Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Lola Duque escriba una noticia?

Fracaso escolar: ¿Debe ser sinónimo de fracaso social?

19/05/2009 12:20 5 Comentarios Lectura: ( palabras)

Según datos del Ministerio de Educación una media del 34% de los alumnos, abandona las aulas antes de acabar la ESO, siendo las regiones de mayor fracaso escolar La Comunidad Valenciana (39, 7%), Baleares (38%), Canarias (35, 9%) y Andalucía (34%)

Estos datos, que en un país en vías de desarrollo pudieran resultar optimistas, en España, donde la educación secundaria es obligatoria y gratuita hasta los 16 años, resultan verdaderamente trágicos y sólo se explica desde el desencanto de los jóvenes ante las perspectivas de un futuro laboral incierto se tengan los títulos que se tengan.

Si hacemos un recordatorio histórico, nos encontramos que en el curso 1959-60, la cifra de estudiantes universitarios en España era de 170.000 y en el curso 1999-2000, era de 1.500.000.

Los cuarenta últimos años del siglo XX, marcan la evolución del cambio de prioridades de las familias españolas y la universidad hasta entonces prácticamente vetada para las clases menos pudientes, se democratiza gracias sobretodo a un acceso más favorable a becas.

Pero no nos engañemos, la economía de nuestro país tiene su fuerte en el sector servicios y en el turismo y hoy en día no es raro encontrarnos con numerosos universitarios con su título colgado en casa y ejerciendo de camareros.

¿Realmente era eso lo que querían sus padres para ellos? ¿Realmente muchos de ellos no hubiesen optado por una formación profesional de calidad en vez de haber perdido tantos años estudiando para al final colgar el título?

En los años ochenta, para un padre humilde era un orgullo decir que su hijo estudiaba en la universidad. Tal vez sea un fallo que trasmitamos a nuestros hijos, la idea de que consigan aquello que nosotros no hemos podido conseguir. El caso es que hoy tiene más futuro un frigorista que un licenciado en hispánicas y aunque el primero pueda presumir de título, seguramente el segundo será el que pueda tener un trabajo estable.

La felicidad no la dan los títulos superiores sino conseguir trabajar en algo que te guste, que pueda hacerte feliz

¿Qué ha pasado con la formación profesional en estos años? Poco a poco se ha ido relegando a un segundo plano, considerándola inferior y en nuestra mentalidad clasista, parecía que si tu hijo estudiaba FP, era porque no valía para estudiar, con lo cual cuando se accedía a estos estudios, tampoco se accedía con la alegría de estar cursando una enseñanza de calidad.

¿Qué motiva que la enseñanza secundaría deba ser obligatoria hasta los dieciséis años? Si realmente se está viendo que un 34% de alumnos está abandonando la ESO sin completarla, ¿no sería más lógico a partir de los catorce años dar la posibilidad a los alumnos de iniciar una formación profesional si tienen suficientemente claro que no quieren seguir estudios universitarios? ¿Qué pintan los niños de catorce a dieciséis años amargados en el instituto, cuándo nada de lo que allí se les ofrece les motiva? ¿no sería más lógico que esos dos años, pudiesen optar ya a la enseñanza de un oficio si así lo desean? Realmente mantenerlos a la fuerza en el instituto ¿no favorece que los que realmente quieren estudiar pierdan el tiempo a la vez que ellos?

Si el Gobierno quiere realmente cambiar nuestra retrógrada mentalidad frente a la formación profesional, indudablemente tendrá que hacer muchos anuncios, pero lo primero y principal, deberá dotar a los institutos de enseñanzas profesionales de una tecnología avanzada que nos permita competir seriamente con nuestro entorno europeo y haga atrayente sus enseñanzas a nuestros futuros técnicos del futuro.

Por otro lado, dejemos nosotros, padres, de atosigar a nuestros hijos para que se hagan universitarios. La felicidad no la dan los títulos superiores sino conseguir trabajar en algo que te guste, que pueda hacerte feliz y con lo que puedas trasmitir valores positivos a los que te rodean, porque si trágico puede ser el fracaso escolar, mucho más trágico puede ser, no haber sufrido ese primer fracaso, pero sí sentirse al final de la vida un fracasado.


Sobre esta noticia

Autor:
Lola Duque (130 noticias)
Visitas:
1202
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
1
+ -
Responder

MIGUEL (19/05/2009)

Me parece una realidad que debe ser considerada. Debemos estar convencido de nuestra responsabilidad. ¡Éxitos!

-1
+ -
Responder

Javier (19/05/2009)

Los datos de fracaso escolar son incompletos. Según el informe PISA, el mayor índice de fracaso escolar se da en Cataluña, concretamente entre los alumnos que tienen el español como lengua materna, pero que son "inmersionados" a la fuerza en catalán. Más de un 40% y con más de 10 puntos por encima de los chicos que tienen como lengua materna el catalán.

1
+ -
Responder

marta (19/05/2009)

pues me parece un escrito muy bueno
enhorabuena!

2
+ -
Responder

Perico (19/05/2009)

Javier... ¡Qué fácil es hacer demagogia!

0
+ -
Responder

camila (15/03/2011)

ola sisiisiiisisiisisisiisiisi jjajajajajjajajaj