Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que R.j. Sulbarán escriba una noticia?

Historias de ciencia ficción : VIOLETA "Cerca de Ti" (Cap IV)

09/10/2014 00:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Un nuevo encuentro sucede, pero esta vez no están solos

ERan las doce de la noche, Edward había parado en el Bar donde la había encontrado por primera vez, tomaba un trago, lo degustaba, el frío licor se desplazaba por su garganta, estaba ahí, pensando, su historia lo tenía anonadado, no sabía que creer, pidió otro trago, mientras estaba pensando, su paladar recibía el néctar permitido para ese momento, divagaba, esos ojos hermosos, de un color delirante, no podía dejar de pensar en ellos, en toda la historia que los envolvía, los minutos parecían horas, una gota de sudor recorría su rostro, un largo tramo desde su nacimiento hasta el final de la frente, su mano se interpone en el camino de la caída de la gota, toma su trago, rápidamente se levanta, cancela y sale del bar, había tomado un nuevo ritmo, se enfiló a su apartamento, había decidido investigar el caso por su cuenta, necesitaba saber más, que había ocurrido esa noche, ella había llamado, encontró algo, su muerte generaba dudas, estaba lleno de ellas, muchas preguntas y ninguna respuesta, paso frente del parque, tomo por ese camino, la soledad era dueña del lugar, la noche festejaba con un mar de estrellas de testigo, sintió como una fría brisa paso por su rostro dejando un rubor por el contacto, arregló su chaqueta como intentando esconderse por completo dentro de ella y escapar del frío, una mano toma la suya y lo lleva rápidamente a una banca libre, - No puedo hablar mucho, me siguen, me quieren llevar, pero no puedo irme, necesito tu ayuda- Era ella, Laura, - Quiero ayudarte pero es todo tan extraño, tu ¿eres real?- <la pregunta le sale del alma>, - Te volveré a ver, te explicaré todo, debo irme, ahí vienen- <le dice temerosa>, El la toma de la mano, ella se devuelve y lo abraza, un beso se dejo sentir, sus labios se encontraron, ambos invadieron parte de su ser, un minuto de pasión, luego ella corrió, el intento ir tras ella, un fuerte viento pasó a su lado, sintió que se congelaba, los faroles del parque se iban apagando de manera sincronizada delante de él, Laura se había desvanecido, fijó su vista en la oscuridad producida, el parque se había dividido, luz desde él hacia atrás y oscuridad en su frente, por instante vio unos ojos incandescentes que lo vieron fijamente, la luz de los faroles regresaron de golpe, Edward quedó petrificado, había algo más que debía enfrentar y se había presentado frente a él.

Era de mañana, Edward no dejaba de pensar en el encuentro con su amada, amaneció con mas dudas de las que tenía, pero ya había resuelto que iba a investigar, demasiado cabos sueltos, en camino a su oficina llamó a Sony, le pidió reunirse con el en el parque a las diez de la mañana, como muchas veces lo habían hecho antes, Sony era el hombre que buscaba los trapos sucios en los casos difíciles de Edward, cuando la policía era atrapada por la frontera de la ley, ahí entraba Sony, no tenía fronteras ni límites, era un tipo duro del Bronx, Edward llegó a su oficina, habló con su asistente y le dio la información para que se encargara de los casos pendientes, salió de su oficina y pasó por el café de la esquina compró un par de expressos, Sony era un tipo raro, no funcionaba en una reunión de banca sin un expresso en la mano y un puro en la otra, todo un personaje, - Edward, bien hecho, ya estaba esperando ese expresso, es hora de encender este puro, ya me estaban sudando las manos- <fue el saludo de Sony>- Ya es una rutina, diría una cábala, no hay caso resuelto sin expresso de iniciación- <responde sonriendo Edward>, por más de una hora hablaron en la banca del caso, Edward le explicó que era un trabajo extraoficial, una investigación que podría darles un caso muy lucrativo y el tendría un porcentaje mayor por el riesgo, pero para Sony el riesgo era una droga, le excitaba ir siempre más allá de los límites, tomó la carpeta y le dijo a Edward que comenzaba desde ya en el caso, se levantó de la banca y se perdió en el horizonte mientras Edward contemplaba con la vista perdida el transitar de las personas, tuvo una media hora sentado meditando, hizo un viaje en el tiempo con su mente, regresó a la noche anterior, recordó aquellos ojos incandescentes, fue un instante, pero pudo leer la maldad de aquella mirada, tal como un perro de presa sediento por encontrar su objetivo, y era ella, Laura, la de los ojos violeta a quien estaba buscando, retrocedió unos instantes y revivió el sabor de aquel beso, había un contacto fuerte entre ellos, era una conexión inexplicable entre dos personas que solo se habían encontrado una vez, ese era un punto que tenía que indagar, había algo más que provocaba esa pasión, no era el encuentro de una noche, algo le decía que el destino le tenía una respuesta contundente para aquella duda.

