Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Edelweys escriba una noticia?

Intolerancia.37

24/01/2010 18:38 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Entonces te pido por favor

Entonces te pido por favor que me abras tu corazón- le dijo suplicante Seba –tal vez pueda ayudarte. Yo, al igual que tus amigas y tu madre, también creo que te has enamorado de mí. Lo leo en tu mirada. Lo siento en tus labios. Por eso ese día intenté hablarte sobre mis sentimientos. Para que tú te abrieras y me dijeras los tuyos. En cambio me echaste de tu vida sin darme ninguna oportunidad. No lo hagas nuevamente ahora. Has sido tú la que vino a buscarme. En el fondo de tu corazón sabes que estoy diciendo la verdad y la aceptas, pero te niegas a decirlo abiertamente porque algo te tiene atrapada en una oscuridad, de la que no puedes salir-.

Tati seguía llorando sin parar. Con una mano tenia apretada la de Seba con fuerza y con la otra hacia dobleces en su vestido nerviosamente.

-No se por donde empezar- le dijo entre sollozos Tati.

-Empieza secándote las lágrimas y sonándote la nariz –le dijo riendo Seba sin dejar de abrazarla. -Creo que ese es el mejor principio y luego cuéntamelo todo. Estoy seguro que las cosas van a empezar a cambiar para ti, después de esa apertura. Te lo prometo-.

-Cuando tenía quince años yo creía estar muy enamorada de un chico de mi clase- dijo Tati todavía gimoteando- sabes que los sentimientos a esa edad son muy fuertes!

Cuando él me invito a salir por primera vez, me sentí la chica mas afortunada del mundo. Fuimos al cine y me abrazó y me besó en los labios. Yo sentía un mundo de sensaciones que se abrían ante mi y que me recorrían todo el cuerpo. Creo que nunca me había sentido tan feliz como en ese momento.

Luego fuimos a caminar. Caminamos durante mucho tiempo. Yo me sentía como si caminara en medio de las nubes. Estaba anocheciendo cuando llegamos a un lugar. Era muy solitario y………NO! - no puedo seguir contando. Lo siento- dijo Tati al tiempo que se levantaba de la mesa desprendiéndose de su abrazo.

Seba le tironeó de una mano y con la otra la obligó a sentarse nuevamente – No vas a irte sin terminar de contarme. Quiero que te quede bien claro. No voy a permitir que ese recuerdo te atormente toda la vida. Te quiero demasiado como para no hacer todo lo que esté a mi alcance para ayudarte-.

-Nadie puede ayudarme- dijo Tati mientras las lágrimas le caían a borbotones – nadie puede borrar ese momento de mi vida. Ni siquiera tú y ese supuesto amor que ostentas hacia mi. Ya te lo he dicho muchas veces. No creo en el amor, ni siquiera en ese que dices sentir por mi. Los hombres. Todos los hombres piensan nada más que con su pene-.

-No puedo cambiar la fisiología masculina. Es verdad que la mayoría del tiempo cuando estamos frente a una chica pensamos, como tu dices, con el pene. Yo no inventé la fisiología ni las hormonas.

Pero también es verdad que cuando el amor se interpone entre ellos, me refiero al pene y las hormonas – dijo Seba con ironía - todo pasa a un segundo lugar. Y por supuesto también es verdad que queremos usarlos a ambos con ese ser amado, pero siempre dominados por ese sentimiento. Por favor. Sigue contando-.

-Él, Él …..me violó. Yo no quería hacerlo. No en ese lugar. No en esas condiciones. El me obligó. Me desgarro mi ropa interior y me penetró. Fue tan doloroso como vergonzoso para mi- dijo Tati sin dejar de llorar y apoyando su cabeza en el hombro de Seba y dejando que él le acariciara sus cabellos. Seba empezó a besarla por la frente, las mejillas y finalmente los labios. Fue un beso apasionado e interminable. A ninguno de los dos les importó la gente que estaba en la cafetería presenciando la escena.

-No todo terminó ahí- le dijo Tati ya sin llorar – Al otro día en el colegio se burló de mi con sus amigos. Me hizo sentir una prostituta.

Nunca voy a saber como interpretar esa conducta masculina. Gracias a Dios, otra a la que le hizo lo mismo, tuvo el valor de denunciarlo en forma inmediata. Le tomaron una muestra del semen de su vagina y corroboraron que pertenecía a esa persona. Cuando lo detuvieron, varias de las chicas que habían sido violadas se atrevieron a unirse a la denuncia. Yo jamás pude hacerlo. Al chico lo enviaron a un reformatorio. Jamás volví a verlo, por suerte. No se como reaccionaria hoy, si me enfrentara cara a cara con él. Es que siempre me he sentido mal por no haberme unido a ese grupo de chicas que lo denunció. Nunca tuve coraje. Me sentía tan avergonzada por todo lo sucedido. Sabes? No se porqué a las personas violadas les nace un sentimiento de culpa, como si ellas hubieran buscado la situación. Lo he leído en varias oportunidades en revistas de psicología y aún así, sabiéndolo, no he logrado vencer esa vergüenza. Es curioso no?.

