Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Edelweys escriba una noticia?

Intolerancia.23

23/01/2010 19:48 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Muy bien, le contesto Ruth

Muy bien- le contesto Ruth- pero por el timbre de tu voz, me parece que no tanto como a tí. Parece que has tenido un excelente fin de semana. Llamé en dos oportunidades a tu casa y tu madre me dijo que habías salido con Boris y que no habías vuelto- le dijo con un cierto tono burlón, mientras se reía.

-Me ha ido fantástico- le dijo Natasha con un tono romántico – No puedes imaginarte cuánto. Boris me ha dicho que me ama y me ha pedido que me vaya a vivir con el-

-Que buena noticia- le contestó entusiasmada su amiga –entonces él piensa volver a radicarse en Buenos Aires? Parece que lo has enamorado perdidamente-.

-En verdad creo que lo he enamorado perdidamente- le respondió Natasha y cambiando la voz por una mas grave continuó –pero él no piensa radicarse de nuevo aquí. Me ha pedido que me vaya a San Francisco-.

-No pensaras irte, verdad?- le dijo con tono triste Ruth.

-Creo que ya lo tengo casi decidido. Mi madre me apoya en un cien por ciento y Gladys acaba de hacerme saber que aunque le duela tener que decirme adiós, le parece que es una decisión acertada.

-Si- le dijo Ruth cavilando en las palabras que iba a decir – no podemos ser tan egoístas. Gladys tiene toda la razón. Es tu felicidad y tu vida sentimental la que está juego y eso no es poca cosa.

-No – dijo resueltamente Natasha – de verdad que no es poca cosa. Especialmente en mi caso. He esperado por él, aún sin saberlo y sin esperanzas de que pudiera conseguirlo, demasiado tiempo como para decirle adiós y dejarlo marchar-.

-Te noto tan decidida como feliz- le contestó Ruth – así que aunque a mi también me duela tener que decirte adiós, con mucha pena, pero sinceramente, te digo que me alegro mucho por tí-.

-Gracias- dijo emocionada Natasha- vosotras no sabéis lo que me ayudan apoyándome en esta decisión. No creas que es muy fácil para mí decir adiós a todo lo que rodeó a mi vida, hasta este momento. Pero he descubierto una vida nueva junto a Boris y no pienso perdérmela-.

-Por supuesto. Te entiendo y vuelvo a darte toda mi bendición- le dijo Ruth.- Ahora si me disculpas debo cortar, pues Isaac me está haciendo señas que tiene hambre y que quiere que empiece a preparar la cena-.

Al día siguiente Boris le envío al director del diario dos crónicas que ya tenía escritas con anterioridad, proponiéndole continuar con la serie durante un tiempo, de estar conforme y de acuerdo.

Al director le encantaron las dos columnas que mandó Boris y le dijo que se tomara el tiempo que deseaba para continuar con las mismas, siempre que cumpliera la promesa de enviárselas periódicamente.

Natasha se mudó a vivir con Boris ese mismo día. Quería saber como sería compartir su vida con el ser amado, tanto cuando se despertara con sueño y sin demasiado humor por las mañanas o cuando volvíera con malhumor del trabajo por las tardes o noche.

Quería saber también si era capaz de llevar adelante una casa. Encargarse de las compras. Preparar la comida. Lavar y planchar la ropa. Eran todas tareas que Natasha nunca había hecho con regularidad y mucho menos desde que había comenzado la residencia.

Después de la primera semana que se impuso como prueba para poder comprobar su capacidad como ama de casa y viendo que convivir con Boris era maravilloso, decidió que lo mejor era abandonar la residencia y empezar a estudiar para rendir el examen en Estados Unidos. Sabía que no era fácil y tendría que dedicarle mucho esfuerzo y tesón si quería aprobarlo, pero no dudaba de su constancia ni de su capacidad.

