Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ecoliberal escriba una noticia?

Ganadores y perdedores en el Seguro Social

10/06/2019 08:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El último informe anual de los fideicomisarios del Seguro Social se publicó recientemente. Uno de sus «puntos débiles» fueron los enormes pasivos no financiados del programa (actualmente un déficit acumulado de 42, 1 billones de dólares bajo los supuestos de crecimiento demográfico y económico intermedios), reiterando lo que se sabe desde hace mucho tiempo, aunque a menudo se ignora. El programa está lejos de ser sostenible. Continuar con el statu quo no es una opción, a pesar de ser el enfoque por defecto cada vez que los responsables de la toma de decisiones del gobierno se limitan a patear la lata en el camino.

Un liderazgo responsable requeriría esfuerzos serios para desinflar la burbuja de las promesas excesivas del Seguro Social. Pero eso no es lo que los estadounidenses han visto. Muchos demócratas han impulsado una expansión masiva, aunque saben que ya no podrá pagar todas sus cuentas. Otros mantienen su estrategia a largo plazo de apuntar a cualquiera que ponga en duda cualquier aspecto del programa, particularmente cuando se trata de complacer a los votantes de la tercera edad a expensas de las generaciones futuras.

Tal posición implica que ningún otro cambio que no sea el aumento de los impuestos sobre «los ricos» podría mejorar la Seguridad Social. Pero esa posición es indefendible, ya que el programa no sólo es insostenible en su forma actual, sino que es la fuente de múltiples desigualdades y priva a los estadounidenses de muchas opciones valiosas.

Ganadores y perdedores

La estructura del Seguro Social garantiza las inequidades. Dio a los jubilados anteriores mucho más de lo que pagaron, pero eso ha dejado una cuenta de 14 dígitos para que las generaciones posteriores la recojan, con resultados cada vez peores en el caso de los más jóvenes que son ahora los trabajadores.

Dado que los beneficios sólo están disponibles mensualmente después de la jubilación, los que tienen una esperanza de vida más corta reciben un trato mucho peor que los demás. Del mismo modo, dado que los impuestos se pagan a lo largo de toda la vida laboral, pero sólo los 35 años de ingresos más altos determinan las prestaciones, se penaliza a los que empiezan a trabajar a edades más tempranas, incluidos los que tienen menos educación. Por ejemplo, si la edad estándar de jubilación es de 66 años y los ingresos reales aumentan con la edad y la experiencia, el rendimiento de las «cotizaciones» a la Seguridad Social realizadas antes de los 31 años es cero.

El Seguro Social también trata peor a las personas solteras que a las casadas, porque los cónyuges que no contribuyen califican para los beneficios. Las esposas que no trabajan, que son elegibles para el 50% de los beneficios de su cónyuge, pero no pagan impuestos de Seguro Social, son tratadas mucho mejor que las esposas que trabajan, cuyos impuestos de Seguro Social a menudo agregan poco a sus beneficios (y nada en absoluto si califican para más beneficios como cónyuges dependientes que de sus propias ganancias).

También debemos considerar las opciones valiosas que se pierden debido al Seguro Social. Una importante se deriva de una de sus inequidades. La falta de fondos del programa, que impone cargas adicionales a las generaciones más jóvenes, significa que a los trabajadores actuales se les niega incluso el rendimiento disponible de los bonos gubernamentales libres de riesgo.

Además, cuando el ahorro para la jubilación es reemplazado por los impuestos del Seguro Social, los estadounidenses pierden el poder de elegir el riesgo y el rendimiento que soportarán en el financiamiento de la jubilación, renunciando a rendimientos promedio mucho más altos que cualquier asesor financiero puede demostrar. Esta sustitución también impone otras restricciones. Elimina la posibilidad de dejar como legado los ahorros acumulados para la jubilación, si uno muere antes de jubilarse. Sacrifica la capacidad de elegir una distribución global de los ahorros para la jubilación, en lugar de verse obligado a recibir una anualidad mensual (lo que impone una enorme carga a quienes tienen una esperanza de vida más corta). Sacrifica la capacidad de utilizar los fondos acumulados para emergencias antes de la jubilación. Sacrifica la capacidad de jubilarse y vivir de los ahorros acumulados, comenzando antes de que el programa lo permita. También socava el potencial para financiar los últimos años de la vida de una persona al seguir trabajando.

El Seguro Social también ha reducido los ingresos. La sustitución de sus promesas de prestaciones infra-financiadas por ahorros para la jubilación ha reducido la inversión y ralentizado el crecimiento del capital social (particularmente en conjunción con las cargas de muchos otros impuestos y regulaciones) durante décadas, dejando la productividad y los ingresos de los trabajadores sustancialmente por debajo de lo que habrían sido. Sin embargo, esas cargas, que se agravan con el tiempo y son soportadas por todos los trabajadores, casi siempre son ignoradas en las discusiones sobre sus cargas.

Es importante destacar que la Corte Suprema también ha dictaminado que, a diferencia del ahorro privado para la jubilación, las «contribuciones» a la Seguridad Social no dan derecho a los trabajadores a los beneficios que se les han prometido. Esto hace que lo supuestamente «seguro» de la Seguridad Social sea tan fiable como los futuros políticos que se enfrentan a déficits insuperables, lo que es menos fiable de lo que cada uno de nosotros puede lograr a través de inversiones de mercado diversificadas, respaldadas por activos reales.

Si la Seguridad Social fuera eficiente, equitativa, fiable y sostenible, defender el statu quo sería sensato. Pero no es ninguna de esas cosas. Además, retrasar los ajustes que deben realizarse no hará más que ampliar sus problemas y empeorar las cosas en el futuro. Así que cuanto antes nos demos cuenta de las múltiples desigualdades que crea el Seguro Social y de las valiosas opciones que elimina, antes podremos preguntarnos qué tan «sagrado» debería ser todo lo que tiene que ver con él. Sólo entonces podremos razonar nuestro camino hacia las opciones menos dolorosas, en lugar de demonizar nuestro camino hacia un agujero financiero aún más doloroso.

El artículo original se encuentra aquí.


Sobre esta noticia

Autor:
Ecoliberal (1799 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
773
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.