Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Edelweys escriba una noticia?

Intolerancia.48

24/01/2010 23:17 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

De pronto se escuchó por el altavoz

De pronto se escuchó por el altavoz. “Su atención por favor. Su atención por favor. Necesitamos saber si la Sra. Tatiana Hoffman se encuentra en esta sala. En caso afirmativo, por favor acercarse a recepción donde requieren su presencia. Muchas gracias. Repetimos………”-.

Tati pegó un salto en la silla a la vez que gritaba. –Mis padres! -Y dirigiéndose a Ruth le dijo con alegría, –Seguro que mis padres acaban de llegar. Vayamos inmediatamente a recepción-.

-.No se si yo debería ir contigo- le dijo Ruth miedosa. –No creo que tus padres quieran verme-.

-No digas tonterías Ruth- le dijo al tiempo que la tomaba de la mano y tironeaba de ellas para obligarla a levantarse de la silla, – vamos-.

Ruth, que había comenzado a levantarse de la silla, volvió a sentarse. –No, es mejor que me quede aquí – dijo – mejor ve tu sola-

-Por favor Ruth- le dijo volviendo a tirar de su mano para levantarla. –No hagas que te lleve a la rastra-,

Llegaron casi corriendo a recepción. Al ver a sus padres, Tati se tiro en brazos de uno primero y del otro después. Ambos la abrazaron y la besaron con dulzura, mientras las lágrimas asomaban por sus ojos al comprobar que su hija estaba bien, que se hallaba ilesa. Al notar que no se hallaba sola, hicieron una mueca con la cara y Natasha, en un tono difícil de determinar, dijo – Hola Ruth, cómo estás-?

-Sebastián ha muerto- le contestó Ruth, mientras irrumpía nuevamente en un llanto incontrolable.

-No!-Dijeron Natasha y Boris a dúo.

Natasha se soltó del abrazo de su hija y corrió a abrazar a Ruth. Lo hizo con tantas fuerzas, que casi le cortó la respiración. –No puedo creer lo que me estás diciendo! No puedo creer que la vida se ensañe tanto contigo! Ruth por favor perdóname todas las estupideces que te he dicho por teléfono. Sabes muy bien que en realidad, no las sentía. No se que me pasó. Yo nunca había reaccionado con anterioridad de esa manera en mi vida-.

-Tampoco yo- le respondió Ruth en medio del llanto. - Tampoco yo! Y sabes muy bien que tampoco sentía lo que te estaba diciendo. Creo que las dos entramos en pánico al ver que nuestros hijos habían crecido y tomaban decisiones por si solos, sin escuchar nuestros consejos-.

-Si, es verdad- acotó Natasha. –Creo que entramos en pánico al ver que no nos obedecían. Al ver que eran tan adultos que podían tomar esas decisiones, pese a nuestra oposición. Desde cuando estás aquí-?

-Desde ayer- respondió Ruth. –Apenas me enteré del ataque. Sebastián me había dejado en el contestador la información que habían decidido pasar la luna de miel en ese hotel. Incluso me dejó el número de teléfono, por las dudas que necesitara algo. Por suerte no había borrado el mensaje. De esa manera pude corroborar que se trataba del mismo hotel donde se había producido el atentado. Inmediatamente tomé el primer avión que conseguí. Vivo relativamente cerca de aquí. Por suerte estuve al lado de tu hija cuando recibió la noticia de Sebastián. Cuando se quedó dormida la noche anterior, no sabía nada acerca de él. Yo lo reconocí en la morgue-.

-Por Dios Ruth! –dijo Natasha al tiempo que se tapaba la boca. –Que momento has tenido que pasar y sola además! Sabes muy bien cuanto lamento tu pérdida. No puedo creer que la vida haya sido tan injusta contigo. No puedo creer que te haya sucedido la misma tragedia dos veces y que hayas perdido a todos tus seres queridos. Dime en que puedo ayudarte. Ya se que no puedo reparar las pérdidas, pero si hay algo en lo que pueda ayudarte, sólo tienes que decírmelo-.

-Gracias- dijo Ruth con tristeza. –Se que puedo contar contigo. Tatiana y yo hemos decidido quedarnos hasta que estén los resultados del ADN y nos entreguen el cuerpo de Sebastián-.

-Y cuánto tiempo puede tardar eso-? preguntó Natasha.

-Mínimo una semana, pero podría ser más- le respondió Ruth. Ustedes van a quedarse con nosotras-?

-Por supuesto- dijo Boris interrumpiendo la conversación. -Claro que vamos a quedarnos. No nos iremos de aquí sin nuestra hija y si ella ha resulto no irse sin los restos de su marido, esperaremos todo el tiempo que sea necesario. Lo piensan llevar a San Francisco-?