La oscuridad esta muy cerca de ellos

La noche llegó, Edward se había quedado hasta tarde en el bufete, ponía al día algunos casos para abrirse el tiempo, eran las diez de la noche, pensó que ya había trabajado lo suficiente, su celular suena, un mensaje de texto, Sony, “Mañana en la banca a las diez, te tengo un adelanto”, ya comenzaba el espectáculo, sabía que si alguien era capaz de encontrar la basura bajo las piedras ese era Sony, caminó a su apartamento, esta vez no paró en el bar, quería llegar rápido y dormir, ya la ansiedad se estaba presentando, quería viajar en el tiempo y que fueran en ese momento las diez de la mañana y saber que tenía Sony, llegó, tomó una ducha, un emparedado y estaba listo para dormir, entró en un sueño profundo, muy profundo, estaba en el complejo mundo de los sueños, donde un hilo es la separación entre la realidad y la fantasía, de pronto se encontraba en un campo, sentía el calor del sol como paseaba por su rostro, la grama como se dejaba correr entre sus dedos, el olor característico del campo, la fresca brisa lo sorprendió por un costado, por el otro un beso en la mejilla, giró su rostro sorprendido, - ¿Es esto un sueño?- <preguntó Edward confundido>- no, es el único sitio donde puedo verte sin que él me encuentre, pero hay reglas, solo podemos hablar del presente, nada del pasado- <dice Laura>, - Entonces nada del caso, de quien te persigue, de que te paso la noche de tu...- <sintió un ahogo, no pudo seguir con la oración>, - nada de eso te puedo responder, pero si una duda que tienes, el porque de tu sentimiento hacía mi, como el mío hacia ti, eso es lo que vengo a decirte hoy- Edward cambió el rostro, reflejó una alegría con rasgos de ansiedad, el sentimiento tan profundo, sabía que iba más allá de una noche de pasión, el riesgo que estaba tomando en el plano real y con un enemigo que ya lo había visto de una realidad que desconoce, pero la mirada de aquel ser le transmitió la maldad que transportaba dentro de si, -Entonces dime, déjame entender- >fue la respuesta instantánea de Edward, - aquella noche en que nos conocimos, vivimos la pasión de la noche y un sentimiento instantáneo nació, porque eso tenía que pasar y no pasó, siempre estuvo escrito en la tabla del destino, una vida feliz, hijos, compañeros de los años dorados, en la creación nos dan la potestad de buscar nuestra alma que complementa, cuando llegamos al mundo hay un alma que es la que complementa la energía, son pocos los elegidos y nosotros somos parte de esa lista, irrompible, es la escritura del destino, por eso nuestro amor de muchos años esta condensado en este presente. Edward comprendió, el amor tan grande que sentía era porque no pudo desarrollarlo en todos los años venideros, esa noche fue principio y fin de algo que estaba escrito, todos los años futuros en una noche. - pero dices que es una escritura inamovible, ¿porque entonces esto?, no tiene sentido, - <exclamó Edward confundido>, Un beso profundo fue la respuesta de Laura, luego por un segundo sus ojos se clavaron en los de Edward, el violeta de su mirada transmitía amor, dolor. - Esa respuesta la debes buscar tu, siempre estaré cerca de ti-<dejando que sus labios rocen su mejilla>, una oscuridad, el sueño profundo, una luz toca sus ojos, parpadea, aclara su mirada, su cuarto se hace presente, había amanecido, en tres horas debía estar con Sony, se levantó recordando su sueño, quedo un minuto pensativo, - fue muy real- <se dijo>

 

Proximo capítulo : Sony

Capítulo anterior : http://es.globedia.com/historias-ciencia-ficcion-violeta-victima-cap


Sobre esta noticia

Autor:
R.j. Sulbarán (104 noticias)
Visitas:
2289
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.