Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Rutacuarentaydos escriba una noticia?

Garabatos de opinión; salir del armario laboral

18/05/2012 22:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Hace unos días me comentaron un caso que salió por la tele: un constructor ante la situación del sector decidió reciclarse y dedicarse a la fabricación de lanchas motoras. Algo que siempre le había gustado y ahora por fin se decidió a dar el paso, y le va bien. Casos así son muy numerosos en estos tiempos. La crisis supone dejar de seguir la corriente imperante ‘hacer lo que se supone que se debe hacer’, estudiar las carreras de moda, trabajar en los sectores de moda. Ahora se elige seguir el instinto: la vocación. La lógica es sencilla ¿por qué luchar por algo que no me gusta pudiendo hacerlo por algo que me apasiona?

Es duro, no siempre es fácil dar el paso y lanzarse a la aventura. No en vano nos han educado a seguir las profesiones ‘con salidas’, durante décadas nos han adoctrinado para esto. Cuando alguno ejerce de oveja descarriada y opta por una profesión alternativa o una idea loca y le va bien entonces se le aplaude pero mientras lucha por sacarla adelante las risas suelen ser abundantes, las miradas raras también. Ironía de la vida, en este momento, cuando ni ser funcionario es una opción con demasiadas posibilidades, el lanzarse a dar el paso es lo único posible. Quién sabe, quizás esto sea lo positivo de la crisis ¿maduraremos por fin? Ojalá oigan.

Mírenlo desde otro punto de vista, hoy vemos normal la homosexualidad. Los años en que una persona tenía que sufrir sí o sí por decidir ser como sentía que era y acostarse con quien le diera la gana quedaron atrás, por lo menos para la mayoría de la sociedad. Podemos decir que en ese sentido somos un país maduro. Ahora bien, con esta crisis quizás podamos hacer que cualquier idea o vocación sea bien mirada y ningún constructor tenga que llevar dentro su fabricante de lanchas porque prefiere seguir la corriente del dinero supuestamente fácil. Quizás por fin aprendamos que para vivir felices no es necesario cobrar miles y miles de euros al mes sino sentirnos realizados con nuestro trabajo. Muchos ahora comprobarán que la nómina alta no compensa las muchas horas a disgusto, ni el trabajo a desgana disimulado por una fachada de responsabilidad y seriedad espartana mal entendida. Y que el lujo inútil es un mal sustitutivo de una vocación frustrada.


Sobre esta noticia

Autor:
Rutacuarentaydos (1532 noticias)
Fuente:
ruta42.es
Visitas:
971
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.