Globedia.com

×
×

Error de autenticacin

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQU

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

Quieres recibir una notificacin por email cada vez que Hoyesarte.com escriba una noticia?

El FBI retoma el mayor robo de arte del mundo

16/03/2010 12:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

En las primeras horas del 18 de marzo de 1990, dos ladrones entraron en el elegante Museo Isabella Stewart Gardner de Boston disfrazados de agentes de policía. Ataron y amordazaron a los dos guardias de seguridad, usando esposas y cinta adhesiva, y durante los siguientes 81 minutos se pasearon tranquilamente por sus salas, llevndose obras maestras de Rembrandt, Vermeer, Degas y Manet, cortando directamente el lienzo del marco en las piezas de mayor tamao.

Despus, desaparecieron y a partir de ese momento se les atribuye el robo de arte ms grande en la historia, con un botn que alcanz los 500 millones de dlares de entonces, una mercanca demasiado peligrosa como para ser vendida fcilmente.

Ahora, 20 aos despus, los investigadores estn dando un nuevo impulso al caso para recuperar las pinturas: el FBI ha vuelto a presentar muestras de ADN para facilitar las pruebas de comprobacin de identidad, el museo ha difundido al pblico que dar –sin hacer preguntas– una recompensa de 5 millones de dólares a quien facilite una pista fiable y la oficina del fiscal de EE.UU. ofrece la inmunidad a cualquier informador cualificado.

El FBI maneja varias hiptesis

Los investigadores dicen que, tras intensas averiguaciones, han descartado en gran medida algunas de las teoras hata ahora más populares, leyendas urbanas, en su opinin, que van desde la posibilidad de que el robo fuera obra de un ermitao multimillonario coleccionista de arte, hasta que estuviera implicado el famoso gangster de Boston Whitey Bulger.

Lo ms probable, dicen, es que fueran dos ladrones de "a pie", que conocan bien los sistemas de seguridad del museo –incluyendo que no exista el llamado "botn de hombre muerto"– que hubiera alertado a la polica durante el tiempo que estuvieron inmovilizados los dos guardias. Puede que incluso ni siquiera fueran conscientes del alcance del robo que estaban realizando. "Me imagino a los ladrones cuando despertaran a la maana siguiente y leyeran en los periódicos: "Se ha llevado a cabo el robo de arte ms grande en la historia", comenta Anthony Amore, director de seguridad del museo.

Como un guin de cine

El robo comenz alrededor de la 1:24 de la maana cuando dos hombres blancos –uno de edad comprendida entre los 27 y los 30 aos y el otro de alrededor de 35–, redujeron a los guardias. A partir de ah, parece que los dos se tomaron su tiempo, ya que pasaron 24 minutos antes de que fueran registrados por un detector de movimiento a la entrada de la habitacin del segundo piso del museo donde se alojaba la coleccin de Arte Holands y donde se incautaron de algunas de las pinturas ms valiosas.

Los investigadores creen que la primera obra robada fue la icnica Tormenta en el Mar de Galilea, de Rembrandt, que mide alrededor de 1, 50 x 1, 20 metros y que data de 1633. El marco fue tumbado en el piso, donde uno de los ladrones lo cort limpiamente de su marco. La siguiente fue Paisaje con obelisco, de Govaert Flinck, y a continuacin un segundo Rembrandt que tambin fue cortado de su marco, Una dama y un caballero de Negro, de 1633.

Pieza ms valiosa

La pieza ms valiosa del botn fue sin duda El Concierto, de Vermeer, una pintura al leo de 1660 que mide unos 76 x 60 cms., una de las nicas 36 obras conocidas del maestro holands y valorado en ms 250 millones de dlares.

Un autorretrato de Rembrandt de 1629 –una de las pinturas ms valiosas del museo– fue retirado de la pared, pero luego inexplicablemente se quedó en un rincn, sin tocar, mientras que uno de los ladrones desenroscaba y retiraba pacientemente de su marco un pequeo grabado de Rembrandt poco ms grande que un sello de correos.

Más sobre

Esta fue la primera de las numerosas y extrañas maniobras que han tenido perplejos a los investigadores durante aos, mientras han estado intentando entender, a partir de los registros de los sensores de movimiento, la extraa ruta que siguieron los ladrones.

Despus de que la obra ms grande y pesada fuera retirada de la pared, el ladrn al mando –previsiblemente el mayor de los dos– podría haber dejado que el otro se llevara lo que quisiera. Anthony Amore cree que el segundo ladrn se abri paso hacia una galera cercana, levantando de sus caballetes varios pequeos dibujos de Degas, mientras se diriga hacia otras obras ms valiosas, incluyendo una de Botticelli.

Tambin intentaron retirar de su marco una bandera del Primer Regimiento de Napolen, antes de renunciar a ella y huir con un remate de bronce en forma de guila situado en lo ms alto del pabelln y haciendo caso omiso de varias cartas con la firma de Napolen, de un valor muy superior.

Luego vino el rompecabezas final. Los ladrones se dirigieron a una galera del primer piso, pasando por obras muy valiosas, para apoderarse de Chez Tortoni, (un cuadro de Manet que representa un hombre con sombrero de copa) y salir posteriormente de nuevo por la sala de Pintura Holandesa, todo ello sin provocar el ms mnimo registro en los detectores de movimiento.

"Si alguna vez pudiera hablar con los ladrones, comenta Anthony Amore, el director de seguridad del museo, me gustara preguntarles, "Por qu os llevasteis eso precisamente? Por qu dejasteis pasar el Rafael, por ejemplo?".

A su salida, los ladrones pasaron de nuevo por la oficina de seguridad y se llevaron tambin el nico registro visual del robo, una cinta VHS. En total, 13 obras desaparecidas.

Una novela a falta del final

El agente del FBI Geoffrey Kelly, quien ha dirigido la investigacin durante ocho aos, ha declarado que "es poco probable que los ladrones destruyeran las obras de arte. Si se tratara de cualquier otro tipo de productos bsicos podramos sentirnos ms pesimistas acerca de su recuperacin, pero con el arte no es raro que las obras permanezcan desaparecidas durante largos perodos de tiempo", dijo. "Es una de las novelas ms interesantes que se podran escribir, excepto porque le falta el ltimo captulo".

Ulrich Boser, autor del libro The Heist Gardner y un alto miembro del Center for American Progress, ha comentado que est convencido de que el robo fue llevado a cabo por delincuentes implicados en el crimen organizado de Boston en la dcada de 1980 y que piensa que los ladrones originales podran haber perdido la posesin de las obras poco despus del robo. "En su mayor parte, los ladrones roban este tipo de obras porque es fcil de hacer y porque valen mucho dinero, pero despus el tema se vuelve demasiado peligroso para ellos", dijo. "No se pueden vender en eBay, ni pueden llevarlas a ninguna casa de subastas".

Por su parte, Amore dijo que ni l ni los dems investigadores al cargo pararn hasta que las pinturas se encuentren de nuevo colgadas en las paredes del museo. "No tengo ninguna duda de que vamos a recuperarlos", dijo. "No hay nada que se pueda hacer que no hayamos hecho o estemos haciendo para devolverlas a su sitio".


Sobre esta noticia

Autor:
Hoyesarte.com (7378 noticias)
Fuente:
hoyesarte.com
Visitas:
2494
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Licencia Creative Commons
Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

An no hay comentarios en esta noticia.