Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Francisco Arias Solis escriba una noticia?

Florencio Delgado Gurriarán por Francisco Arias Solís

19/08/2009 10:12 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La voz entre el paisaje gallego y mexicano

FLORENCIO DELGADO GURRIARÁN

(1903-1987)

Además, en Madrí y en la Curuña,

Habana y Buenos Aires, non se emplea

mais habla quel hermoso castellano,

nunca el habla gallego.

¿Y si acaso las gentes se decatan

por tu hablar que naciste nesta terra?

te caistes y nadie te alevanta,

todo dios te chotea.”

Florencio Delgado Gurriarán.

LA VOZ ENTRE LOS PAISAJES GALLEGOS Y MEXICANOS

Al México abierto y generoso para nuestros exiliados llegaron pronto un corto número de escritores y artistas gallegos que individualmente o agrupados desarrollaron una apreciable labor. La figura sobresaliente entre los poetas es, sin duda, la de Florencio Delgado Gurriarán que llegó a México con los primeros exiliados republicanos. Antes, en 1934, había publicado un libro, Bebedeira, pequeña colección de poemas imaginistas, en los que evoca el recio y sensual vigor de su paisaje natal. Su poesía escrita en el exilio mexicano añade a esta visión de su tierra lejana, por un lado, una vuelta al tipo formal postmodernista, y, por otro, una nueva y ajustada reacción rítmica y hasta lexicográfica frente a los paisajes mexicanos -Veracruz, Atotonilco, Morelia y Guadalajara-, donde reside varios años. Estos Poemas mexicanos vienen incluidos en su segundo libro, Galicia infinda, publicado en 1963. El poeta incorpora conscientemente a su obra movimientos y palabras que percibe a su alrededor, y a veces su maestría al introducir indigenismos en su lengua gallega recuerda el maravilloso tono de la obra valleinclanesca o alguna experiencia lorquiana. Delgado Gurriarán es un excelente traductor y colaboró con Luis Tobío Fernández y Plácido Castro en el libro de traducciones del francés e inglés al gallego, Poesía inglesa e francesa vertida ao galego.

Florencio Manuel Delgado Gurriarán nace en Córgomo, Villamartín de Valdeorras, Ourense, el 27 de agosto de 1903 y fallece en Fair Oaks, California, Estados Unidos, el 14 de mayo de 1987. A los seis años de edad se trasladó con su familia a Ourense y cuatro años más tarde a Palencia, donde estudia el bachillerato. Estudia Derecho en Valladolid. Finalizado sus estudios, trabaja como pasante en el bufete del abogado Según Trincado en El Barco de Valdeorras. Publica sus primeros poemas en A Nosa Terra, órgano de las Irmandades da Fala y del Partido Galeguista, y en El Heraldo de Galicia. En 1933 se afilia al Partido Galeguista y un año más tarde publica su poemario en la revista Nós, con el título de Bebedeira.

La figura sobresaliente entre los poetas es, sin duda, la de Florencio Delgado Gurriarán que llegó a México con los primeros exiliados republicanos

Tras la sublevación militar del general Franco logra escapar de la represión fascista de la comarca, cruzando la frontera portuguesa, hasta alcanzar Oporto, de donde pudo trasladarse a Burdeos (Francia), llegando a Barcelona en enero de 1938, para defender la libertad y la legalidad republicana. En ese mismo año ocupa la secretaría de propaganda de la ejecutiva del Partido Galeguista. Terminada la guerra se exilia en Francia, de donde parte en el barco “Ipanema” con rumbo a México, donde fija definitivamente su residencia. En dicho país desempeñó diversos oficios, tales como, vendedor de ropa, vendedor de fertilizantes, vendedor de embutidos, vendedor de calzado y jefe de laboratorio. Fue uno de los fundadores de las revistas Saudade y Vieiros, que representan en parte la labor de creación literaria de los gallegos exiliados en México. La primera de publicación muy irregular, lleva un subtítulo: Verba Galega nas América. La primera contribución de Saudade es “Noiturno da nova jarocha”, de Delgado Gurriarán. A pesar de su corta duración, Vieiros está considerada como uno de los más hermosos esfuerzos tipográficos y artísticos producidos en el exilio español. A Delgado Gurriarán le cabe también el honor de haber hecho la primera traducción al gallego de Le Cimetière marin, de Paul Valéry, en 1951.

En julio de 1968, el poeta gallego visita España, después de más de treinta años de exilio. En 1976 regresa nuevamente para tomar posesión como miembro de la Real Academia Gallega. En 1981 publica su poemario Cantarenas. Poemas (1934-1980) y cinco años después, O soño do Guieiro. Y como dijo el poeta, con sorna gallega: “El dulce dialecto de Galicia / está bien para hacer bonitos versos / mas querer emplearlo a todo pasto / es utópico y necio”.

Francisco Arias Solís

Paz y libertad.

XIII Festival Poético por la Paz y la Libertad dedicado a Benedetti.

URL: Http://www.internautasporlapaz.org


Sobre esta noticia

Autor:
Francisco Arias Solis (324 noticias)
Visitas:
683
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.