Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Manelprofessor escriba una noticia?

Incontinencia verbal: las metidas de pata más recordadas de los políticos españoles

03/11/2010 11:01 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Micrófonos abiertos, corrillos con cámaras o simplemente lapsus mentales han llevado a los políticos a decir barbaridades

Incontinencia verbal: las metidas de pata más recordadas de los políticos españoles  (Imagen: BALLESTEROS / EFE)Ampliar fotoAlfredo Pérez Rubalcaba conversa con Trinidad Jiménez en el Senado. (Imagen: BALLESTEROS / EFE)

Llamar "tontos de los cojones" a los votantes de la derecha, calificar de "mariposón" a un líder, "hijos de puta" a sus compañeros de partido, "gilipollas" a un primer ministro como Tony Blair o referirse a los "morritos" de una ministra son algunos de los excesos verbales de la clase política española.

Y es que España tiembla cuando sus políticos hablan y dicen verdaderamente lo que piensan... Sus reflexiones, muchas de ellas desafortunadas -con alusiones machistas- y otras más sutiles pero demoledoras para atacar sin piedad al rival, no pasan inadvertidas, sino todo lo contrario: provocan ríos de tinta.

Las hemerotecas están llenas de esos insultos, tacos, meteduras de pata o salidas de tono de nuestros políticos y es que éstas no entienden de siglas, se producen en todos los partidos políticos y pasan factura, tarde o temprano, a los que las pronuncian.

¿Por qué hay tanto tonto de los cojones que todavía vota a la derecha?

"Si te dedicas a la política, piensa antes lo que hablas...". Esta debería ser una máxima de todos los gobernantes y políticos porque como dice el refrán "en boca cerrada no entran moscas".

Pero lo cierto es que no aprenden... Una y otra vez pronuncian expresiones ofensivas, la más reciente ha sido la del alcalde de Valladolid, Javier León de la Riva, quien, a propósito del nombramiento de la ministra de Sanidad, Leire Pajín, comentó: "cada vez que le veo la cara y esos morritos pienso lo mismo".

A buen seguro que esta frase quedará en los anales de los desatinos, al igual que esta otra: "¿Por qué hay tanto tonto de los cojones que todavía vota a la derecha?", del presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), Pedro Castro.

"Escucho Todo lo que dices y veo todo lo que haces...", fue una frase sonada del hoy vicepresidente primero y ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, que debió pronunciar en un claro arrebato de omnipresencia cuando contestaba al diputado Carlos Floriano.

Con el reciente cambio de Gobierno, la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, confesó en un corrillo -ajena a las cámaras- que este Ejecutivo es "mejor" y tiene mayor proyección pública, pese a que todo el partido se afanó en repetir que era más de lo mismo.

(...) y los del partido propio, que son unos hijos de putaOtras declaraciones le jugaron una mala pasada al mismísimo presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, como aquella en las que admitía que les convenía que hubiera "tensión" para que los votantes no se relajaran.

Jordi Sevilla, responsable económico antes de que los socialistas volvieran a La Moncloa, metió a su jefe en un buen lío cuando todavía era líder de la oposición, al explicarle que "dos tardes" serían suficientes para aprender lo que necesitaba de Economía.

El presidente del PP, Mariano Rajoy, ha tenido frases muy reveladoras, como la que pronunció en vísperas de la Fiesta Nacional en la que le explicaba a Javier Arenas que al día siguiente tenía "el coñazo del desfile.." y apuntaba: "en fin, un plan apasionante".

Pilladas aparte, los insultos se personalizan, la mayoría de las veces en público, para tratar de provocar un runrún que fulmine al rival: el ex vicepresidente Alfonso Guerra dijo de Rajoy que era "un poco mariposón" y el vicesecretario general del PSOE, José Blanco, que se le veía el "plumero".

Sin embargo, no todas las ofensas se dirigen a sus adversarios, prueba de ello son las que el presidente del Congreso, José Bono, dijo de sus propios compañeros: "hay mucha gente santa, algún malo (...) y los del partido propio que son unos hijos de puta", o a mandatarios extranjeros, como al entonces primer ministro británico, Tony Blair, al que calificó de "gilipollas".

Para estimular, para favorecer y 'para follar'La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, también suele dejar "perlas" en las hemerotecas como cuando se alegró de dar un puesto en Caja Madrid a uno de IU a costa de un "hijoputa", en concreto del consejero Fernando Serrano.

A Federico Trillo los micrófonos le jugaron una mala pasada cuando era presidente del Congreso con el "manda huevos" que pronunció durante una sesión de control al Gobierno, exclamación que por simpática se convirtió en una de las más recordadas en el hemiciclo.

Otras muy sonadas fueron las declaraciones del diputado del PSOE Antonio Carmona en las que afirmaba que si hacía falta, hundían otro barco, cuando las aguas de la costa gallega estaban todavía teñidas de negro por la catástrofe ecológica que provocó el "Prestige".

En fin, la historia es interminable, pero para firmar la paz con los políticos lo mejor será suscribir un acuerdo, como el que propuso Rodríguez Zapatero, para "estimular, para favorecer y 'para follar'", en uno de los lapsus más divertidos que se recuerdan.


Sobre esta noticia

Autor:
Manelprofessor (5477 noticias)
Visitas:
397
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.