Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que escriba una noticia?

La Iglesia Católica, ya denunció el nazismo en 1930

13/01/2010 15:32 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Autor: Ángel Corbalán

Como siempre se ha dicho, al final, el tiempo nos pone a cada uno en nuestro lugar y además, da la razón a quien la tiene. Pues resulta que, mientras en casi todo el mundo, muy pocos se enfrentaban al régimen nazi, la Iglesia Católica alemana, ya denunció el régimen nacionalsocialismo de Hitler en 1930.

La "Pave the way Foundation", acaba de anunciar el descubrimiento de unos reveladores documentos en Alemania que demuestran como ya en 1930, los obispos alemanes denunciaron la peligrosidad del régimen nazi y procedieron a excomulgar al partido nazi, a todos sus miembros y dirigentes. Así que nada de "Papa de Hitler", como maliciosamente han querido calumniar a Benedicto XVI.

Según recoge la asociación para la colaboración interreligiosa "Pave the way Foundation" gracias a unos documentos encontrados en Alemania por el investigador Michael Hesemann, se puede probar como los obispos alemanes condenaron de forma pública al partido Nazi en septiembre de 1930, tres años antes del ascenso al poder de Adolf Hitler. Concretamente fue la archidiócesis de Maguncia la que en una nota pública relataba que estaba "prohibido a cualquier católico inscribirse en las filas del partido nacionalsocialista de Hitler".

De esta forma, todos los que han querido ver en la infancia y juventud de Benedicto XVI a un "colaborador voluntarioso del nazismo" o a la Iglesia Católica como diligente colaboradora del naturismo predicado por el partido nazi, tienen en estos documentos una fuente de investigación importante para rectificar sus infundadas opiniones.

No solamente la Iglesia Católica prohibía a los creyentes participar de las actividades del nazismo, sino que a los propios miembros del partido se les "prohibía tomar parte en grupo en funerales u otras celebraciones católicas similares". Un católico que estuviera inscrito en el partido no podía ser admitido a los sacramentos.

La denuncia de la archidiócesis de Maguncia, fue recogida en "L'Osservattore Romano" el 11 de octubre de 1930 bajo el título "El partido de Hitler condenado por la autoridad eclesiástica". En febrero de 1931 se sumaba la diócesis de Munich y en marzo lo hacían las diócesis de Colonia, Parderborn y Renania als que confirmaban la incompatibilidad de la fe católica con el partido nacionalsocialista.

Los nazis, indigandos con la excomunión de la Iglesia católica, enviaron a Roma al mismísimo Hermann Göring con el propósito de tener una audiencia con el secretario de Estado, un tal Eugenio Pacelli, más tarde nombrado Papa y que fue conocido como Pio XII. El 30 de abril de 1931, el cardenal Pacelli renunció a encontrarse con Göring, quién fue recibido por el subsecretario, monseñor Giusseppe Pizzardo, con el encargo de tomar nota de todas las exigencias que los nazis tenían. En agosto de 1932 la Iglesia católica excomulgaba a todos los dirigentes del partido nazi, basándo su exposición en unos principios anticristianos considerados como herejes, en los que se menciona específicamente las teorías raciales y el racismo del partido hitleriano.

En el documento, que fue publicado por la Conferencia Episcopal Alemana, está claramente escrito que estaba absolutamente prohibido a los católicos ser miembros del Partido Nacionalsocialista, y que quién desobedeciera sería inmediatamente excomulgado.

En enero de 1933 Adolf Hitler llegó a poder y las asociaciones católicas difundieron un documento llamado "Un llamamiento serio en un momento grave" en el que se especificaba la victoria del Partido Nacionalsocialista como "un desatre para el pueblo y para la Nación".

El descubrimiento de Hesemann y de la PTWF ponen de manifiesto que la Iglesia Católica fue la primera en denunciar las atrocidades del nazismo y ponen fin a las calumnias que tildan a la Iglesia y a su principal representante como colaboradores del nazismo.

Por eso mismo, y a pesar del famoso refrán de " calumnia, calumnia, que algo queda". Es bueno, que cuando se descubren verdades y aunque éstas no sean de mucho interés para algunos... Se debe dar a conocer a todos. Al fin y al cavo, se trata de una verdad que viene a desmentir una sarta de mentiras.

Decía Antonio Machado que; "La verdad es lo que es, y sigue siendo verdad aunque se piense al revés". Y el gran actor estadounidense, Peter Ustinov, llegó a decir que: "Para llegar a la verdad, el alemán suma, el francés resta, y el inglés cambia de tema". ¿Será por eso?

Clases Medias Aragón


Sobre esta noticia

Autor:
(109 noticias)
Fuente:
clasesmediasaragon.es
Visitas:
142
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

    Comentarios

    Aún no hay comentarios en esta noticia.