Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Francisco Arias Solis escriba una noticia?

Francisco Giner de los Ríos Morales por Francisco Arias Solís

17/01/2010 18:45 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La voz del poeta enamorado de Nerja

FRANCISCO GINER DE LOS RÍOS MORALES

(1917-1995)

La hondura emocionante y clara de los poemas recientes de un

Moreno Villa auténticamente nuevo; la humanísima ternura de

Prados; la fuerza tremenda, desatada al fin, en su hora, de un

León Felipe; la apasionada retórica, clara y nueva también, de

un Domenchina; el verso libre y puro, cada vez más maravilloso,

de un Cernuda, y la severa gracia andaluza de un Rejano, del

todo poeta del destierro”.

Francisco Giner de los Ríos Morales.

LA VOZ DEL POETA ENAMORADO DE NERJA

Los temas reiterados en la obra poética de Francisco Giner de los Ríos, estudioso de poesía, antólogo, tipógrafo... y, sobre todo, poeta, nacido en Madrid, que siempre se consideró nerjeño, son: el amor, la muerte, la preocupación religiosa, España, la amistad... Su amor hacia una tierra -su tierra- no le impide mirar otras tierras: México o las ciudades por las que en algún momento discurre su existencia. En su bello poema A Juan Rejano clama: “Querría que sintieses este llanto contigo / y supieras ahora que no creo en tu muerte / porque vives conmigo / y entre lo nuestro todo se me enreda...” En su Elegía en la muerte de Miguel Hernández nos grita: “No has muerto, que te han muerto entre unos muros / asesinando el vuelo de tu pájaros, / la voz de tu garganta amordazando.” Y en Llanto con Emilio Prados escribe: “Y todo, Emilio, todo / se mezcla con España y para España / -aquella ira amorosa, tú te acuerdas- / que nos hace y deshace, / que nos encuentra y nos pierde por el mundo...”

El poeta que sufrió la amargura y la soledad del exilio pero que nunca fue vencido en su amor a Nerja

Francisco Giner de los Ríos Morales nace en Madrid el 30 de diciembre de 1917. Hijo de Bernardo Giner de los Ríos que fue ministro con Azaña. Desde niño veranea en Nerja. Hasta los catorce años vive dentro de la Institución Libre de Enseñanza que había fundado su tío abuelo don Francisco Giner. Inicia sus estudios de bachillerato “por libre” en el Instituto Cardenal Cisneros. En el verano de 1932 escribe sus primeros poemas. Termina sus estudios de bachillerato en el Instituto Cervantes. En 1935 ingresa en la Universidad, Facultad de Filosofía y Letras. Colabora en las Misiones Pedagógicas. Tras la sublevación militar del año 1936, participa en la guerra, en el frente de Teruel. Terminada la guerra se exilia con ayuda de Fernando de los Ríos a Estados Unidos. El 24 de mayo de 1939 entra en México, el 19 de julio de ese año, se casa con Maria Luisa Díez-Canedo, hija del crítico literario Enrique Díez-Canedo. Reinicia sus estudios de Filosofía y Letras. En 1944 inicia en México con Moreno Villa, Prados, Altolaguirre y Rejano la tercera época de la revista Litoral. Colaboró en Taller, revista mensual mexicana de poesía y crítica, dirigida por Octavio Paz, en Cuadernos Americanos, y, posteriormente, en el Boletín de la Unión de Intelectuales Españoles en Francia y en L'Espagne Républicaine /L'Espagne. Perteneció a la primera Junta Directiva del Ateneo Español en México. A mediados de 1945 se constituye en México el Gobierno de la República en el Exilio y colabora con Fernando de los Ríos –Ministro de Estado (Relaciones exteriores)- como Jefe de Gabinete. En enero de 1946 viaje a Europa, Londres, Oxford, París... en ese año aparece su antología Las cien mejores poesías españolas del destierro. En 1948 regresa a México. En 1953 acepta un contrato permanente para organizar la Sección Editorial de la CEPAL (Comisión Económica para América Latina), dependencia de las Naciones Unidas en Chile. Diez años más tarde ocupa primero la secretaría y luego la subdirección de la CEPAL en México. Vuelve a Santiago de Chile para ser director de publicaciones de Instituto Latinoamericano Económico y Social (ILPES) desde 1967 a 1972. Se vuelve a reintegrar en la CEPAL para desempeñar finalmente el cargo de director de su división de documentos y conferencias, en la que permanece hasta 1975, que regresa a España, para vivir entre Nerja y Madrid. Colabora en muchos periódicos y revistas: ABC, Araucaria, Heliópolis, Ínsula, Litoral, El País, Pueblo, Sur, Trilce... En 1987 el Ayuntamiento de Nerja nombra hijos adoptivos de Nerja a Francisco Giner de los Ríos y a su esposa María Luisa Díez Canedo “por demostrar muchísimo amor y dedicación a Nerja”.

Su obra Jornada hecha. Poesía: 1934-1952 (1953) pone ante nosotros un panorama muy completo de su creación hasta ese momento, en los años siguientes publicará nuevas colecciones y poesía suelta. En mayo de 1940 publica La rama viva, que lleva un prólogo muy entusiasta de Juan Ramón Jiménez. “Con su ardor constante-nos dice el poeta de Moguer-, cruce del fuego de loa amores eternos. Francisco Giner de los Ríos(¡qué fortuna. Ausente entero, jeneroso y libre, que lleve hoy tu nombre quien lo lleva!)... un poeta joven, cuya vida interior, hermoso clavel español en apretada ascua, estalla con lengua de poesía verdadera y amor verdadero, única redimidora posible de nuestra sorda vida”. Estos versos juveniles fueron, en parte, escritos antes del exilio del poeta y editados en México. Pasión primera y Romancerillo de la fe vieron la luz en 1941. En 1948 publica los Laureles de Oaxaca. Más tarde verán la luz Poemas mexicanos(1958), Llanto con Emilio Prados (1966), Elegías y poemas españoles (1966), Por Algarrobo y el Tabo, con las luces de Valparaíso (1980) y Borrador de Año Nuevo (1986), Junto con su mujer María Luisa Díez-Canedo tradujo El imperio bizantino de Norman H. Baynes. Y como dijo el poeta que sufrió la amargura y la soledad del exilio pero que nunca fue vencido en su amor a Nerja: “No me quitéis el aire / ni me robéis la rosa, / ni me escondáis el cielo. / Sobre un monte de España / quiero volver a verlos”.

Francisco Arias Solís

El mundo es nuestra patria, nuestros hermanos los que defienden en todas partes la libertad... (Frase de Fermín Salvochea glosada en el libro: 102 razones para recordar a Salvochea)

Su amor hacia una tierra -su tierra- no le impide mirar otras tierras: México o las ciudades por las que en algún momento discurre su existencia

Portal de Internautas por la Paz y la Libertad y de Foro Libre.

URL: Http://www.internautasporlapaz.org


Sobre esta noticia

Autor:
Francisco Arias Solis (324 noticias)
Visitas:
548
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.