Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ep-cultura escriba una noticia?

Hungría se llega a Cinema Jove con un drama rural que adentra en las difíciles relaciones entre padr

22/06/2010 17:55 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Hungría compite en Cinema Jove con 'Apafold', un drama rural en el que su director, Victor Oszkár Nagy, se adentra en las relaciones padre-hijo basándose en su propia experiencia personal, cuando era un adolescente y se ve obligado a trabajar en los viñedos con su padre.

Nagy que opta a la Luna de Valencia con la que es su ópera prima en el mundo del cine, presentó hoy en la ciudad esta historia rodada en 24 días y basada en su propia vida, de un joven que quiere empezar a definirse a sí mismo y, para poder encontrar su identidad, debe 'matar' simbólicamente a su padre".

Tanto él mismo, con el protagonista del film, "detestan" trabajar en el campo, no poder jugar con sus amigos, ni tener tiempo para estar con las chicas, lo que le lleva a un "odio terrible" hacia los campos y hacia su padre, que para él "son la misma cosa", apuntó.

La historia arranca con un padre que vuelve a casa tras una larga estancia en prisión. Allí le espera un hijo que lo odia y una tierra yerma.

'Apafold' cuestiona así que lo rural sea un espacio idílico, y presenta la tierra en la que se desarrolla la acción como un lugar hostil. En la línea de películas como 'Fitzcarraldo' (Werner Herzog, 1982), 'Pozos de ambición' (Paul Thomas Anderson, 200) o 'La rabia' (Albertina Carri, 2008), utiliza la violenta relación entre el hombre y la naturaleza para enmarcar perversiones más complejas.

El joven director firma una película con formato panorámico en un ambiente que recuerda al estilo del "western", dado que el conflicto paterno filial se plantea "como un duelo", comentó.

No obstante, considera que "las cosas pueden cambiar y que es posible la reconciliación". De hecho, en su caso, tras marcharse de casa, la distancia ayudó a que ahora tenga una relación de amistad con su padre, a quien, por cierto, le ha gustado la película. No obstante, como crítica constructiva el comentó a Nagy que echaba en falta que la película mostrara más "la lucha por comunicarse de dos seres aparentemente diferentes y en el fondo muy parecidos", confesó el cineasta.

Para su ópera prima, el joven director húngaro ha unido la experiencia del reputado actor János Derzsi, en el papel de padre, junto a la inocencia "totalmente amateur" del resto del reparto. Para Nagy, ha sido un "reto tremendo" combinar el "bagaje profesional" con la "inexperiencia", destacó.

El joven Nagy (1980) debuta en el largometraje de ficción con este filme, que fue su trabajo de final de carrera. La ópera prima ha visitado casi una decena de festivales de cine por todo el mundo, como Tallín, Estambul o India, fue seleccionada para representar a Hungría en los Premios del Cine Europeo, y se alzó con el Premio Gene Moskowitz de la crítica extranjera en el Budapest Hungarian Film Week.

El nuevo talento húngaro siempre ha estado involucrado en el panorama cinematográfico de su país, con trabajos de ayudante de dirección para realizadores como Mihály Schwechtje.

Ahora, prepara ya en su próximo proyecto, con más presupuesto y que relatará la historia de un inmigrante médico y escritor que vivió en Roma en los años 40, tras la II Guerra Mundial, y que en los años 50 emigró a Brasil, donde vivió en la jungla.

"CONTRASTES" EN HUNGRÍA

Para el joven cineasta, la audiencia de Hungría es bastante limitada, pues es un país con poca población, y a esto se suma que las producciones propias tienen problemas de distribución debido a la lengua: el húngaro.

No obstante, esta situación "contrasta" con la existencia de grandes estudios cinematográficos internacionales "demasiado caros" para la población autóctona" y que sólo pueden pagar las producciones de Hollywood. En su opinión, "deberían ser más baratos para los proyectos húngaros y así promover la producción en el país", manifestó.

En estos momentos, con las elecciones llevadas a cabo hace un mes, "la gente está preocupada por ver qué hará el nuevo Gobierno, con una actitud a la cultura más cerrada". Según dijo, "muchos directores están un poco a la expectativa y con miedo a que las cosas vayan a peor", concluyó.


Sobre esta noticia

Autor:
Ep-cultura (54197 noticias)
Visitas:
152
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.