Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Carmen Y Amigos escriba una noticia?

'El hombre que no era nadie', de Edgar Wallace

2
- +
29/09/2017 07:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Mi primera incursión en la prolífica obra de Edgar Wallace ha sido este título de hoy, El hombre que no era nadie . No será la última; La puerta de las siete llaves está ya a la espera de su momento.

Edgar Wallace nació en Londres, hijo ilegítimo de la actriz Mary Jane "Polly" Richards y del actor Richard Horatio Edgar. Tuvo una infancia feliz en las casa de los Freeman, que lo cuidaban y a los que Polly pasaba una pequeña suma de dinero. Cuando no pudo hacer por más tiempo frente a este gasto, los Freeman adoptaron a Wallace. Dejó las escuela a los 12 años y desempeñó múltiples empleos hasta su alistamiento en el ejército cuando tenía 21. Trabajaría después como corresponsal durante la Segunda Guerra de los Boer... y escribiría mucho: 18 obras de teatro, poesía, libros de historia, 957 relatos y más de 170 novelas. Cuando falleció, se hallaba en Hollywood preparando el guión cinematográfico de una de sus novelas más célebres, King-Kong .

El hombre que no era nadie es una novela de suspense, un thriller , un tanto peculiar en cuanto que no hay investigador ni investigación. Lo que sí hay, no podía faltar, es una muerte.

Por un lado, tenemos a un noble, Sir James Tynewood, con demasiados gastos, muy poca cabeza, mucho tiempo libre y una esposa, Alma Trebizond, que acaba de atraparlo; a un hombre, Pretoria Smith, venido de Pretoria (Sudáfrica) de dudosa identidad, al que Tynewood parece odiar. Por otro lado, nos encontramos a la señorita Marjorie Stedman, ayudante en la firma de abogados Vance & Vance que lleva los asuntos de Tynewood, y también a un tío de esta que ha hecho su riqueza en las minas de Sudáfrica, desde donde les envía recursos a ella y a su viuda y algo despilfarradora madre. Y finalmente, nos encontramos con un asesinato, que la señorita Stedman presenciará, con el capricho de un tío que se siente morir, con una boda que Stedman se ve obligada a contraer para salvar la situación provocada por las deudas contraídas por su madre, ... y ya tenemos el cocktail listo. Un cocktail, eso sí, con poca graduación, que se bebe sin casi enterarse uno pero que resulta agradable y de muy fácil digestión. image

El hombre que no era nadie es una novela entretenida, con un ritmo ágil, con variedad de personajes (caza-fortunas, snobs, ricos ociosos, parientes con ideas peregrinas, ...) aunque dotados de poca profundidad; es una lectura ideal para un tarde amena atrapada en una historia ligera, con toques de humor y algo de romance en donde no todo es lo que parece.

Si queréis, tras la lectura podéis ver la adaptación para la televisión- numerosas novelas de Wallace fueron adaptadas, algunas en varias ocasiones, para la gran pantalla o para series de TV- dirigida por Montgomery Tully en este enlace. Como suele pasar, la adaptación es demasiado libre y pierde, a mi entender, bastante de la frescura con la que cuenta la novela de Wallace. Aún así y con todo, se deja ver con agrado.

¡ Gracias por la visita!


Sobre esta noticia

Autor:
Carmen Y Amigos (775 noticias)
Fuente:
carmenyamigos.blogspot.com
Visitas:
71
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.