Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Edelweys escriba una noticia?

Intolerancia.49

24/01/2010 23:17 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Antes de dejar el hospital

Antes de dejar el hospital, averiguaron donde podían alojarse y se dirigieron a ese lugar.

Decidieron cenar primero, luego Boris y Natasha se retiraron a descansar.

Ruth y Tati se quedaron charlando hasta altas horas de la madrugada. Habían decidido compartir la habitación del hotel. Se quedaron profundamente dormidas. Cuando a la mañana siguiente Natasha vino a despertarlas, le costó trabajo conseguir que ambas abrieran los ojos.

Después de desayunar Boris propuso un recorrido por la ciudad. Tati le dijo a su padre que cuando habían elegido ese destino para su luna de miel, pensaban ir a conocer Capadocia, porque ella quería recorrer todos los lugares religiosos de la zona.

-Yo tenía muchísimo interés en conocer esas iglesias que no habían sido erigidas como edificios, sino cavadas en la misma roca o mejor dicho, en tobas calcáreas únicas en el mundo. Todas ellas luego, fueron decoradas con frescos- les explicó Tati a sus padres. - Después la belleza de las playas y las comodidades del hotel, nos habían gustado tanto que decidimos dejarlo para otra oportunidad. - No les parece irónico - preguntó Tati con lágrimas en los ojos, – que fuera justamente la “tranquilidad del lugar” uno de los motivos principales por lo que no hicimos ese recorrido por Capadocia? Si hubiéramos decidido hacerlo, tal vez no hubiéramos estado en el hotel el día que ocurrieron los hechos.

Y mira En que se transformo esa tranquilidad-!

-No te atormentes más hija- le dijo Boris. –Las cosas ocurren y era lo que el destino les tenía reservado a ustedes. Porqué? Quién puede responder a esa pregunta? Nadie. Es mejor que no estés dando vueltas y vueltas sobre un mismo tema. O es que acaso has sacado el tema porque deseas hacer ese recorrido-.

-Me gustaría mucho hacerlo papá- dijo Tati. -Se que no es el momento para tomarse vacaciones, ni siquiera tenemos el ánimo para estarlo, pero ya que tenemos que esperar todo este tiempo, a lo mejor nos vendría bien a todos reencontrarnos con todo lo místico que tiene esa región. Sabéis qué? agregó como recapacitando en algo que había venido a su mente en ese momento. -Sebastián me dijo que en algún momento Ruth iba a recapacitar sobre sus sentimientos y como vivía muy cerca de Turquía, tendríamos muchas oportunidades de hacer esta excursión. Pero si Ruth se muda a San Francisco dejará de estar cerca. Y nosotros lo mismo. Ahora estamos a un paso-.

-A un paso hija?- le respondió Boris, – debe haber más de 500 kilómetros hasta ese lugar. Esto te parece a un paso?

-Si, si lo comparamos con la distancia que tendríamos desde San Francisco- le dijo resueltamente Tati.

-Es verdad lo que ella dice-acotó Natasha. – Si bien 500 kilómetros es mucha distancia, comparada con la que tendríamos que hacer si volviéramos a esta zona desde nuestra casa para conocer ese lugar, podría decirse que queda aquí a la vuelta-.

-Están todas de acuerdo-? Preguntó Boris. –Tienen ganas de ir hasta allá?-.

-Tal como dijo Tati, no es el momento ni la ocasión para estar de vacaciones, pero igual que ella, pienso que la espera obligatoria a la que estamos sujetos sería menos tediosa si hacemos ese viaje- dijo Ruth. –Además si mi hijo le prometió llevarla allí, ya que él no puede hacerlo, me gustaría ser yo quien la acompañe-.

-De acuerdo y que piensas tu Natasha-? preguntó Boris con la secreta esperanza que dijera que era una locura emprender semejante viaje.

-Me parece que si Tati quiere ir y Ruth está de acuerdo, yo también lo estoy- dijo Natasha.

-Si es así, mañana partiremos hacia esa región. Iré a una agencia de viajes para informarme como llegar.

Recorrieron un poco de la ciudad y pararon frente a la primera agencia que encontraron. Allí supieron que a las 8 de la mañana partía un avión desde Estambul hacia Ankara y que el vuelo sólo duraba una hora. Compraron los cuatro billetes y decidieron irse esa misma tarde para esa ciudad.

Partieron desde el aeropuerto de Estambul tal como estaba previsto. Llegaron a Ankara y decidieron hacer el recorrido en auto, por lo que alquilaron uno en el mismo aeropuerto. Nadie estaba de ánimo como para compartir la algarabía de un micro de excursión.

Estuvieron cuatro días recorriendo toda la zona. Hubo muchas oportunidades en las que Tati lloró. Casi instantáneamente Ruth se unía a su llanto. Pero también hubo otras muchas donde los cuatro disfrutaron del magnífico paisaje y se regocijaron con todo lo atinente a lo religioso.

Volvieron a Estambul donde permanecieron un día y luego volvieron a Fethiye. Estaban ansiosos por saber si ya estarían los resultados. Tuvieron que esperar dos días más para que le entregaran el cuerpo y pudieran regresar a San Francisco.

El viaje de regreso fue duro, tanto para Tati como para Ruth, sabiendo que en la bodega estaba el féretro que contenía los restos del hombre que ambas querían tanto.

Cuando por fin llegaron a San Francisco, todos sintieron un cierto alivio. Decidieron no hacer ningún funeral. Simplemente transportaron el féretro al cementerio. Ruth y Tati iban abrazadas como madre e hija. Ambas se daban fuerza mutuamente y juntas le dieron el último adiós.


Sobre esta noticia

Autor:
Edelweys (185 noticias)
Visitas:
607
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.