Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Pxr escriba una noticia?

Una guerra con los mismos perdedores de siempre

18/08/2012 21:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Opinión. El sinsentido de los horarios y la falta de respeto a las aficiones de toda España han vuelto a quedar reflejadas, una vez más, en el diseño de una vergonzosa planificación de fútbol "a la carta" para las televisiones.

Opinión. "¿Cuándo dices? ¿Lunes? ¿A las nueve de la noche? ¿Se han vuelto locos?"... Pues sí, señores, se han vuelto locos -por el dinero- y nos quieren volver locos a todos. Llamamientos para que los aficionados se abonen, a falta de tres días para que el Rayo arranque una nueva temporada en primera se superan por trescientos los ocho mil abonados, sirvieron para que ahora muchos se sientan engañados viendo que su equipo tiene muchas más papeletas que otros para disputar varios de sus partidos en horarios y fechas intempestivos.

No quiero obviar que a título personal mi ideal es el de horarios más o menos unificados, añorando sobremanera aquellas tardes de fútbol pegado a una radio escuchando los goles de mi equipo y sufriendo los de los rivales directos, escuchando los carruseles por cada estadio continuamente sobresaltados por los goles en el Carranza, en Las Gaunas o donde fuera menester. Así era el fútbol de entonces y así me gustaría que hubiera seguido siendo y que las nuevas generaciones de aficionados hubieran cambiado aquellos nombres por los de estos, pero con el mismo formato futbolístico.

Es cierto, y no voy a negarlo, que en la mayoría de aspectos el fútbol moderno ha mejorado muchas cosas (salvo en Vallecas donde las gradas, los aseos, los accesos y otras cuestiones más profundas, siguen rememorando aquellos partidos de las 12 de la mañana -eso sí, al menos ya no hay vallas 'enjauladoras' de fieras que protegían a no sé quién de no sé cuántos vándalos vallecanos). También es verdad, que todo lo que se hace, se decide, se defiende, se pelea y se promociona, se hace a espaldas de los aficionados, a espaldas de esa gente que es la única que paga. Aquí todos ganan dinero y resulta que el que paga, y en la mayoría de casos con varios meses de antelación y con abonos exageradamente altos en muchas ciudades, es el que tiene que sufrir las consecuencias de las decisiones de aquellos señores que, aparte de llenarse los bolsillos, han llevado a este fútbol moderno a la quiebra. Las leyes concursales -que han salvado a clubes de la desaparición absoluta y gracias a la que entidades como el Rayo Vallecano siguen existiendo- deberían haber hecho reflexionar a los dirigentes sobre las consecuencias de vivir por encima de sus posibilidades, de seguir exprimiendo la 'naranja' y de seguir ninguneando y riéndose de sus aficionados. ¿Quién es el guapo que viene desde Granada para animar a su equipo en Vallecas? Habrá quien lo haga, pero la falta de respeto a esa afición es de traca. ¿Cuántos aficionados del Rayo se quedarán sin vivir el estreno de su equipo en esta nueva liga a pesar de haber pagado toda la temporada y tener el derecho adquirido para presenciarlo? ¿Quién les devuelve el dinero de esa entrada que no podrán disfrutar? Yo me quedo con la pasta y luego ya veremos, les digo cuatro cosas bonitas como que son la mejor afición de España, que todo lo hacemos por ellos, que ponemos sus nombres en las paredes del vestuario, que nos hacemos tres fotos a la puerta de vestuarios, pero que nos reímos en su cara y les dejamos tirados. A esos que no les ha importado hacerse kilómetros y kilómetros cada quince días, a esos que llenaron el estadio siempre que fue necesario y se les permitió y a esos que, a pesar de la que está cayendo, han vuelto a invertir en un espectáculo que les debería pertenecer, pero que sigue en manos de unos señores que solo piensan en el negocio más allá del espectáculo y de la comodidad de los que se merecen todo el respeto, los aficionados.

El cabreo es general, pero pocos pueden decirlo. Los jugadores porque si lo dicen van contra los intereses de sus jefes, los entrenadores más de lo mismo y los presidentes, por unas u otras razones, callan sus bocas a la espera de la 'pedrea' y de las sobras y migajas que van repartiendo los dos grandes, "super-mega-hiper" grandes, de nuestro fútbol.

Me parece repugnante, asqueroso y de vergüenza el diseño de horarios planificado para la presente temporada. ¿Partidos de fútbol que acaban a la una de la madrugada? ¿Pero qué sinsentido es este? Señores, ya está bien. Aquí el que más y el que menos lucha por sus intereses. Cientos de futbolistas agrupados para pelear por sus nóminas -millonarias siempre-, decenas de clubes luchan por sus repartos televisivos y por sus intereses económicos -multimillonarios siempre- y miles de aficionados se convierten en "borregos" en manos de unos señores que les pisan y les insultan obligándoles a entrar a los estadios cuando ellos creen que es más ventajoso para su lamentable espectáculo. Me da igual si el interés es que la mejor liga del fútbol se vea en China, si se busca despejar el horario para que todo el mundo pueda seguir disfrutando de Messi y Cristiano (como si me importara algo, porque a mí solo me interesa Piti, Juli, Adrián y desde ayer el Chori), o si se quiere ofrecer fútbol a la carta a todas horas, para que las diferentes plataformas televisivas puedan cubrir sus parrillas de programación con un partido tras otro. Me da igual, me indigna y me repugna. Simplemente.

A día de hoy han conseguido que muchos aficionados pierdan interés por "disfrutar" del último fichaje de su equipo, ese al que no podrán ver porque jugará un día y a una hora no apropiados para el fútbol. Además, se sienten engañados porque nadie les dijo que su equipo jugaría muchos partidos en lunes. ¿Qué pasará cuando arranque la competición europea? Pues bien sencillo, que los lunes se reservarán para el 'resto', es decir, cuando juegues contra un "europeo" en semana "europea" te salvas, cuando juegues con un Deportivo, Valladolid, Celta, Betis, Granada o Espanyol... a palmar.

En Vallecas se han movilizado. Los Bukaneros dicen que no acudirán al estadio, como ya hicieron en su época de Segunda División, cuando su Rayo juegue los lunes. Su drástica respuesta al sinsentido de los horarios debería obligar a los responsables del club vallecano a elevar una queja a los de más arriba pero, claro, los de más arriba son los que pagan y deciden, así que 'punto en boca' (aparte de la siempre presente imagen de un Javier Tebas defensor de este tipo de planificación futbolística). Esta guerra siempre tiene un ganador y unos perdedores, y seguirá siendo así mientras los perdedores no se harten y decidan que "hasta aquí hemos llegado". Difícil, casi imposible, pero torres más grandes han caído.

Lo que está claro es que, pase lo que pase, el Rayo seguirá teniendo la mejor afición de España y que en Vallecas se seguirá respirando ese ambiente futbolístico de antaño, el de los partidos de las cinco de la tarde, el de los domingos a las doce, y sintiendo mucha pena por los niños, por la gente mayor y por aquellos cuyos trabajos se lo impidan, los que mandan seguirán decidiendo que en Vallecas se juegue a las once de la noche un domingo, a las nueve de la noche un lunes o cuando ellos decidan. Para eso mandan en este fútbol tristemente movido por el dinero que ellos mismos dilapidan sin ningún miramiento. Cuando la inteligencia colectiva regrese al fútbol, todos recuperaremos lo que desde hace unos años nos han terminado arrebatando.


Sobre esta noticia

Autor:
Pxr (136 noticias)
Fuente:
pasionporelrayo.com
Visitas:
231
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Organizaciones

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.