Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ecoliberal escriba una noticia?

El intercambio pacífico de mercado, no la política, aprovecha el valor de la diversidad

9
- +
04/02/2020 07:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageQue hay beneficios inherentes en la diversidad es un artículo común de fe en nuestros tiempos democráticos/populistas. Lo escuchamos en y sobre las universidades, los negocios, la política, el entretenimiento, etc. Sin embargo, típicamente oímos hablar de ello en términos de forzar más diversidad en aquellos cuya diversidad en una dimensión particular no está a la altura del estándar arbitrario de alguien más.

Sin embargo, las discusiones de gran volumen sobre el tema a menudo proceden como si la diversidad fuera el fin relevante deseado, mientras que casi ignoran si esa diversidad expande nuestras posibilidades conjuntas o las contrae al aumentar la balcanización social. Y las políticas que refuerzan las divisiones entre los grupos imponiendo un tratamiento dispar, hacen esto último. Los puntos de vista de suma cero o negativa que representan, y las soluciones de arriba hacia abajo que se derivan de ellos, en realidad desvían nuestro enfoque del mayor motor que la humanidad ha descubierto para convertir la diversidad en mercados libres de beneficios mutuos.

Los mercados libres convierten la diversidad en ganancias compartidas generalizadas, facilitando la cooperación social, mientras que la diversidad coaccionada se basa en la imposición de daños a grupos particulares, desplazando las posibilidades de cooperación social.

Los individuos tienen diversos gustos, antecedentes, culturas, experiencias, circunstancias, etc., lo que produce desacuerdos sobre los valores de los bienes y servicios. El intercambio de mercado, sin embargo, permite que todos se beneficien de esas diferencias. La razón es que el comercio voluntario proporciona beneficios que superan los costos para ambas partes. Por lo tanto, los valores divergentes que surgen de las innumerables diferencias llevan a intercambios que crean riqueza para todos los involucrados. Todos ganan con su diversidad, sin que los deseos de nadie sean ignorados o anulados simplemente porque son diferentes de alguna manera. Por el contrario, la diversidad impuesta coercitivamente beneficia a cualquier grupo que pueda dominar políticamente imponiendo cargas a los demás.

Los individuos tienen diversas habilidades, destrezas, circunstancias, climas, tradiciones, inversiones previas, etc., que también conducen a costos de producción muy diferentes entre personas y lugares. Por consiguiente, la especialización en la producción para el intercambio con otros puede reducir drásticamente los costos y aumentar nuestras capacidades para suministrar lo que la gente quiere, expandiendo aún más las ganancias mutuas de la diversidad. Pero la diversidad coercitiva aumenta nuestras diferencias en lugar de integrar mejor nuestros esfuerzos, lo que pone en peligro los cimientos de dichas ganancias.

Además, las arenas donde las diferentes ideas y costumbres, han entrado en contacto voluntario siempre han sido fuentes primarias de nuevas y mejores formas de hacer las cosas. «¿Podría lo que hacen funcionar mejor para mí que lo que estoy haciendo ahora?» motiva la comunicación, la evaluación, la aplicación, la imitación y la modificación que convierten la diversidad en beneficios para los demás. Por eso los centros de comercio, en particular los puertos, siempre han sido centros de emprendimiento y avance, y por eso las ciudades han sido las incubadoras de grandes cantidades de innovación, que nadie debe ni puede imponer desde afuera. Sin embargo, el aumento coercitivo de la separación de los grupos socava esta interacción altamente creativa y productiva.

Los acuerdos de libre mercado también producen beneficios mutuos a partir de un cambio dinámico. Nuestra diversidad de tiempo, lugar y circunstancias significa que algunos de nosotros aprendemos nueva información productiva que otros aún no conocen. Cuando tales descubridores actúan sobre esa información en los mercados (por ejemplo, comprando más de un bien que se ha descubierto que pronto será de mayor valor) comunican los cambios resultantes en las escaseces relativas más rápidamente y con mayor precisión que cualquier otro mecanismo de comunicación social. En consecuencia, se cometen menos errores, lo que beneficia a todos. Sin embargo, cualquier cosa que aumente el separatismo y la desconfianza del grupo, en lugar de la apertura a las relaciones pacíficas, deprecia los incentivos para buscar esa información o comunicarla productivamente a los demás.

La diversidad entre los individuos es un hecho. Pero el hecho de que sea un beneficio social depende de si crea excusas para luchar entre sí por un tratamiento especial u ofrecer a los miembros beneficios mutuos. Los esfuerzos recientes se han centrado en «soluciones» que representan las primeras, pasando por alto que, como dijo Dwight Lee, «la politización de nuestras diferencias es mucho más probable que haga de la diversidad una fuente de conflicto que una causa de celebración». Los estadounidenses harían mejor en recordar la máxima del rabino británico Jonathan Sachs de que «es a través del intercambio que la diferencia se convierte en una bendición, no en una maldición», y centrarse en cambio en el avance de los acuerdos voluntarios que permiten a todos avanzar pacíficamente en sus fines, incluso cuando difieren.

Fuente.


Sobre esta noticia

Autor:
Ecoliberal (2124 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
230
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.