Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Carmen Y Amigos escriba una noticia?

George Eliot, la primera gran realista inglesa

02/10/2017 07:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

George es nombre de varón pero George Eliot era una mujer. Su nombre real era Mary Anne Evans y escribió con pseudónimo masculino para ser tomada en serio. Se esperaba que las mujeres en el siglo XIX, ya lo hablamos en más de una ocasión en reseñas de obras de escritoras de este período, escribiesen novelas de tinte sentimental o, como la propia Eliot decía, novelas tontas . De hecho escribió un pequeño y ácido ensayo, Las novelas tontas de ciertas damas novelistas , cuya reseña podéis leer, si queréis, en este enlace. Y, desde luego, las novelas de George Eliot no pueden calificarse en ningún caso de tontas; ella es una de las más serias, intelectuales y moralistas de las y los novelistas ingleses.

Casi todas sus obras desenvuelven la vida inglesa, digamos, en provincias. Ella nació en el campo, hija de un gran intelectual a cargo de la hacienda de un noble. Y fue absorbiendo todos los quehaceres diarios y el entorno: un mundo eminentemente agrícola con la industria abriéndose paso poco a poco. Eliot era una mujer de poderosa inteligencia, de gran preparación, de muchas inquietudes sobre todo éticas y filosóficas, y una lectora voraz con una fuerte sentido moral que se sentía atrapada en las limitaciones, sobre todo para una mujer, de una sociedad provinciana, "You cannot imagine what it is to have a man's force of genius in you, yet to suffer the slavery of being a girl." "No puedes imaginarte lo que es poseer el talento de un hombre y, sin embargo, sufrir la esclavitud de ser una chica." El cuidado de su padre, enfermo, ocupó buena parte de su juventud hasta la muerte de él en 1849, y poco después su vida cambiaría radicalmente al conocer a George Lewes. La decisión de ir a vivir con Lewes como esposa sin papeles debió ser dura y difícil para ella; tuvo que luchar contra los valores de clase media en los que había sido educada. Él la animó y le dio el impulso que necesitaba para comenzar escribir ficción. Y así, en 1857, publicó tres historias cortas bajo el título Escenas de la vida clerical . Tras esto escribía,

"My new story will be a country story- full of cows and the breath of hay(...)" "Mi nueva historia será una historia campestre llena de vacas y fragancia de heno(...)" Y un año más tarde publicaría su primera novela de cierta longitud, Adam Bede . Pero Adam Bede no iba a ser una amable y tierna historia rural. Entre muchas otras cosas, nos narra los sufrimientos de una joven ingenua que es seducida por el hijo de un terrateniente local. Es una novela de gran fuerza y profundo realismo, que recibió el aplauso de la crítica y el respaldo del público y que se convirtió en bestseller . Lo que destaca en esta novela y la dota de esa potencia y energía no es tanto el argumento en sí sino la profundidad en el análisis de los personajes, una hondura que no había sido alcanzada hasta entones por ningún escritor inglés. George Eliot proyectaba sus personajes construyendo su destino a través de los errores que van cometiendo y que ella iba acumulando, poco poco y sin olvidar ninguno, pero haciendo gala de una tremenda compasión y empatía.Casa natal de Mary Anne Evans según acuarela de Patty Townsend de cerca de 1885

Adam Bede fue seguida un año más tarde, por la publicación de El molino del Floss (The Mill on the Floss). La novela es un análisis de la trágica y complicada relación entre una brillante pero desestructurada joven, Maggie, y su menos inteligente pero más enérgico hermano. Maggie se enamora de un atractivo joven de la localidad, Stephen, pero sabiendo que lastimará a otros, decide rechazar su propuesta de matrimonio. Las indecisiones de Maggie sobre si aceptar o no ocupan dos largos capítulos; y esos vaivenes de inquietud moral bien pueden reflejar la confusión moral de la propia autora sobre si vivir o no con George Lewes. Y no será esta la última novela en la que los personajes se debaten entre sus sentimientos y sus condicionamientos morales.

Más sobre

Pero mientras las novelas de George Eliot nos narran las historias de individuos también nos proporcionan magníficos cuadros de toda un sociedad. Eliot es con toda probabilidad la autora más realista con las que cuenta la literatura británica. Así Middlemarch , su obra maestra, publicada en 1871 y bajo el subtítulo de Estudio de la vida provinciana, proporciona una maravilloso retrato de la vida en un ciudad inglesa de provincias en torno al inicio del siglo XX.

Dorothea y Lydgate, los personajes centrales, esperan mucho de la vida pero acaban atrapados por las circunstancias sociales. Dorothea se equivoca al contraer matrimonio con un hombre terco, mezquino, falto de las más mínima pasión, y Lydgate comete el error de casarse con una mujer superficial, que vive solo para el momento y que acaba arruinándolo. Pero esto no es más que una mínima parte; muchos otros personajes y situaciones se intercalan y juegan su papel en el complicado pero altamente satisfactorio argumento de Middlemarch . Daniel Deronda , Felix Holt , Romola , serán sus otras novelas pero sin duda Adam Bede , The Mill on the Floss y Middlemarch , sobre todo esta última, son sus mayores logros, a los que servidora añadiría Silas Marner , una obra y un personaje a los que no puedo evitar tener un especial cariño.

Después de la muerte de Lewes, acaecida en 1878, Eliot se retiró y dejó de escribir.

Tras la muerte de la autora en mayo 1880- solo siete meses después de su matrimonio con John Cross, un banquero estadounidense- fue a veces criticada por, en opinión de algunos, ser una escritora densa y aburrida. Y, si bien es verdad que no hay nada ligero ni superfluo en sus novelas y en sus dilemas éticos y es una novelista sobria y moralista, en ningún caso puede ser clasificada de tediosa. En sus novelas se aprecia su peculiar sentido del humor y su esfuerzo por ser justa al juzgar, valorar y entender a sus propios personajes. Quizá más que ningún otro autor del siglo XIX, George Eliot muestra la confusión que habita en los seres humanos y cómo, incluso para los héroes y las heroínas, la vida puede ser un asunto muy muy complicado.

¡Gracias por la visita!

Fuente: Programa radiofónica de Chris Nicholson, History of Literature in Britain , con la participación de la crítica y novelista Antonia Byatt. BBC World Service.


Sobre esta noticia

Autor:
Carmen Y Amigos (784 noticias)
Fuente:
carmenyamigos.blogspot.com
Visitas:
82
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Empresas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.