Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Bet Asaver escriba una noticia?

Innovación, ¿para quién la innovación?

17/01/2011 10:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Parece ser que España la innovación se entiende como la ejecución de grandes proyectos que, si bien son cabeceras de grandes titulares, son cuestionables desde el punto de vista de su impacto económico real

Innovación, cuando desde la clase política o los dirigentes empresariales se referencia esta palabra, suelen aparecer exclusivamente tres conceptos vinculados a la misma: AVE, energía limpia y subvenciones. Grandes palabras, grandes proyectos, grandes partidas presupuestarias.

Pero la innovación no entiende de dimensión, entiende de transformación, de generar nueva realidad. ¿Por qué se insiste en que construir granjas y granjas de molinos es innovación? ¿Es esto la innovación o simplemente pura y dura inversión en una tecnología madura? Innovar como concepto supone poner en marcha económicamente los conocimientos y productos obtenidos en I+D (productos o procesos). Pero ¿dónde está el límite en el que una nueva implantación del mismo producto ya no es realmente una innovación? ¿Dónde se encuentra la novedad? ¿Qué nuevo beneficio se obtiene? ¿Estamos confundiendo implantación masiva de tecnología con innovación? Puede ser, pero ¿por qué, el concepto innovación no está claro o es mejor dejarse confundir?

Quizá sea aún más básico, si como sociedad tenemos una tarea pendiente en el desarrollo de actividades innovadoras es sencillo agarrarse a escasos ejemplos que recibimos y asumirlos como tales. Somos innovadores porque tenemos una gran red de comunicaciones vía AVE, ahh!!! ¿Qué más? Y molinos de energía eólica, ahh!!! ¿Qué más? Grandes partidas presupuestarias para financiar I+D+i, ahh!!!! Ya lo tengo, hemos vuelto al despotismo ilustrado: grandes obras tecnológicas y partidas del Estado en las que sólo participan grandes empresas y el Estado, dejando al margen al restode la estructura económica, total no saben de qué va esto... Pues sí, si lo sabemos, y es más, que alguien me explique cómo son posibles ciertas situaciones ¿cómo es posible que en la solicitud de una subvención un funcionario evalúe si un proyecto es innovador o no? ¿Este funcionario trabaja en la economía real? ¿Tiene necesidad de innovar? ¿Su estructura de razonamiento es innovadora? ¿Cómo es posible que se evalúe lo innovador por no innovadores y en base a criterios puramente administrativos? Menudo chiste, esto sí es innovar en la comicidad.

Innovemos, seamos genuinos, alternativos, salgamos de nuestro espacio de comfort. Seamos indisciplinados y creativos

Surgen curiosos conceptos: ciudades innovadoras, empresas innovadoras, comunidades innovadoras. Dejémonos de tonterías, que el internet llegue a un pueblo determinado de nuestra geografía no es innovación: es avanzar hacia una recuperación precaria de un retraso tecnológico objetivo. Innovación es lograr que la llegada de internet transforme, mediante acciones concretas los modelos de organización y economía del lugar. Y, ciertamente quien no es innovador pondrá buenas intenciones (a veces no...), pero su resultado no irá más allá de poner físicamente un cable (o una red de vías AVE...).

La innovación es necesariamente positiva, y obligatoriamente económica, con resultados objetivos y cuantificables del resultado de la innovación. Pero, me resulta proyectar este positivismo sobre la estructura organizativa de España, ¿cómo es posible que los jóvenes prefieran como primera opción trabajar como funcionarios?¿Un país así tiene futuro? ¿Cuánto talento es absorbido por la administración pública para la ejecución de tareas repetitivas y contrarias a la innovación? ¿Cómo es posible que los planes de formación para desempleados incluyan cursos de formación para emprendedores e innovadores sean de carácter absolutamente teórico? ¿Es que ni en la formación pretendidamente práctica se es capaz de innovar? Vaya, desde luego no me he puesto positivo, aunque lo que planteo si tiene un trasfondo claramente de oportunidad: sólo si conocer a tu enemigo podrás vencerle. Y, hoy por hoy uno de los mayores enemigos del innovador en España son los grandes planes del Estado y las grandes empresas. Sólo se puede innovar al margen de ellos. No nos los pongamos como ejemplo a seguir, sino como criterio a evitar.

Innovemos, seamos genuinos, alternativos, salgamos de nuestro espacio de comfort. Seamos indisciplinados y creativos. Trabajemos por erradicar la administración masiva y sobredimensionada, todo aquello que no aporte socialmente, no vale. Y, sobre todo, que los innovadores aprovechen la tecnología para crear sus espacios de intercambio de desarrollo, de construcción de alternativas, de inicio de la transformación.

¿Cómo es posible que se evalúe lo innovador por no innovadores y en base a criterios puramente administrativos?

Estamos en contacto!!!


Sobre esta noticia

Autor:
Bet Asaver (51 noticias)
Visitas:
635
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.