Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Pirlo De Félix escriba una noticia?

La independecia de Andrés Artero según Pirlo de Félix

11/07/2009 09:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Andrés Artero es un joven varón de 35 años de edad, que explica sus problemas y las razones que tiene para solventarlos y como busca la ayuda de un conocido adinerado, separado y sin hijos

La Independencia de Andrés Artero.

Andrés Artero es un chico de treinta y cinco años, natural de Castellón, que después de muchos problemas en la vida, ha conseguido de este modo, salir de la angustia de terminar la carrera de periodismo, para conseguir; sus fines y objetivos.

El olvidarse de los tres años que le faltan y alguna asignatura que lleva pendiente de otros años, en general y vivir en casa de sus padres en particular son los dos máximos problemas a los que se enfrenta Andrés Artero, todos los días, desde que se levanta a las siete de la mañana, para ir a desayunar, hasta que se acuesta por la noche después de cenar.

Andrés piensa:

Si ahora tengo treinta y cinco años y me quedan por lo menos tres años para acabar periodismo y contando con que al año siguiente me contrataran sumo en total de años cuatro, o sea, que cuando tenga treinta y nueve años de edad, podré independizarme de mis padres.

Piensa esto Andrés y en sus cálculos no está él equivocado.

Andrés conoce a un vecino de la misma calle dónde él vive que no se casó nunca y no tiene ningún familiar que le cuide, éste se llama Juan Castell y tiene una casa muy cerca de la vivienda de los padres de Andrés.

Juan Castell era de joven labrador, sus padres le dejaron en herencia muchos terrenos, los mismos que él con su esfuerzo diario ha seguido cultivando, pero muchas veces sin el querer vender ha ido un constructor y le ha cambiado el terreno de cultivo por dinero y fincas con vivienda.

Cómo Andrés no está por la labor de terminar los estudios, mucho antes de empezarlos vio la posibilidad de encontrar un mecenas, para lograr todos sus fines. Este es intentar ser el heredero de Juan Castell.

Cuando le ha hecho falta a uno la ayuda del otro, se han ayudado. Ahora Juan Castell se ve poco de un ojo, y bajo prescripción médica, le ha dicho el oculista que debe todos los días dos veces ponerse unas gotas en los ojos.

Ya hace tres años que Andrés Artero hace de enfermero en casa de Juan Castell, aquél no sabe si va ha ser heredero de éste, pero siempre le hace compañía. Tanto si son en labores de labranza cómo si son en funciones de enfermero. Un hecho está claro que para Juan la compañía de Andrés es grata.

Andrés es cómo es, pero cuando van los dos juntos, al médico, ó de recados o en otras labores cómo por ejemplo ejercer el derecho al voto. Andrés ve luz al final del túnel, y se dice:

-Seguro que Juan se acuerda de mí el día en que se muera, no sé si mucho o poco, pero es más fácil que me independice de mis padres, por se heredero de Juan, que por trabajar cómo periodista.

No le llamaría ambición, al binomio que forman Andrés Artero y Juan Castell y el resto de vecinos que los ven tampoco, denotan tintes de los que se pudiera escribir algún hecho como la avaricia o aprovechamiento por parte de alguno de ellos.

Todos los vecinos lo saben, que el uno por no tener dinero, como para comprarse o alquilarse una casa y el otro por no tener más compañía que la casa en la que vive han optado por cuidarse uno del otro.

Los padres de Andrés están jubilados y además con la pensión del padre y la madre la empresa para la que trabajaba el padre de Andrés tiene un plan de pensiones y todos los meses, el estado les pasa el importe de la jubilación por el banco a sus padres.

Juan Castell tiene acciones de la empresa donde trabaja el padre de Andrés con lo cual el padre de Andrés procura olvidar pronto cualquier problema o discusión que diariamente afectan a una familia en la que hay un joven de treinta y cinco años, que no se va de casa y que no trabaja de manera fija ni termina sus estudios de periodismo.

El hecho de que con treinta y cinco años viva en casa paterna, es un hecho económico y de dejadez por parte de Andrés, ya que él piensa:

-Si me pongo a trabajar dejaré de estar en compañía de Juan y puedo poner en peligro, mi fortuna, ya que él no tiene familia a la que dejar sus bienes, si yo que lo conozco de toda la vida y más ahora que depende un poco más de mi, cojo yo y me independizo, tampoco estaría eso muy bien ya que si él me ha tomado confianza durante todo este tiempo ahora que se encuentra mal y no tiene compañía deberíamos por lo menos seguir viéndonos todos los días.

Andrés ha apostado fuerte por ser amigo de Juan Castell.

Las cosas como sean Andrés Artero es amigo de Juan desde hace casi treinta años y Andrés sabe lo cara que está la vida, en lo económico. Pero Juan sabe lo dura que es la soledad en la vejez, por que el uno sin otro, sin la relación que guardan, tampoco se concibe.


Sobre esta noticia

Autor:
Pirlo De Félix (64 noticias)
Visitas:
296
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.