-Si- respondió Ruth. –Es probable que yo también me mude a San Francisco. Todavía no lo se. No quiero volver a Israel y si Tatiana quiere llevarse el cuerpo de Seba para allá, a mi me gustaría mudarme también. Después haría trasladar los restos de mi marido y mi otro hijo-.

-Me parece una buena idea- le respondió Natasha. -Te hará bien alejarte de esos recuerdos tan dolorosos que tienes. No tendrás inconveniente en conseguir trabajo allá. Y por lo menos, nos tendrás a nosotros-.

-A ustedes y a mi ……. Dijo Ruth, mientras se tapaba la boca al darse cuenta que estuvo a punto de decir nieto, cuando los padres de Tati no sabían nada al respecto-.

-Y a tu qué? – le preguntó Natasha curiosa.

-A mi ….. a mi nuera –respondió aliviada Ruth al darse cuenta que había podido salir del aprieto. -No sabes lo buenas amigas que nos hemos hecho en este periodo de dolor que nos ha unido-.

-Que buena noticia- respondió entusiasmada Natasha. –Me alegro mucho por ambas-.

-No se que estamos haciendo en este hospital todavía- dijo Boris con aire de asombro. -Vayamos a un hotel todos juntos. La espera será más fácil si estamos en compañía-.

-Espera papá- le dijo su hija- yo estoy teóricamente internada en este hospital. Necesito que me den el alta para poder irme-.

-Y porque estás internada? Sufriste alguna herida que no sabemos-? preguntó Boris asustado.

-No papá- dijo Tati. –No sufrí ninguna herida. Yo me había quedado en la habitación y cuando oí los disparos, me escondí debajo la cama. Logré escapar porque no me vieron. Pero es que todavía, tengo otra noticia para darles. Recién cuando Ruth dijo “y a mi” y se interrumpió, no se estaba refiriendo precisamente a mi, como después aclaró. Estoy embarazada! No encuentro otra forma de decirlo y ella se refería a su nieto, sólo que cuando se dio cuenta que ustedes todavía no lo sabían, mintió para arreglar la situación-.

Natasha y Boris volvieron a abrazar a su hija con ternura. Que hermosa noticia, hija- le dijo Boris. Aunque la situación no sea lo ideal, no deja de ser una noticia maravillosa-.

-Ya lo creo- dijo Natasha haciendo un guiño de complicidad a Ruth. -Ahora entiendo tu interés por mudarte a San Francisco-.

-Así es- dijo Ruth. – Tal como le dije a tu hija, ese nieto será la única luz de esperanza que ilumine mi vida-.

-Por supuesto que así será- dijo Natasha. – Él será la continuación de tu hijo y volverá a traer alegrías a tu vida-.

-Dónde tenemos que dirigirnos para obtener tu alta y poder ir a un hotel? El viaje ha sido realmente largo y cansador, sobre todo hasta que a través de mis ex compañeros de trabajo, nos confirmaron que estabas bien y que estabas en este hospital sólo por precaución. Lamento no haberles encargado que averiguaran también sobre Sebastián.

Es que partimos de una manera tan atolondrada. Apenas tu madre supo la noticia por Caitlyn, me vino a despertar. Me vestí mientras tu madre llamaba al hospital para explicar la situación y avisarles que no iría a trabajar. Luego llamé al consulado, pero no logré comunicarme y posteriormente llamé a mis ex compañeros de redacción y les dije que, mientras yo tomaba el avión que me llevaría al lugar de los hechos, ellos me hicieran el favor de averiguar dónde y cómo estabas tú. Por supuesto me traje la laptop conmigo. Me enviaron un mail. Lo recibí mientras estaban en el avión. Cuando llegué a Estambul corroboré la noticia por teléfono. Me garantizaron que estabas bien. Por eso decidí alquilar un auto para llegar hasta aquí. Me sentía mas relajado y por eso pude manejar.

Ahora me gustaría ducharme y descansar- dijo Boris.

-No lo se. No se quien es el encargado de darme el alta- contesto Tati. –Preguntemos en recepción. Supongo que allí sabrán informarnos-.

La recepcionista llamó al médico de guardia para explicarle la situación. Era el mismo médico que había estado con ellas por la mañana. Le dijo que fueran a verlo al servicio de guardia para poder evaluar la situación.

Cuando Tati llegó a la guardia, el médico quiso cerciorarse que todo estaba bien con respecto al embarazo y le hizo una nueva ecografía. Chequeó luego su presión arterial y al comprobar que todo estaba en orden, le firmó el alta


Sobre esta noticia

Autor:
Edelweys (185 noticias)
Visitas:
924
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.