Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ep-cultura escriba una noticia?

El FIS arranca el sábado con el relato de la "excepcional soledad" del zar ruso Boris Godounov

29/07/2010 14:14 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image La 59ª edición del Festival Internacional de Santander arranca este sábado con un relato de la "excepcional soledad" del zar ruso Boris Godounov, un hombre "sincero" que vive "preso" de los complots y el "oscurantismo" medieval.

Su historia se desarrolla en Rusia entre los años 1598 y 1605, y es la de un zar que accede al poder bajo la sospecha de haber asesinado a su predecesor --el hijo de Iván el Terrible-- para lograrlo, y que acaba pasando "del apogeo a la decadencia".

La obra se enmarca en la época de los disturbios y el hambre en Rusia, y narra como pese a ello, Godounov trata de ser un hombre "de futuro y de progreso" que decretó la abolición de la esclavitud y que se empeñó en "no renunciar a la pureza" de cuando era un niño.

Esta ópera, producida por el teatro de la Opera Royal de Wallonie (Lieja) se representará el sábado 21 y el martes 3 de agosto, a las nueve de la noche, en la Sala Argenta del Palacio de Festivales.

Con ella arrancará la edición de este año del FIS, que su director, José Luis Ocejo, cree que llega para dar "viento de aire" a una España "llena de calor" y que servirá para "aliviar a una sociedad agobiada" por los problemas económicos.

BORIS GODOUNOV

El director artístico del montaje, Paolo Arrivabeni, explicó que se trata de una obra "inmensa, muy grande y complicada" pero, por eso mismo, "bella e increíble", y elogió el "intenso" trabajo y "presencia en el escenario" de sus intérpretes., unos "grandes profesionales", como les definió Elena Oparkova, directora del Centro de Ópera 'Galina Vishnevaskaya'.

Por su parte, el director de escena, Petrika Ionesco, afirmó que este Boris es "distinto a los demás" y se caracteriza por ser "muy complejo", marcado por una "excepcional soledad" que en esta versión, bastante próxima a la original, "se nota mucho más".

Comenzó en 1598 con la llegada de Boris Godounov y terminó en 1613, año en que la dinastía Romanov subió al trono, que ocupará hasta la revolución de 1917.

La Rusia de Boris reproduce los mismos esquemas dolorosos y terribles vividos por el país en períodos anteriores. El pueblo que Boris ha heredado es todavía muy primitivo, supersticioso y salvaje, sumamente necesitado de un padre o un maestro. Boris, sin embargo, no obedece a esta idea. Es un humanista, un personaje del Renacimiento en un mundo medieval. Abre su país a Occidente, anima a los extranjeros a viajar a Rusia, promulga leyes que legitiman a los campesinos a permanecer en sus tierras. Muy avanzado para su época, prefigura ya a Pedro el Grande; de hecho, es casi un monarca de la Ilustración. En este mundo de creencias, magia y brujerías, este zar es una anomalía. Pero, tras su coronación y varios años de prosperidad llegó la hambruna, inmediatamente aprovechada políticamente en detrimento de Boris. Grigori, el falso Dimitri, se exilia para regresar soliviantando las masas y negar cualquier forma de modernidad. Sabe que el pueblo está siempre dispuesto a cambiar de poder, a elegir a otro padre cuando los acontecimientos son desfavorables y la autoridad se encuentra debilitada. El pueblo, que adoraba a Iván el Terrible, ya no quiere un padre generoso y bueno como es Boris: es capaz de aclamar incluso a un impostor. Son Pimen y Chouski quienes crean al falso Dimitri y, con artimañas arteras, le catapultan al trono, provocando así la caída y muerte de Boris. Boris, en la ópera, vive atormentado por los remordimientos. Sin embargo, históricamente nunca se ha probado su participación en el asesinato del zarevich. La muerte del niño, inventada por Karamsine y recogida por Pouchkine, es asumida también por Moussorgski. La vulnerabilidad de Boris es aprovechada por su entorno y la sospecha se convierte en su mejor arma de venganza. El desequilibrio que en las dos crisis le derrumban es, para este Zar realista, el intento desesperado de huir del oscurantismo que le asfixia y le lleva al delirio. Se convierte en una presa de ese mundo de tinieblas traumatizante que subyace en el carácter ruso y asiático. Es trágico por cuanto que es realmente sincero y no es en absoluto ese gran criminal que el pueblo desea. El Inocente es el verdadero religioso, el único que vislumbra con claridad los hechos, movidos exclusivamente por la poderosa maquinaria política. El Inocente es sincero, como Boris. Prevé, más bien ve, el Apocalipsis.


Sobre esta noticia

Autor:
Ep-cultura (54197 noticias)
Visitas:
242
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.