Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ep-nacional escriba una noticia?

Guerra dice que la reforma busca "calmar" al BCE para no cumplir sus exigencias en materia laboral

01/09/2011 15:29 1 Comentarios Lectura: ( palabras)

image El exvicepresidente del Gobierno y actual presidente de la Comisión Constitucional del Congreso, Alfonso Guerra, sostiene que la reforma de la Carta Magna para introducir en ella la estabilidad presupuestaria pretende "calmar" al Banco Central Europeo (BCE) y evitar así dar cumplimiento a sus "exigencias", "sobre todo en materia laboral".

Eso sí, añade que el BCE "extralimita sus competencias e invade la soberanía de los Estados cuando pretende imponer una política laboral sin títulos competenciales para ello".

El veterano diputado socialista se expresa así en un artículo en la revista 'Tiempo' recogido por Europa Press, en el que explica que la reforma es una manera de "asegurar firmeza y solvencia" ante los organismos europeos y el mercado. A su juicio, eso resuelve la "contradicción de aprobar aceleradamente una normativa que no será de aplicación hasta el año 2020".

Guerra opina que los negociadores socialistas han "arrancado concesiones muy importantes" al PP, como "eludir" la fijación de una cifra de déficit en la Carta Magna, la introducción de "elasticidad" en la disciplina presupuestaria y la posibilidad de revisión de los actuales acuerdos en 2015 y 2018.

Además, reconoce que el precedente de la reforma de la Constitución de 1992 --para permitir a los extranjeros comunitarios que voten en las elecciones municipales-- "avala" la posibilidad de una reforma por la vía rápida, puesto que entonces, en la única realizada hasta ahora, todos los grupos aceptaron el procedimiento.

Por ello, cree que hay algo de "paradoja" en que los que siempre han criticado la "rigidez" de la Constitución y las posibilidades de reformarla sean precisamente los más reacios al procedimiento "rápido, flexible".

En su opinión, el argumento de éstos de que la reforma no es urgente sólo tiene un "valor parcial", porque aunque no se aplicará hasta 2018 o 2020 --de manera que podría hacerse la próxima legislatura-- la clave es que la decisión está "más ligada a la descomposición financiera de la Unión que a la efectividad económica de la norma", aunque esta no sea "irrelevante".

Más sobre

En su texto, Guerra se muestra muy duro con el BCE señalando que, en el actual panorama de turbulencias financieras, la entidad "exige" a los Gobiernos de la zona euro "el sometimiento de sus políticas económicas" bajo la "amenaza de no comprar deuda nacional o incluso de intervención económica".

"SÁTRAPA DE LA ECONOMÍA EUROPEA"

En este escenario, avisa que los líderes europeos tienen una "responsabilidad" que proviene de cuando "aceptaron el estatus de independencia del BCE, autónomo respecto de las políticas económicas de los Gobiernos elegidos por los ciudadanos": "Entronizaron aquí al dirigente del BCE como sátrapa de la economía europea", remata.

El diputado socialista explica que todo ello está sucediendo en un contexto en el que el carácter cada vez más "financiero" del capitalismo ha restado "margen de maniobra" a los gobiernos en cuestiones de política económica en favor de "grupos de especuladores" que, además, no son "combatidos" por los organismos políticos internacionales, sino que "cuentan con su colaboración".

De este modo, precisa que la actual crisis la han causado los sectores financieros "más poderosos del mundo", por dedicarse sólo a buscar "el enriquecimiento de sus gestores". Estos sectores, prosigue, tras reclamar ayuda estatal "para no sucumbir" y así perturbar las economías nacionales, exigen a los Estados "austeridad bajo amenaza de arrasar la economía" y con "instrumentos propios" como las agencias de calificación financiera.

Por ello, advierte de que "el verdadero debate político" que se plantea es "cuál es la vía más eficaz y más justa" contra una recesión o una crisis económica, si lo prioritario es reducir el déficit o generar crecimiento.

"El mercado quiere garantías del pago de la deuda, para lo que propone que se ajusten los gastos, pero exige también que crezca la economía", subraya, y "los dos términos son difícilmente compatibles, si no imposibles". "Mientras que la UE no sea consciente de esta contradicción no habrá solución para los problemas económicos de los países miembros", concluye.


Sobre esta noticia

Autor:
Ep-nacional (165963 noticias)
Visitas:
490
Tipo:
Suceso
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Organizaciones
Empresas

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
0
+ -
Responder

Usuario anónimo (01/09/2011)

CHUPOCTEROS HP