Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que La Shopperviajera escriba una noticia?

Fin de semana flamenco en Sevilla: estilo catalán y nuevos talentos

26/09/2010 23:58 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

¿Quién ha dicho que el flamenco sea exclusivo del sur de España? El pasado viernes quedó bien claro que eso es una falsa creencia, en el Auditorio Rocío Jurado donde hubo una cita con tres clásicos de la rumba catalana

Kiko Veneno "aunque sevillano de adopción", manifestó en el concierto; Peret y Los Chichos. Por ese mismo orden fueron entrando en escena. Natural de Figueras, aunque criado entre Cádiz y Sevilla, Kiko Veneno y su banda abrió la noche festiva como un relámpago. Veloz y brillante. Con esa natural que le caracteriza conectó con el público desde el primer tema y a partir de ahí un ir y venir por temas de su nuevo álbum "Dice la gente" y otros clásicos como Echo de menos, Memphis blues again y sus homenajes a Los Beatles y los Rolling Stones. Un concierto que despertó la euforia y el baile entre la audiencia, agolpada bajo el escenario, animada a pesar de los problemas de sonido que acoplaban los instrumentos y desesperaron tanto a Kiko como a quienes le sucedieron.

Tras Kiko, y media hora de técnicos de sonido yendo y viniendo por el escenario, apareció en escena Peret. Con 65 años muy bien cumplidos, el músico y cantante se instaló junto una plebe de palmeros, músicos y coros ante un público desesperado por la espera que no dejaba de aclamarle repitiendo su nombre al unísono. Él, más preocupado que agradecido, pedía silencio para poder empezar a cantar porque le habían advertido antes de salir al escenario que no tenía más de media hora para su espectáculo. Lo que aún provocó más aclamaciones hacia el músico, actitud que no cesó en todo el concierto. Entre feliz y cabreado (con la organizacion, claro) Peret regaló sus rumbas gitanas a una noche incierta de nubes amenazantes que no llegaron a romperse. Y así suBorriquito como tú y Una lágrima cayó en la arena pusieron el broche de oro a su paso por Sevilla.

Los Chichos fueron los últimos en actuar y yo diría que los más aclamados, sobre todo porque al ser tan tarde -salimos del concierto cerca de las 4 de la madrugada- era obvio que el público los esperaba a ellos pues nadie salió del auditorio antes de que terminaran su actuación. Sus canciones fueron coreadas por un público algo cargado de alcohol, y otras sustancias. Y lo que más me llamó la atención es que se sabían todas las letras, a pesar de la juventud de la mayoría.

Tras Kiko, y media hora de técnicos de sonido yendo y viniendo por el escenario, apareció en escena Peret

Y llegó el sábado a Sevilla y yo media hora tarde a mi cita con los Finalistas del Certamen Andaluz de Jóvenes Flamencos. Fue en el Teatro Alameda y la ciudad esa tarde está como loca porque pasaba de todo: además de las numerosas bodas, típicas de septiembre, canonizaban a una santa en el Estadio Olímpico y acudieron casi 50.000 personas. Imposible aparcar así que después de una hora dando vueltas y ya rendida dispuesta a marcharme sin mi dosis de flamenco, encuentro un sitio casi en la puerta del Teatro (oh my God) así que aparco y veloz hacia mi destino. La primera actuación me la pierdo. Era la cantaora Tamara Aguilera que luego repetirá turno y me dejará prendada de tanto poderío: "Soñé que Sevilla es de chocolate y que la Giralda es de piñonate, la Torre del Oro es de caramelo y el Guadalquivir, y el Gualdalquivir de anis del bueno".Tamara canta de pie y extiende sus manos de las que parece salta su voz con más fuerza. Ni los aplausos del público consiguen menguar su voz que también tuvo poderío para homenajear a Rocío Jurado y Lola Flores.

Turno para el baile de la maestría del malageño Moisés Navarro. Tres voces y dos guitarras le acompañan. Su taconeo hace vibrar la sala mientras que mi vello corporal se eriza y no es del aire acondicionado. Moisé no solo baila sino que interpreta. Los cantaores se mueven con libertad por el escenario en un mano a mano con el bailaor que casi es un par de botas rojas que tiran de un cuerpo obediente. Cientos de ojos corforman un halo emocionado de radiante asombro. Dolor y disfrute; pasión y alegría; rojo, negro y púrpura terciopelo. Repique de castañuelas. Me acuerdo del diseñador gibraltareño Galliano. Él disfrutaría este espectáculo. Seguro.

Y llega el turno para Francisco León y su guitarra. El primer tema de su primera actuación lo dedica a un solo de Rondeña que termina por fiestas en compañía de otros instrumentos que le acompañan. Y cuando en el siguiente tema aparece un músico con un bajo, la expectación sube."Que moderna es esta juventud flamenca", comenta un señor del público, y yo solo puedo sumar admiración durante sus dos actuaciones. Y ese fondo azul que les respalda y que me tira a volar hacia otras realidades llenas de escandalosas gaviotas que me guían hacia el mar, siempre el mar, y un mismo destino. El de mis orígenes que respiran junto a playas de Cádiz, de donde por cierto, proviene el artista.

Todas las fotos en: http://tupersonalshopperviajero.blogspot.com


Sobre esta noticia

Autor:
La Shopperviajera (40 noticias)
Visitas:
883
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.