Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ep-cultura escriba una noticia?

Germán Delibes revela las inseguridades que 'El Hereje' despertó en su padre, que se sentía "obsesionado" por la crítica

06/05/2010 21:11 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El catedrático de Prehistoria de la Universidad de Valladolid (UVA) e hijo del escritor Miguel Delibes, Germán Delibes de Castro, reveló hoy las "inseguridades" de su padre a la hora de elaborar su novela 'El Hereje', creación "muy laboriosa" que, además de sufrimientos, le hizo "disfrutar mucho".

En el marco de la 43 Feria del Libro de Valladolid, en la tarde de hoy tuvo lugar la mesa redonda titulada 'Paisano Delibes: cómo y por qué El Hereje, la novela de Valladolid', en la que tomó parte Germán Delibes como "colaborador" de su padre a la hora de compilar la información necesaria para poder documentar la obra.

Rodeado de parte de la familia y con el pabellón de autores lleno, Germán Delibes destacó el papel jugado por los catedráticos Teófanes Egido, Ángel Torío y Anastasio Rojo en la elaboración de 'El Hereje', proyecto que suscitó las "inseguridades" de un hombre, Delibes, quien vaciló, rectificó y corrigió "mucho" y sufrió debido a su "obsesión" por la crítica, que le hacía sentirse "observado".

Tras recordar que la gestación de 'El Hereje' se prolongó durante tres años y que al escritor no le gustaba hablar de la marcha del proyecto, el catedrático de Prehistoria reconoció que su padre "sufrió" por las exigencias de la documentación, labor a la que se dedicó el primer año, pero disfrutó por la posibilidad abierta a nuevas lecturas y conocimientos.

El escritor disfrutó "mucho" en sus visitas a los escenarios vinculados con la narración de su obra, entre ellos, por ejemplo, el su último coto y el lugar donde mató a sus dos últimas perdices y el resultaba, según su hijo, fue finalmente satisfactorio ya que toda la familia se sorprendió cuando, en 1998, se le diagnosticó el cáncer de colon y, con entereza, el escritor afirmó: "menos mal que la enfermedad me ha dejado terminar 'El Hereje'".

Por otro lado, el hijo del escritor aseguró que, como Torío, Egido y Rojo, presentes en la documentación conservada por su padre, le tocó "arrimar el hombro" en el desarrollo de un obra que no era "cualquiera" sino que era la "única" de temática histórica del autor y que, por tanto, precisaba de información vinculada, entre otros, con la vestimenta, los vehículos o la red de caminos.

Más sobre

EL DESEO DE "SABER TODO"

"Las comidas fueron apasionantes", reconoció Delibes de Castro en referencia a los encuentros que, alrededor de la mesa, se celebraron para intercambiar información, aspecto ratificado por el catedrático de Historia Moderna de la Universidad, Teófanes Egido, quien alabó la curiosidad del escritor "y su deseo de saber todo y tener todo apresado con la mano como si fueran realidades de ahora mismo".

Por su parte el catedrático de Derecho Penal y amigo del escritor Ángel Torío, poseedor de una copia del proceso inquisitorial del grupo de Cazalla, manifestó haberse sentido involucrado en el proyecto tras un encuentro en las tertulias del Felipe IV mientras que el catedrático de Historia de la Ciencia Anastasio Rojo desveló la existencia del doctor Almenara y de las sillas de partos llegadas de la mano de personalidades extranjeras.

El moderador de la mesa redonda y alcalde de la ciudad, Javier León de la Riva, quien invitó a Germán Delibes a depositar las documentaciones conservadas en la Fundación que se creará en memoria de Delibes, recordó los deseos del escritor de que esa obra, que supuso un "cambio evidente" en su trayectoria literaria, se entendiera como una novela.

Asimismo Egido, quien señaló que Delibes era una persona "muy delicada de conciencia" y que, por ello, consideraba que se fiaba de él en todo menos en lo que tenía que ver con la "tranquilidad de conciencia", reconoció haber tratado de convencer al autor sobre la idoneidad de situar a Cipriano Salcedo niño en el colegio de doctrinos y no en el de expósitos, al que llegaban menores de muy distintos puntos de la región y que practicaban una "cultura de la muerte".

Por otro lado y en referencia al papel de la cultura en la época, Rojo recordó la importancia de la ciudad en la época así como el papel "vital" de Medina del Campo como punto de entrada de todas las bibliotecas que entraron en España en el siglo XVI y donde podían encontrarse cerca de 100.000 libros a cada momento. "Las bibliotecas fueron irrepetibles", aseguró Rojo, quien ensalzó la "increíble brillantez" de una época en la que Valladolid era la "envidia" del resto de Europa.

En la misma línea Egido, quien situó en el siglo XVIII la "reanimación" en lo que a esplendor se refiere, puso de manifiesto que los autos de fe presentes y protagonistas de 'El Hereje' fueron "muerte, intolerancia y poder inquisitorial" que se llevaron por delante a personas, ideas y libros.


Sobre esta noticia

Autor:
Ep-cultura (54197 noticias)
Visitas:
376
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.