Globedia.com

×

Error de autenticaci髇

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQU

×
×
Recibir alertas

縌uieres recibir una notificaci髇 por email cada vez que Hoyesarte.com escriba una noticia?

Helen Levitt, la ciudad sorprendida

16/07/2010 00:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Formada art韘ticamente en los a駉s 30, la fot骻rafa Helen Levitt (1913-2009) -cuya obra se puede visitar hasta el 29 de agosto en el MUICO, sede de la Fundaci贸n ICO en Madrid- retrat贸 junto a su amigo Walker Evans los a駉s de la gran depresi髇 norteamericana en calidad de asistente.

Evans, que trabaj para la Farm Security Administration (F.S.A.), realiz uno de los episodios m醩 conocidos de la historia de la fotograf韆, punto de partida para un arte enfocado al 醡bito de lo social, que heredaba una inevitable influencia europea.

Resaltar la realidad de la sociedad americana, alej醤dose de aquellos retratos que heredaban toda la sofisticaci髇 de la vanguardia europea. Asimismo, la F.S.A. daba cuenta del desastre humanitario que supuso el Crack del 29, a la vez que trataba de mostrar los esfuerzos que el gobierno llevaba a cabo para erradicar el desamparo de los m醩 necesitados. Parte del mundo ideal vaticinado por las vanguardias (pensemos en LeCorbusier, pensemos en la Bauhaus...), se desmoronaba, naciendo con ello la 'Street photography'.

Levitt: mirar el mundo

No es que el mundo maquinista de la gran ciudad se hubiese exaltado previamente, pero con ello se lograba fijar la atenci髇 sobre otros objetivos a los buscados por Stieglitz: urbes cicl髉eas, enormes m醧uinas bien engrasadas que desdibujan a sus habitantes y los aplastaban en nombre del progreso, bien henchido y eficiente. O a los buscados por Paul Strand: seres humanos fundidos en un entorno que los minimiza. A鷑 podr韆 decirse que incluso los ampliaban al reducir al m韓imo la sofisticaci髇 est閠ica. Las series fotogr醘icas de Evans pudieron verse en el MoMA, pero su influencia se traslad a las revistas. Ese nuevo estilo de mirar el mundo pudo llegar a todos los hogares.

Helen Levitt se centr en el distrito de Harlem, en Nueva York. Ejemplo ilustrativo de c髆o la inmigraci髇 europea hizo posible el auge econ髆ico en medio de los vaivenes pol韙icos de los a駉s 30. Tom de Cartier-Bresson la captura fotogr醘ica de lo real, algo que el ojo no vio, de manera que a鷑 sobrevuele la imagen est醫ica. El fot骻rafo no aparece en lo fotografiado y la est閠ica emana de la propia captura de la realidad; nunca realidad interpretada, se ha de huir de todo romanticismo, de toda intenci髇 parad骿icamente est閠ica.

La vida posando

El autor, el artista, realiza evidentemente la obra, pero no se puede atestiguar d髇de comienza su implicaci髇 y d髇de termina. Algunos elementos formales s髄o parecen colocados ah por la casualidad; elementos tonales que se corresponden y 'resuenan' en los diferentes planos de la composici髇; posturas y ademanes que se asocian los unos a los otros, pero que no fueron manipulados, porque el artista (con sus capacidades en alerta) se funde en el entorno y saca de 閘 lo m醩 provechoso, puro trabajo intuitivo potenciado por su preparaci髇 y oficio: el llamado "estilo blanco", all donde cada elemento de la composici髇 posee su propia importancia.

En eso siguen los pasos del fot骻rafo parisino Eug鑞e Atget al huir de lo aparatoso y lo complaciente y sin embargo, Levitt no busca el extra馻miento que nos pueden producir los objetos cotidianos, base de la fotograf韆 (pre)surrealista de Atget. En la obra de Levitt la naturalidad de lo reflejado es tal, que uno se siente movido a sentir familiaridad con lo que ve. Lo que se ve son instantes 鷑icos e irrepetibles, que 'respiran' por s mismos en base a su propia est閠ica e idiosincrasia, y que a su vez son inagotables porque muestran, en definitiva, una coherencia contagiosa.

Y de esa manera tan desinhibida, con 閟tas im醙enes descubrimos c髆o se proyecta el sue駉 americano en los barrios m醩 humildes, y c髆o los s韒bolos de lo genuinamente americano se repiten una y otra vez y de manera ingenua en los dibujos infantiles que pueblan las aceras. La calle como patio de juegos improvisado, que no fue dise馻da para ese fin, invadida por las generaciones futuras. 縀ra deliberada la importancia que Levitt daba a 閟tos grupos de ni駉s que siempre aparecen en sus fotograf韆s?, nada m醩 lejos de la realidad, m醩 bien resultaba inevitable, pues ella misma afirm (aunque con otras palabras) que los hechos que nos muestra suced韆n continuamente, (y siempre que fuera posible) la rodeaban indiferentes ante su c醡ara, era la vida misma posando.


Sobre esta noticia

Autor:
Hoyesarte.com (7381 noticias)
Fuente:
hoyesarte.com
Visitas:
145
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Licencia Creative Commons
縋roblemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

A鷑 no hay comentarios en esta noticia.