Había estado estudiando desde los seis años. Desde esa edad había comenzado a estudiar el inglés por consejo de sus padres quienes le decían que era el idioma universal y que lo iba a necesitar durante el transcurso de su vida y no había dejado de hacerlo hasta poco antes de recibirse de médica y no por cansancio o aburrimiento del idioma, sino porque los últimos exámenes de la carrera y los de ingreso a la residencia, le insumieron demasiado tiempo.

Ese fin de semana cuando fueron a cenar a la casa de sus padres, Natasha propuso el tema para que lo discutieran entre todos.

-Me parece una excelente idea la que has tenido, mi amor- le dijo Boris – Les escribiré a mis compañeros de redacción para que te consigan todos los datos y libros necesarios para prepararte y les pediré que me lo envíen por correo postal-.

-Perfecto- le contestó Natasha- yo había pensado en pedírtelo. Se que a través de los periódico se tienen todas las conexiones del mundo e imaginaba que podían conseguirlo-.

-Ni lo dudes- le contesto sonriente Boris – somos capaces de conseguir cualquier cosa. Siempre tenemos algún contacto o conocidos que puedan facilitárnoslo. Y de no ser así, pues simplemente llamamos por teléfono al que corresponda, nos presentamos como periodistas y rara vez se niegan a hacernos el favor-

-Perdonen que cambie totalmente de tema y les haga una pregunta personal- dijo la madre entre temerosa y segura de lo que quería preguntar – tal vez les moleste me ingerencia, pero debo preguntarles. Por favor no tengan reparos en hacerme saber que no es de mi incumbencia, en caso de así considerarlo. De acuerdo?-.

-Pregunta mamá- le contestó Natasha –nunca has sido indiscreta. No creo que lo que vayas a preguntarnos pueda molestarnos. Qué quieres saber?-.

-Vosotros dos pensáis casaros?- dijo la madre casi con un hilo de voz – no quiero meterme en sus asuntos personales pero, si está en sus planes el casamiento, me haría muy feliz que os caséis primero aquí en Argentina. Siempre he soñado con verla a Natasha entrando a la iglesia con su traje blanco y si decidís casaros en San Francisco no podré verla, no por lo menos personalmente-.

-No hemos hablado aún de eso- dijo Natasha sonrojándose – No hemos tenido oportunidad de que se presentara la ocasión de hablar de ese tema-.

-No, es verdad –respondió Boris rápidamente – no hemos tenido ocasión hasta ahora, pero me parece que el momento es más que oportuno. Por supuesto que pensamos casarnos, verdad Natasha?. Ambos somos muy creyentes y no nos gustaría formar una familia en la ilegalidad-.

-De hecho- respondió con seguridad Natasha – a mi no se me ocurriría formar una familia sin tener previamente la bendición de Dios-.

-Tendremos que ver entonces, - continuó Boris – si tenemos tiempo suficiente para preparar un boda antes de nuestra partida. Me parece que tendré que hacer volar mi imaginación para tener muchas anécdotas que enviar para mis columnas-.

-Puesto que las que estas enviando se refieren a las costumbres argentinas desde todos los puntos de vista, pues has escrito sobre nuestro estilo de vida, la comida, las vacaciones, las salidas, etc, podrías agregar el tema de las bodas y con eso tendrías para algunas columnas más- dijo sonriente Natasha.

-Podría, y de hecho voy a hacerlo- respondió Boris – a medida que vayamos preparando la nuestra, iré encontrando temas para seguir escribiendo. Así que voy a contestarle a su pregunta, señora. Si. Podemos casarnos en Argentina, aunque luego tendremos que revalidarla en Estados Unidos, sobre todo para que Natasha no tenga problemas con la visa. Otra ocupación más para mis compañeros! Tendrán que averiguarme todo lo que hay que hacer para llevarte con visa de novia. O mejor dicho, de esposa porque para entonces ya estaremos casados-.

-No puedo creer a la velocidad que estoy haciendo todas las cosas últimamente. Hasta ayer estaba sola y

Sobre esta noticia

Autor:
Edelweys (185 noticias)
Visitas:
1340
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.