Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Redacción Política escriba una noticia?

HRW acusa al ejército congoleño y a la ONU de pasividad ante la matanza étnica

04/07/2014 13:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

La organización estadounidense Human Rights Watch acusó el jueves al ejército congoleño y a los cascos azules de la ONU de pasividad ante la matanza étnica perpetrada a principios de junio en el este de República Democrática de Congo.

"Las fuerzas congoleñas y las fuerzas de mantenimiento de la paz de la ONU no intervinieron para parar" esta matanza, que dejó más de 30 muertos en la noche del 6 de junio en la localidad de Mutarule, en la provincia del Sur Kivu, escribe HRW en un comunicado. "Permitieron que se masacrara a civiles", pese a que habían recibido "llamadas de ayuda desesperadas desde el inicio del ataque" y que se encontraban en un radio que les permitía intervenir, agrega el texto.

Tras recordar que "ninguno de los asaltantes está detenido", HRW exhorta al ejército y a la Misión de la ONU en RDC (MONUSCO) a que "determinen cuáles fueron los disfuncionamientos y se aseguren de que este tipo de atrocidades no se vuelvan a producir".

El miércoles, tras recordar que la responsabilidad de la protección de civiles congoleños recae en el ejército nacional, el responsable de la MONUSCO, Martin Kobler, "lamentó" públicamente la pasividad del cuerpo. En circunstancias parecidas, los cascos azules tienen ahora la consigna de "actuar" sin esperar a recibir la orden "para salvar la vida de los ciudadanos", agregó.

Mutarule está en el valle del río Ruzizi, cerca de la frontera con Burundi, a medio centenar de kilómetros al sur de Bukavu, la capital de Kivu del Sur.

Según fuentes locales, al menos treinta civiles de la etnia Bafulero, mayoritariamente mujeres y niños, fueron asesinados en la noche del 6 de junio. La mayoría de las víctimas dormía en una iglesia protestante tras haber participado en una asamblea general de fieles.

Para la ONU, HRW y fuentes locales, los autores de la matanza pertenecían a las comunidades de los Barundi y los Banyamulengo. Los Barundi y los Bafulero están en conflicto por razones territoriales en el valle del Ruzizi desde el periodo colonial belga (1908-1960).

Los Banyamulengo son Tutsis instalados desde el siglo XVIII en las montañas que dominan al valle del Ruzizi y que viven tradicionalmente de la ganadería. Olvidados durante mucho tiempo por el poder y las otras comunidades que se consideran verdaderamente autóctonas, los Banyamulengo han participado en varias rebeliones durante los últimos veinte años.


Sobre esta noticia

Autor:
Redacción Política (31941 noticias)
Fuente:
AFP
Visitas:
1205
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.