Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Diasporaweb escriba una noticia?

Qué es y cómo se forma el granizo. Sus consecuencias

07/07/2014 12:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

En el interior de nubes cumuliformes en días de tormenta pasan gotas frías que forman hielo y terminan en granizo

Seguramente en más de una ocasión te tomó desprevenido una granizada en medio de la calle y hay que refugiarse bajo el techo de algún comercio para proteger la cabeza del apedreo helado. El gran granizo o pedrisco suele caer en forma de chaparrón, violentamente y generalmente en días tanto de verano como de otoño invierno, en general en días no tan fríos. Pero ¿cómo se forma el granizo?

El granizo se produce cuando ocurren tormentas muy intensas, y siempre en nubes de tipo cumulonimbus. En su interior, gotas de agua muy frías pasan por varios grados de temperatura y humedad, y allí se van acumulando diferentes tipos de hielo a medida que la gota va circulando a lo largo de la nube. En cuanto al hielo, éste se congela y derrite según cambia la temperatura de la nube.

Todo este proceso va formando pelotas de hielo que se mantienen en estados intermedios al sólido y al líquido, pero que en determinado momento se transforman en granizo. Como se forma el granizo helado y éste es muy pesado, llega determinado momento en el que la nube no soporta su peso y el mismo se precipita al vacío.

Hay diferentes tamaños de bolas de granizo. Algunas son pequeñas, y se mueven en la nube sometiéndose a diversas condiciones de temperatura que le añaden nuevas capas de hielo revistiéndolas. Otras, más grandes, pueden medir varios centímetros de diámetro y son las primeras en caer, llegando a causar lesiones.

Las precipitaciones de granizo tienen una rica historia. El 30 de abril de 1888 ocurrió el peor desastre causado por una granizada, y fue en la ciudad india de Moradabad, donde la lluvia de piedras de hielo causó la muerte de 246 personas ipsofacto o bien por las heridas sufridas.

Antonio Aretxabala, geólogo de la universidad de Navarra

Contribuyen al equilibrio térmico y al ciclo externo del agua, pero es verdad que su extremada violencia es capaz de paralizar comarcas enteras o incluso generar catástrofes.

Las tormentas y los granizos ya están afectando a infraestructuras y a una parte de la economía española, desde la posible declaración de zona catastrófica en el área de Almazán (Soria), donde granizó cerca de un metro de altura de granizo durante casi una hora, hasta la petición de comparecencia en el congreso de una ministra por las graves fallas y asientos del terreno en la línea del AVE a Alicante, pasando por la inundación del aeropuerto de la capital o los numerosos cortes de luz, transportes como el metro, daños a cultivos, a mobiliario urbano, a carreteras, etc.

¿Por qué se forman estos granizos? ¿Tienen algo que ver con el cambio climático que estamos acelerando? La formación de un granizo necesita la presencia de una partícula sólida. La presencia de partículas sólidas en la atmósfera se ve favorecida por la deforestación, el avance de la erosión y los cambios en los patrones de las corrientes convectivas de aire que se acentúan en primavera y en otoño, no en el verano ni el invierno; el caso de la zona central de Iberia, la zona con más tasa de desertificación de Europa, está a merced de fuertes vientos ascendentes dentro de las nubes que se forman, las partículas en suspensión van adosando a su pared externa el agua de esas nubes con las que juegan, en forma de minúsculas gotitas. Al ascender, se produce el enfriamiento y la congelación.

Hoy día no suele haber víctimas pero antaño la historia nos dice que se produjeron hasta muertes

Más arriba el frío se incrementa, el pequeño granizo cae hacia tierra por su propio peso. Durante esa caída, varias de las capas de hielo (como en una cebolla) que se formaron durante su ascenso se van fundiendo formando una gota. Pero en ese viaje ascendente y descendente no se desprenden, la gota puede ser capturada nuevamente por la misma u otra corriente de aire ascendente para ser trasladada nuevamente a las partes altas de la nube. Así se vuelve a congelar el agregado de una nueva capa.

Este ciclo puede ocurrir varias veces, entonces se forma el granizo, una expresión más de las tantas que nos muestra el agua, un fenómeno natural que toma una dimensión y un peso capaz de vencer la fuerza de las corrientes de aire ascendentes. Una bella partícula blanca y azulada, transparente, redondeada, pero muy dañina. El enorme granizo así formado cae a tierra. Ahora multipliquemos por trillones y trillones las partículas en suspensión que después de un año seco en Levante y otras zonas de la Tierra no muy lejanas son susceptibles de convertirse en granizo.

Siempre ha habido granizos y ojalá siempre los haya, contribuyen al equilibrio térmico y al ciclo externo del agua, pero es verdad que su extremada violencia es capaz de paralizar comarcas enteras o incluso generar catástrofes. España sabe mucho de granizo. El refranero muestra una vez más que pertenecemos a una parte del planeta que lo conoce bien: “el granizo empobrece, pero no encarece”. “Por piedra no es mal año; mas a quien da, dáselo malo”. “Sol amarillo, agua o granizo”. “Nube madrugadora, piedra traidora”. Y por supuesto alguno habrá que ya se frote las manos, porque “nunca llueve a gusto de todos”, pero “la lluvia de San Fermín, en unas horas da fin”.

Situación de los puertos, tras una granizada

Según datos de la Dirección de Tráfico del Gobierno Vasco, todos los puertos de la red principal y secundaria de Euskalherria recientemente fueron cerrados, Opakua, Orduña y Herrera, Etxegarate, Altube. La presencia de nieve obliga a circular con precaución a todo tipo de vehículos en los puertos citados y en los de Leintz-Gatzaga, Otzaurte, Udana, Urraki y Urto, todos ellos de la red secundaria de las carreteras vascas.

Durante horas suele ser necesario circular con cadenas  o neumáticos de invierno en los puertos de Opakua, Barrerilla, Kurtzeta, Salinas, Vitoria y Zaldiaran, en Araba, en el de Elosua en Gipuzkoa y en el de Urkiola en Bizkaia, según datos que en cada caso aconseje la Dirección de Tráfico del Gobierno Vasco.

El departamento de Seguridad suele recomendar precaución en este tramo de la calzada que se encuentra en mal estado por una fuerte granizada caída en el momento del accidente y que con frecuencia es causa de  colisiones.

También se  registran problemas en otros puntos de las carreteras vascas, por el maldito granizo, como en la AP-8 en Zumaia en sentido Cantabria, y en la AP-8 en Elgoibar en sentido Bilbao. En ambos casos se  suelen registrar retenciones kilométricas.

AEMET se suele decretar la alerta naranja por nieve en la vertiente cantábrica, donde ésta puede alcanzar espesores de 10 centímetros o más; y en la zona centro de Navarra, hasta 12 centímetros. La zona pirenaica tiene aviso amarillo también por nevadas de 15 centímetros de espesor y por riesgo de aludes.

Navarra puede movilizar hasta 100 equipos quitanieves y 34 patrullas de la Policía Foral.


Sobre esta noticia

Autor:
Diasporaweb (1647 noticias)
Visitas:
39611
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.