con Marc Caro y Jean-Pierre Jeunet (La ciudad de los niños perdidos), Peter Greenaway (El cocinero, el ladrón, su mujer y su amante), Luc Besson (El quinto elemento) y, sobre todo, Pedro Almodóvar, a quien se le dedica un apartado en la muestra.

Kika, La mala educación y, recientemente, La piel que habito dan fe de una colaboración llena de complicidad. Jean Paul Gaultier tiene la capacidad de reflejar y dar vida, a través de cada prenda, al mapa emocional que Almodóvar presenta en sus personajes. Al mismo tiempo, el universo de Gaultier encaja a la perfección con la visión del mundo que el director español expone en sus películas, logrando juntos una intensidad y comunicación difícilmente igualables. Según el propio Pedro Almodóvar, "los trajes de Jean Paul Gaultier son a la vez maravillosos y muy conceptuales. Casi nadie consigue unir ambos aspectos en una misma prenda".

Madrid. Jean Paul Gaultier. El camino hacia las estrellas. Fundación Mapfre.

Del 6 de octubre de 2012 al 6 de enero de 2013.

{jathumbnail off}


Sobre esta noticia

Autor:
Hoyesarte.com (7378 noticias)
Fuente:
hoyesarte.com
Visitas:
4284
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Licencia Creative Commons
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.