Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Carolina Martin escriba una noticia?

Hipocresía: "Has lo que yo digo, más no lo que yo hago

21/08/2013 11:00 3 Comentarios Lectura: ( palabras)

Muchos de los países que gobiernan el globo terráqueo venden armamentos y petroleo a las naciones que mantienen conflictos bélicos, alcanzando incalculables ganancias a costa de la muerte de inocentes

 

 

¿Hasta qué extremo es capaz de llegar la hipocresía de las personas, de los gobiernos, de las instituciones, cuando está en juego el dinero?.

La hipocresía es un compendio de falsedad, farsa, astucia y diferentes engaños y estratagemas que busca algún tipo de beneficio.

 Es insoslayable afirmar que el mundo está “conducido” con una muy bien planeada “diplomacia” que permite realizar sutiles transacciones  solapadamente. Los responsables de la economía, de la política y de las diferentes actividades mercantiles pertenecen a una casta especializada en obtener ganancias aun a costa de la moral y la ética, sin que por ello sientan estar defraudando los principios más elementales ni las normas.

Por un lado es posible oír los rebuscados “discursillos”  escritos con  asombrosa maestría  que intentan disfrazar la realidad, amonestando duramente ciertos hechos claramente deplorables ante la opinión pública, mientras  en la trastienda se entretejen acuerdos y negociaciones que desdicen las palabras pronunciadas solemnemente.

Esto se explica fácilmente cuando vemos las sangrientas imágenes internacionales donde se dan cita revueltas, guerrillas, revoluciones, atentados… Todos ellos creados por la industria de la guerra. ¿Por qué?, principalmente por que se utiliza en todos ellos “ARMAMENTOS”. ¿De qué tipo? De todos, armas, aviones de guerra, explosivos, tanques, combustible, etc.

El doble discurso se hace imprescindible en estos casos porque no es posible demostrar ante la opinión pública que la guerra es beneficiosa, sin embargo lo es porque permite a las naciones “vender” “comerciar”. Esto es hipocresía sin lugar a dudas. Es mercadear con la vida de miles de personas que mueren en combate. Civiles inocentes y militares, todos seres humanos que luchan por alguna doctrina o motivo justificado. Atacante y defensor, ambos necesitan armas, armamento militar con los que se truncaran muchas vidas, muerte, dolor… desamparo.

Es posible que muchos no piensen en ello, o que ni siquiera lo sospechen pero los gobiernos acusan y condenan la violencia como la  que está devastando a  Egipto por un lado y por otro le venden armamentos. Esta es una de las razones del porque la violencia jamás podrá ser erradicada del planeta.

La dignidad y los valores morales han sido sustituidos por la ambición y la codicia; mientras éstos prevalezcan sera imposible lograr la Paz

Existe un sabio refrán popular que dice “has lo que yo digo más no lo que yo hago”, y esto es sinónimo de hipocresía, de falsedad total. Es la misma estrategia que utilizan los expertos en las campañas políticas: engañar, mentir, tergiversar  información para lograr “beneficios”.

La moral brilla en su ausencia, se encuentra en  paradero desconocido, por lo cual las esperanzas de un cambio de rumbo por el momento son nulas. No se puede por una parte demostrar responsabilidad, buenas intenciones, procurar reunir a la cúpula mundial en busca de acuerdos que permitan solucionar el conflicto y por otra parte contribuir a que la violencia se siga gestando proporcionando armas que mutilan y asesinan. Es igual que se condene el uso de anticonceptivos en algunas religiones y por otro lado ellos mismos inviertan en los laboratorios que los producen.

Existen demasiados intereses en el mundo entero que impiden que el planeta  sea reconducido por senderos pacíficos porque la “paz” no produce buenos  beneficios.

 Algunas enfermedades, se han convertido en verdaderas “minas de oro”,  se realizan inversiones millonarias destinadas a su investigación, mientras tanto los laboratorios producen tratamientos carísimos y amasan fortunas incalculables a costa de la vida de millones de personas que mueren sin encontrar la cura de sus males.

Mientras el ser humano no sea capaz de deponer la ambición, el egoísmo y la codicia en todos sus conceptos, seguirán existiendo masacres que se encarguen del trabajo sucio.

El despertar de la conciencia constituye la única esperanza de cambio en una sociedad que está retornando en el tiempo. Ha dejado de avanzar, de civilizarse, volcándose a permitir el juego obsceno y deshonesto de quienes han logrado hacerse con el timón de nuestras vidas y de nuestro futuro.

Es inmoral y mezquino comerciar con armamentos cuando se intenta representar un papel honesto, comedido y noble que permita encontrar la solución al conflicto. ¿Qué tipo de mediador puede ser quien enciende una vela a Dios y otra al diablo?. La respuesta queda en el aire, pero seguro que es tan obvia que sentiremos vergüenza ajena. Algo que a quienes conducen este mundo no les afecta porque carecen de escrúpulos.

Sinceramente son dignos de admiración porque es difícil vivir en armonía con la conciencia cuando se lleva esta pesada carga sobre ella.


Sobre esta noticia

Autor:
Carolina Martin (101 noticias)
Visitas:
1395
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
1
+ -
Responder

Jorbasmar (21/08/2013)

Muy cierto lo que dices Carolina, y aunque te aseguro que no va a servir de nada, te reto a una cosa ¿cual opinas tu que seria una sociedad adecuada?

0
+ -
Responder

Carolina M (21/08/2013)

La sociedad ideal reflejaria que la solidaridad, la justicia social y equitativa fuera el comun denominador a todos los seres humanos sin excepcion. El tema da para mucho prometo escribir sobre ello.

0
+ -
Responder

Jorbasmar (21/08/2013)

Gracias Carolina por tu rápida respuesta, cosa rara en estos lares, y es muy cierto que da para mucho el tema, pero tambien es una quimera.
Me encantara leer tu articulo.