Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Edelweys escriba una noticia?

Dos historias de amores tardíos.6.1

20/12/2009 22:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Continuamos con el segundo capítulo

Uelvo a repetir que jamás he dicho que seáis culpables de nada, aunque pensándolo bien, cosa que no había hecho hasta ahora, si sois culpables de no brindarme suficiente atención, pero no habéis influido en nada en esta decisión que he tomado de casarme con Teresa-.

-Y se puede saber donde la conociste?- dijo burlonamente el segundo hijo. –En alguna casa de citas?-

-No, la conocí en el Bingo- dijo riéndose Daniel.

-No, si ya decía yo! Una jugadora!- dijo el tercer hijo. –Una vividora que se ha acercado a ti para desplumarte y dejarte librado a tu soledad una vez que lo haya hecho-.

-Que tonterías estas diciendo, hijo?- dijo Daniel muy enojado al ver que su hijo sacaba conclusiones infundadas sobre la mujer que iba a ser su esposa les gustase a ellos o no.- Tanto ella como yo era la primera vez que íbamos a un Bingo. A mi me habían convencido mis amigos, quienes tampoco habían ido nunca, de ir todos juntos una vez para ver de que se trataba ese juego que apasiona a tanta gente y dicho sea de paso, ninguno logro descubrirlo porque todos nos aburrimos soberanamente esperando que dijeran un número para apresurarnos a anotarlo en nuestro cartón y descubrir que cuando estábamos a un paso de lograr llenarlo alguien se nos adelantaba y gritaba “Bingo” con lo que se daba por terminada la jugada para volver a empezar unos instantes después con lo mismo-.

-Papá, ya sabíamos que nunca habías ido a un bingo- dijo el primer hijo – No nos estábamos refiriendo a ti sino a ella cuando dijimos que era una jugadora empedernida-.

-Pero ya os he dicho que a ella le había pasado lo mismo que a mi- replico Daniel bastante molesto con la actitud de sus hijos- Una amiga le había pedido que la acompañara y aunque no fue con mucha voluntad había aceptado hacerlo. Ella sólo jugo dos veces. Luego se limitó a mirar como jugaba su amiga.

Por eso, al verla, le sonreí y le pregunte si a ella también le había parecido aburrido el juego a lo que me respondió con mucha energía “Aburridísimo”-.

-Lo ha hecho solo para engatusarte- respondió el tercer hijo- Habrá notado tu cara de aburrimiento y habrá pensado que eras una presa fácil para sus intenciones-.

-Y cuáles serian esas intenciones?- pregunto burlonamente Daniel.

-Lo que ya te hemos dicho- dijo enojadísimo el segundo hijo- Sacarte hasta el último centavo y después dejarte-.

-No le va a costar mucho sacarme hasta el último centavo- dijo riendo Daniel- Lo único que tengo es esta casa y un ingreso bastante limitado con mi trabajo. Si es cierto lo que pensáis de ella, no podemos decir que tenga muchas ambiciones.

No os preocupes, no voy a vender la casa. Les quedara como herencia. Se los prometo-.

-No queremos ninguna herencia- dijo el primer hijo- Sólo queremos que no nos haga pasar por el bochorno de tener que comunicarle a todos nuestros conocidos que quieres casarte. Por Dios, papá!Si los jóvenes de ahora no quieren casarse. Prefieren la convivencia, el “no compromiso”, como es posible que a tu edad estés pensando en hacerlo?.

-A lo mejor por eso. Porque no soy joven- dijo soltando una carcajada Daniel- Probablemente porque pertenezco a otra generación. La generación del compromiso.-

-No seas ridículo papá, - dijo el segundo hijo- Tienes que entender que la idea no tiene ningún sentido. Ninguno de nosotros estamos en desacuerdo que tú tengas tus asuntos personales. Jamás te hemos preguntado al respecto-.

-Jamás me han preguntado nada de mi vida, porque no les ha interesado nunca- dijo en forma tajante Daniel. Desde que murió vuestra madre se han ido alejando un poco cada día de mis pensamientos, de mis sentimientos y mi vida.

Ahora, porque se encuentran ante una idea que les parece absurda, de pronto, han encontrado el tiempo para que estemos todos reunidos debatiendo sobre el tema. Saben cuanto tiempo hace que no nos reunimos los cuatro solos?. No, es muy probable que no lo sepan, también yo lo he olvidado. Tanto tiempo ha transcurrido!

-Sabes muy bien que los tres trabajamos todo el día. No es fácil en esta época ser profesional. Son muchas exigencias las que te imponen para poder mantenerte al día con los descubrimientos, los adelantos y la tecnología. No nos queda a ninguno mucho tiempo disponible- dijo el primer hijo.

-Lo se, me lo habéis dicho infinidad de veces, por eso estoy tan asombrado de que hoy hayáis encontrado el tiempo para reuniros- replicó Daniel con aire de suficiencia.

-Hemos debido hacer un alto en nuestras actividades, cosa que nos acarreará a los tres algunos problemas, pero el asunto a tratar era demasiado importante- dijo el segundo hijo.

-No puedo entender como es posible si no les importa lo que hago, en que uso mi tiempo, como me entretengo o aburro, si me hace falta algo, o cualquier otra cosa referente a mi, de pronto el hecho de haberles anunciado que voy a casarme, me hace tan interesante a vuestras vistas- le dijo Daniel siempre manteniendo un aire socarrón puesto que de verdad no lograba entender a sus hijos


Sobre esta noticia

Autor:
Edelweys (185 noticias)
Visitas:
1499
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.