Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Julianin escriba una noticia?

La granja de pollos, o la paradoja de la politica.

06/01/2015 20:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Manolo, pollero de profesión, como su padre y su abuelo, explotador avícola que decimos hoy en día, traducido al idioma común, "tiene una granja de pollos" de esas que dan huevos y gallinas. Nótese como generacionalmente Manolo había aprendido a protegerse de "la zorra", la alimaña que periódicamente visitaba su explotación para recaudar su tributo en forma de huevos, gallinas y cuanto consideraba, no solo por la necesidad de alimentarse, también por el placer de matar, la codicia de poseer y la crueldad de ejercer el poder.

Más sobre

En esa necesidad de proteger sus intereses, su forma de vida y la de su familia, Manolo que era un hombre moderno, del siglo XXI, escucho en "la sexta" que lo moderno era adoptar un perro, que siempre seria mejor que sacrificarlo, que además podría llevárselo a su casa y enseñarle en las tareas de la explotación ( sin abusar, eso si, que los perros tienen sus derechos). Así apareció un día con un cachorro en brazos, toda la familia se lleno de ternura y de ilusión, le dieron de comer, le enseñaron a cuidar a las gallinas e incluso le dieron un nombre, como a uno mas de la familia, ZP fue el nombre elegido, en honor a todas esas gallinas caídas en las fauces de la zorra, ZP el azote de la zorra, restauraría el orden en la granja y la zorra jamás volvería preocupar el bienestar de la familia. La primera noche que ZP, ya adiestrado, criado y querido por Manolo, era el guardián de la gallina, mientras todos podían dormir sin miedo a las consecuencias de la zorra. A la mañana siguiente, el espectáculo era dantesco, pocas gallinas, quedaban vivas la mayoría muertas o moribundas, no quedaron huevos, los daños eran peores que una jauría entera de zorras, jamás había visto Manolo tanta crueldad, tanta codicia, saña y despilfarro. Manolo, miro fijamente a ZP intentando entender que había pasado, el perro con el hocico aun lleno de sangre y plumas, puso ojos de inocencia y señalo hacia el campo en clara alusión a la zorra como causante y único culpable de la situación. La zorra, lejos, relamiéndose aun de su parte del festin escondida tras los matorrales y meditando sobre la conveniencia de mantener a Zp para sus intereses o no. Manolo, decepcionado, decidió prescindir de ZP y dedico tiempo, trabajo y dinero para volver a recuperar su granja, desvelos nocturnos para espantar a la zorra, meses difíciles donde no había nada que llevar al mercado y siempre con la amenaza de la zorra cobrando su tributo insaciable, pero meses después de esa crisis, las primeras gallinas dieron sus primeras puestas y poco a poco, con paciencia la producción comenzó a reestablecerse, Manolo tenia esperanzas. Mientras tanto, en " La Sexta" la vendían a Manolo un sistema igualitario con una estructura vertical única de posesión de gallinas y huevos como recursos productivos, - PODEMOS garantizar que ni la zorra ni ZP ( ni ningún otro perro, pues sostenían que perros y zorros eran la misma cosa) volverían a perjudicar a tus gallinas. Y eso le convenció a Manolo, sonaba bien, era lo que él quería oír...¡ que nada perjudique a mis gallinas! Y así será Manolo, nadie perjudica a las gallinas del emperador, lleve este coleta o no...pero las tuyas en concreto, tampoco, por que no serán tuyas.


Sobre esta noticia

Autor:
Julianin (169 noticias)
Fuente:
julianin-julianadas.blogspot.com
Visitas:
1233
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.