Por esa vergüenza o por ese sentimiento de culpa o que se yo porque otra razón, jamás pude hablar del tema. Y eso me generó un sentimiento de culpa peor aún, que el de la violación, porque pensaba que si todas hubieran actuado como yo, esa persona hubiera seguido violando interminablemente. En cambio gracias a alguien que tuvo el coraje de denunciarlo, se puso punto final a la situación.

Incluso me decía a mi misma que si lo hubieran denunciado antes, no me hubiera pasado lo que me pasó y que al no denunciarlo yo permití que le pasara a otras personas. Fue un período de mi vida terrible.

Mis amigas me preguntaban a diario que me pasaba, porqué estaba tan triste y desconsolada. Porqué no quería salir, ni estudiar. Jamás pude contarles nada de todo esto, ni siquiera a Caitlyn que es mi amiga del alma. Ella es como la hermana que nunca tuve. Pero aún así, no pude contárselo. No se como has logrado que te lo contara a ti-.

-Con mi amor y con el amor que desperté en tí- dijo Seba mientras seguía besándola – Ahora entiendo con claridad tu desconfianza, pero si tú me lo permites, dedicaré mi vida entera a demostrarte que no todos los hombres somos iguales, aunque todos pensemos con el pene-.

-No se que decirte Seba-, dijo Tati mientras respondía sus besos con pasión- tengo tanto miedo de volver a sufrir otra decepción que no se si voy a animarme a intentar tener una relación verdadera contigo-.

-Viniste a mi para pedirme un encuentro sexual- dijo Seba riendo- empecemos por eso y luego veremos como resulta. Que te parece. Sin compromisos de ninguna parte. Aceptas?-.

-Acepto- dijo Tati- sólo hasta aquí llega el acuerdo. Aceptas tú que el mismo sólo llegue hasta aquí?

-Lo acepto- dijo Seba. Apenas termine mi horario de clases, me reuniré contigo para ir a ese hotel que íbamos siempre. O prefieres ir a otro? Digo para comprobar si realmente soy capaz de generar deseos en cualquier lugar del planeta y no en un lugar conocido-.

-No te burles de mi, por favor Seba- dijo Tati suplicante –estoy demasiado confundida. No necesito que me agregues más confusión-.

-No me estoy burlando- dijo Seba serio –jamás me burlaría de tí. Es que estoy tratando de cortar la tirantez de toda esta situación. Ha sido muy fuerte para ti. Y para mi también. Aunque me esperaba algo parecido, creo que no me imaginaba que hubiera sido tan terrible-.

-Te esperare aquí en la cafetería- dijo Tati-, no tengo deseos de volver a mi casa y ya mi clase de hoy terminó. Mis amigas se han ido. Me quedaré estudiando mientras tomo café. Nos encontraremos en este mismo lugar. Te parece bien?-.

-Me parece bien- le respondió con otro beso en la boca-, pero primero ve al toilet y lávate la cara. Tienes el maquillaje corrido. Refréscala bastante con agua bien fría para borrar las lágrimas. Quiero verte hermosa cuando regrese. No quieras verte en un espejo. Estás terrible. Pero me gustas de todas formas-.

-Hasta entonces – le dijo tirándole un último beso con la mano.

Pocos minutos después que Seba se fuera, vio a aparecer a Caitlyn quien se sentó junto a su mesa.

-Que haces aquí?- Le pregunto intrigada Tati.

-No habrás pensado que me marcharía a mi casa sin saber que había pasado entre vosotros dos, verdad- le dijo sarcásticamente su amiga- no puedo esperar ni un segundo más, para que me cuentes todo. Estuve esperando en la escalera hasta que lo ví salir de aquí. Después esperé para ver si salías también y al ver que no lo hacías, simplemente entré. Has estado llorando. Tienes todo el maquillaje corrido y los ojos hinchados-.

-Lo se – dijo Tati cubriéndose el rostro- Seba me lo acaba de decir. Iba a ir a arreglarme, porque me ha dicho que estoy horrible-.

-Horrible?- dijo asombrada su amiga- ¿te ha dicho que estas horrible? Cómo ha podido ofenderte así!-.

-No me dijo horrible, me dijo terrible que es lo mismo- dijo Tati riéndose.

-No no es lo mismo. Acepto que te haya dicho terrible, pero no hubiera aceptado jamás que te dijera que estás horrible. Aunque en realidad lo estás. Ven vamos a ver si podemos recomponer esa cara.


Sobre esta noticia

Autor:
Edelweys (185 noticias)
Visitas:
123
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.