Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Rosaliakj escriba una noticia?

El fracaso es una buena oportunidad para comenzar

28/11/2009 22:37 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La señal de los verdaderos campeones en cualquier área no es un gran desempeño sino, más bien, la rapidez con que responden a sus fracasos y lo que aprenden de éstos

La diferencia entre el "mejor" de nosotros y el resto de nosotros no se determina por los muchos o los pocos errores que cometamos sino por lo mucho que aprendamos y la rapidez con que aprendamos. La señal de los verdaderos campeones en cualquier área no es un gran desempeño sino, más bien, la rapidez con que responden a sus fracasos y lo que aprenden de éstos.

Para ser innovador y creativo, y para mantenerse a la cabeza ante los retos de hoy, uno debe correr riesgos e, inevitablemente, cometerá errores. El éxito no depende de que uno cometa errores sino de lo que haga cuando los cometa.

Errar es aprender

Los errores son inevitables. El verdadero problema es que, si no aprendemos automáticamente de ellos, podemos volver a cometerlos. Usted tiene que conocer la causa del error para poder corregirlo. Pero a veces dejamos de examinar minuciosamente nuestros errores porque les ponemos la tacha de vergüenza. Creemos que tenemos que saber "hacerlo bien la primera vez". Este es un problema especial para las personas brillantes e instruidas, acostumbradas a ser compensadas por actuar "correctamente".

Si los errores se consideran como males y los fracasos nos asustan, entonces, el hecho de fracasar y ser descubierto adquiere dimensiones catastróficas. En consecuencia, las personas hacen lo imposible por evitar que las consideren como fracasadas o para confesar que cometieron un error. Tratando de encubrir los errores, estas personas ocultan la verdad, y esperan que nadie se dé cuenta.

Harvey Mackay dijo una vez "obstinarse en no confesar que hay un problema ha destruido muchos objetivos… Usted no podrá solucionar un problema a menos que admita que lo tiene". Los encubrimientos consumen mucha energía. Con frecuencia, las simulaciones elaboradas y defensivas se hacen tan intrincadas y complejas que adquieren vida propia. Los encubrimientos generalmente requieren todo un laberinto de mentiras de apoyo para proteger la "gran" mentira original. El encubrimiento consume toda la vitalidad creativa que se podría haber utilizado para aprender del error inicial, y para corregirlos.

A continuación describiré cuatro pasos activos que pudiéramos dar para asegurarnos de que nuestros errores se conviertan en eslabones por lo cuales podamos progresar. Son cuatro "R". Esta estrategia le permitirá aprender, crecer y convertir sus fracasos en éxitos.

R1:Admita la Re-sabilidad

Empiece a reconocer el papel que usted desempeña en la situación. Un estudio de 191 ejecutivos pertenecientes a la lista de las mejores 500 empresas, reveló que prácticamente todos ellos habían sufrido "experiencias dolorosas", desde la pérdida de promociones hasta despidos por fracasos en los negocios. Una encuesta reveló que quienes se recuperaron lo lograron "porque en lugar de culpar a los demás, tuvieron la capacidad de admitir sus faltas y seguir adelante". Lograron hacer un análisis efectivo de la situación y sacaron una enseñanza de lo aprendido.

Más sobre

El hecho de admitir un error va más allá de los intereses directos de uno. Por ejemplo, si usted dirige un equipo y uno de sus integrantes comete un error, es necesario que usted comparta la responsabilidad. Los mejores líderes están dispuestos a responsabilizarse de las cosas que ocurran en su equipo.

R2: Re-vise su guión

Si usted tuviera viajando en automóvil y se extraviara, probablemente revisaría su mapa para saber en que sitio se encuentra. Cuando se da cuenta de que está en Barinas y no en Miranda, puede decidir la manera de regresar al camino correcto. Sucede lo mismo en el caso de cualquier otro error.

Cuando cometa un error, retroceda mentalmente y revise la situación como si tuviese una videocinta mental en la cabeza. Vuelva a pasar la cinta desde el comienzo hasta el final para que observe la totalidad del proceso.

El secreto de la revisión es examinar su acción y el pensamiento que lo provocó. Mire el punto en que cometió el error y luego retroceda para que identifique sus pensamientos y los supuestos que contribuyeron al error.

R3: Re-emplace el viejo metraje

No basta con señalar el error. Para asegurarse de no cometer nuevamente el mismo error, elabore una respuesta alternativa de manera que la próxima vez que se presente una situación similar, usted esté preparado. Aprenda a reemplazar el viejo cuadro por uno mejor. Cuando usted "corrija" el metraje "equivocado" en su película mental y lo reemplace por algo mejor, "empalmará" pensamientos y acciones que le permitirán responder mejor la próxima vez"·

R4: Re-ensaye los nuevos movimientos

El último paso del ciclo es ensayar mentalmente la nueva película. Cuanto más repita la cinta "corregida", más se convertirá ésta en su respuesta natural. Entonces, cuando se presente una situación similar, usted no repetirá el antiguo error. Si el comportamiento deseado se ensaya bien, se volverá automático. En consecuencia, en lugar de repetir un error, le habrá impreso a la situación una respuesta más deseable, que puede significar un avance hacia un nivel completamente nuevo.

Mensaje final…

El fracaso no es un error; el fracaso es la mejor oportunidad para comenzar. Es un éxito en preparación.

Niegue un error y se negará a usted mismo la posibilidad de aprender de él.


Sobre esta noticia

Autor:
Rosaliakj (888 noticias)
Visitas:
2618
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Personaje

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.