Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que R.j. Sulbarán escriba una noticia?

Historias de ciencia ficción : Mental (Cap. I)

23/09/2014 18:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La vida y la muerte, principio y fin, ambas tan antiguas como la creación, tan diferentes y tan idénticas, son el principal soporte de la existencia, el límite al individuo para establecer su presencia en el planeta que habita, un límite con dos fuerzas impuestas para hacerlas respetar

LA vida y la muerte, principio y fin, ambas tan antiguas como la creación, tan diferentes y tan idénticas,   son el principal soporte de la existencia, el límite  al individuo  para establecer su presencia en el planeta que habita, un límite con dos fuerzas impuestas para hacerlas respetar. Leyes que nadie debe intentar violar.

 

El Hospital General de Gardo, en el pabellón de terapia intensiva, un sitio lúgubre, donde los enfermos luchan contra la muerte, a veces ganan, otras no, aquí la vida y la muerte conviven manteniendo el equilibrio. En la cama 32, en coma reposa Ray, tres años ha pasado desde su condición, ningún reporte médico ha dicho el motivo. No hay movimiento, no hay voz, no hay parpadeo, solo un cuerpo en reposo, enigma del ser humano.

 

A lo lejos sentía una dulce voz, no entendía lo que decía, se sentía atraído por lo dulce del sonido, vio a su alrededor y no tenía idea de donde estaba, era un lugar hermoso, que transpiraba paz, mucha vegetación, pájaros multicolores adornaban el cielo, un rio se abría paso al frente de si, estaba acostado sobre un manto de pasto, se sentía muy cómodo más su curiosidad y la necesidad de recordar, lo motivó a levantarse e incursionar por un paraíso el cual sentía no conocer.

 

Intento recordar que hacia ahí, miro al cielo un momento y la brisa le acarició el rostro y sintió un alivio, paz, vio como un grupo de hojas bailaba al ritmo del viento y quedó maravillado por un minuto de todas las cosas que en ese lugar por mas mínimas que parecían eran tremendamente hermosas e inspiradoras, < ¿Que hago acá?, ¿Cómo llegué aquí?>, Se preguntaba, sin poder recordar.

 

Siguió caminando, el día era muy brillante, la brisa no dejaba de golpear su rostro, de repente ve a un chiquillo correr entre los arbustos, <hey chiquillo, hey, detente> gritó, pero el pequeño siguió su carrera por el bosque sin inmutarse por los gritos, Ray corrió, siguió al chico, hasta que por fin ve que se detiene.

 

Ray por un momento quedo sin habla, vio como dentro del bosque se abría paso a la entrada de una impactante ciudad, el chiquillo se volteó y vio a Ray <Llegamos> le dijo el niño y le da un sobre, <Diana te envió esto >, Ray ve el sobre, iba a preguntarle al chico quien era Diana y como sabía que el sobre era para él, pero ya el chico se había ido, desapareció entre la turba de personas que entraba a la ciudad.

 

Ray no entendía como una ciudad así podía salir de la nada, era como pasar de una dimensión a otra, caminó por las calles, veía como el pavimento sustituyó a los caminos de tierra en donde despertó, las personas como agua de riachuelo iban en un mismo sentido, todo parecía hecho a la perfección, los edificios casi rosaban el cielo, con impactantes diseños y hermosos acabados.

 

Ve un pequeño restaurant y decide entrar para leer el contenido del sobre, y repasar un poco todo lo que ha visto desde que despertó,  recordar la hermosa voz que oyó en el campo. Al abrir el sobre encuentra una carta y una llave muy extraña. Con gran nervio pero con una curiosidad mayor desdobla el papel y comienza  a leerla.

Solo las palabras escritas en una carta era su guía

 

“ Ray, si estas leyendo esta carta es que hay aun esperanzas para nosotros,   pudiste con él,  me encontrarás y estaremos juntos de nuevo, he sufrido mucho, aquí es estar en la esclavitud eterna, pero se que volverás, que me sacarás de aquí, usa la llave, es la clave del comienzo de tu viaje, pero ten cuidado de las personas que te rodeén, no se que hizo él contigo, no se como te afectó, pero nuestro amor podrá contra todo, te espero”

 

Ray no salía de su sorpresa, algo había pasado, existía una historia que explicaba que hacía ahí, no lo recuerda, pero esa carta es una prueba contundente.

 

La puerta del restaurant se abre, y entra un hombre alto, corpulento, vestido de negro, de piel blanca como la nieve, en el rostro reflejaba una cicatriz que le recorría toda la mejilla izquierda, al entrar no le quita a Ray la mirada, se acerca y se sienta al frente suyo en la mesa.

 

-     Tardaste Ray

 

-     ¿Me conoces?

 

-     Digamos que alguien me envió a verte

 

En ese momento un frio recorrió por el cuerpo de Ray, recordó lo que decía la carta, “Ten cuidado de las personas que te rodeen”, < ¿Quién será este hombre? ¿Quién lo envió?> Prefirió ocultar lo que sabia de la carta y continuo su hablar con aquel extraño individuo.

 

-     ¿Y para que te enviaron?

 

-     La pregunta no seria ¿Quién me envió?

 

En ese momento el hombre se abalanza sobre Ray y este no tiene tiempo de responder, suena un disparo, el hombre extraño cae sobre Ray y gira su cuerpo y de su mano emerge una luz violeta y ve como una sombra que estaba en la puerta desaparece bajo esa intensa luz emitida de la mano del extraño sujeto.

 

-     Ray escucha atento, <dice el moribundo>no me queda mucha vida. Encuentra el Hotel Luna, ve al quinto piso, a la habitación 553, usa la llave y podrás pasar el primer portal, pero cuidado hay más sombras.

 

-     Dime, ¿quien eres?, ¿que es esa luz?, ¿que cosa era esa que desapareció?

 

Aquellas preguntas quedaron en el vacío, aquel extraño sujeto había muerto, su llegada a la vida de Ray fue fugaz, pero tenia un inicio, y no podía dejarlo atrás, al fin su vida tenia alguna especie de sentido, Diana, saber quien era, donde estaba, porque confiaba en él y sobre todo, ese amor del cual la carta relataba, muchas incógnitas y una sola forma de responderlas, la habitación 553.

 

Próximo capítulo : 30/09/2014 "La habitación 553"


Sobre esta noticia

Autor:
R.j. Sulbarán (104 noticias)
Visitas:
1785
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.