Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que www.criterioliberal.com escriba una noticia?

Huída hacia adelante de Zapatero

23/03/2010 15:57 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Autor: José Luis Valladares

En el año 63 a. C, y con motivo de una conjura encabezada por Lucio Sergio Catilina, Marco Tulio Cicerón pronunció cuatro famosos discursos o catilinarias, el primero de los cuales comienza con una de las frases más recordadas y famosas del orador romano: "Quosque tandem abutere, Catilina, patientia nostra? quam diu etiam furor iste tuus nos eludet? quem ad finem sese effrenata iactabit audacia?". ¿Hasta cuando, Catilina, vas a abusar de nuestra paciencia? ¿Hasta cuando tu locura seguirá riéndose de nosotros? ¿Cuándo acabará esta desenfrenada audacia tuya?

Mutatis Mutandis, este discurso puede ser dirigido, con toda propiedad, a nuestro presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. A Catilina le tocó vivir entre dos guerras civiles, la guerra de Mario contra Silva y la de Cesar contra Pompeyo. Se da la circunstancia que fue éste el período histórico más rico de Roma. Y Zapatero llega al poder en el momento justo de la mayor bonanza económica de toda la historia de España. Como las arcas estaban llenas, comenzó el despilfarro más absurdo del dinero ahorrado en las dos legislaturas anteriores. Y aún hoy, a pesar de la crisis, sigue gastando bastante más de lo que ingresa. De ahí que estemos llegando ya a un punto donde no es fácil retomar el camino de vuelta.

A Zapatero se le están cerrando, una tras otra, todas las salidas posibles. Prácticamente no le queda ya más que el sumidero. Y con él arrastra, desgraciadamente, a las sufridas clases medias y a todas las capas sociales más desfavorecidas. A base de ignorancia e ineptitud, combinadas ambas con la testarudez, el inquilino de la Moncloa está haciendo de España un enorme lazareto para pobres, económicamente ya desahuciados.

Se ha endiosado de tal manera que ya no escucha a nadie, ni a los economistas de mayor prestigio, ni al presidente del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordoñez, ni al ex comisario europeo, Joaquín Almunia, aunque estos dos últimos sean tan poco sospechosos. Para Zapatero son todos unos incompetentes que no tienen ni idea de cómo salir de la crisis. Fue un atrevimiento imperdonable que Jordi Sevilla se ofreciera para enseñarle economía en dos simples tardes, a él, que es el verdadero gurú en temas económicos.

La solución, según Zapatero, no pasa por restringir gastos, la solución está en elevar los impuestos para recaudar más dinero. Y acude, como no, al Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA), que es la carga impositiva que le puede proporcionar dinero inmediato y de la manera más fácil. Está convencido de que esta subida del tipo de IVA no ejerce ningún influjo sobre el consumo. Los que hablan de una peligrosa retracción del consumo, lo hacen porque son tremendamente insolidarios y acaparadores y están empeñados en que sean los de las clases humildes quienes paguen las consecuencia de esta dura crisis.

No obstante, Zapatero cerrará sus oídos a ese tipo de lamentaciones ya que tiene la firme persuasión de que con subvenciones se soluciona el problema económico. Se comporta como la mujer del cuento de la lechera. Con el dinero de los impuestos, financiará, en primer lugar, el paro. Con esta subida del IVA piensa recaudar unos 8.000 millones de euros. Y con este dinero solventará las prestaciones de 500.000 desempleados. La contracción previsible del consumo que originará esa subida del IVA, hará imposible la recaudación de esos millones de euros. De rebote, por el influjo negativo de semejante medida, se va a encontrar con otros 500.000 parados más en muy breve periodo de tiempo.

Puntualicemos, para empezar, que la prestación a los parados no sale de los impuestos. Se la han ganado ampliamente con su trabajo y con sus cotizaciones. Otra cosa es que el fondo destinado a esos menesteres se haya malgastado en otras cosas. Diga lo que diga Zapatero, el IVA es un lastre demasiado pesado para la economía y hasta el más lego sabe que afectará muy negativamente al consumo y dará pábulo a nuevos fraudes con la economía sumergida. Es, además, el impuesto más injusto, ya que afecta en mayor medida a los más pobres, a los parados y a las clases más desfavorecidas. Son muchos los mileuristas que verán complicarse su situación económica por las subidas que provocará esa elevación absurda del IVA.

Es evidente que estamos al borde de la insolvencia y el Gobierno necesita sacar dinero hasta debajo de las piedras para seguir gastando a lo loco. Son muchos los frentes abiertos donde se dilapida bastante más de lo que se ingresa. Se va el dinero, sin ir más lejos, en el contraproducente Plan E, que absorbe grandes cantidades de dinero en cartelones de propaganda, en construir piscinas y pistas de pádel, carriles bici y en mejorar aceras y jardines municipales, que aún están en buenas condiciones.

También hay que financiar otras muchas cosas, entre las que destacan las ocurrencias de Bibiana Aído, la Alianza de Civilizaciones, los fastos y el pesebre de los incondicionales de la ceja. El mesianismo de Zapatero le lleva a no olvidarse de la complicidad de los sindicatos, de la supuesta Memoria Histórica, de la ONG creada por Leire Pajín y, como no, de la entidad "Gay and Lesbians of Zimbabwe". Al parecer, buscan la manera de ahorrar en sanidad, haciéndola, quizás, más tercermundista. Solamente en el sector farmacéutico, piensan economizar unos 1500 euros anuales. Pero seguirán con miles de asesores superfluos, con varios Ministerios sin competencias determinadas, con miles y miles de altos cargos, cuya ocupación principal es llevarse cantidades ingentes de dinero.

Esta es la manera que tiene Zapatero de batir records. Su comportamiento es tan incongruente que hasta los europeos desconfían ya de él, despertando en ellos la chirigota y la chanza más hilarante. Bruselas ya no le cree, y como están seguros de que no va a cumplir el Pacto de Estabilidad, ya le han enviado alguna amenazas velada de que España puede ser expulsada del euro. Al igual que las uvas estaban verdes para la zorra, un déficit público por debajo del 3% del PIB a finales del año 2012, está también muy verde por inalcanzable, para el Gobierno de Zapatero.

Clases Medias Aragón


Sobre esta noticia

Autor:
www.criterioliberal.com (1605 noticias)
Visitas:
166
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.