Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Edelweys escriba una noticia?

Intolerancia21

23/01/2010 19:47 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Nunca deberías arrepentirte

- Nunca deberías arrepentirte por expresar tus sentimientos. No puedes imaginarte lo que me ha halagado escucharte. Yo que creí que nunca mas iba a creer en las palabras de una mujer y tú en muy poco tiempo, me estabas haciendo cambiar de opinión y con lo que acabas de decirme lo has logrado definitivamente. Ya no puedo pensar más que en estar contigo- le dijo Boris abrazándola y besándola repetidamente en la boca. -Pero, ya que tu has abierto tu corazón yo creo que es tiempo que yo te abra el mío sin resquemor. Cuando comencé a salir contigo, sólo creí que iba a vivir un affair con un bella muchachita durante el período que estuviese en este país, pero no puedo dejar de reconocer que mi sentimiento es bastante diferente ahora. Ya no quiero irme y dejarte.

Como bien sabes soy columnista en el más importante diario de San Francisco y una de las cosas que pensaba llevarme de este viaje era material para mi columna, cosa que he estado recopilando todo este tiempo. Desde hace unos días estoy pensando en escribir algunas columnas y mandárselas a mi editor. Si a él le gusta el temario que quiero desarrollar, trataría de quedarme un tiempo mas en buenos Aires y mandárselas por vía postal. No creo que pueda quedarme por mucho tiempo, pero el que logre conseguir será para disfrutarlo contigo. Ya veremos que haremos, cuando llegue el momento de mi partida-

-A que te refieres con que haremos?- le pregunto ansiosa Natasha.

-Ni yo mismo se a que me refiero- le contesto dubitativo él – Es que tu confesión me ha desbordado los sentimientos que ya habían empezado a florecer en mi corazón y que yo trataba de ocultarme. Desde que me has dicho lo que acabas de revelarme, siento como si toda mi vida hubiese estado vacía y de pronto se ha llenado por completo. Siento la pasión que me desborda. Siento un deseo de abrazarte más y más fuerte y ya nunca mas dejar que te separes de mi. Siento que…….Te amo!!!. Estaba tan convencido que jamás pronunciaría nuevamente estas palabras. Por eso me ha costado decirlas, pero ahora siento que es la absoluta verdad. Te amo!! Te amo!! Y siento que no quiero dejarte. Por eso dije que ya veríamos que íbamos a hacer, porque por ahora no tengo ningún plan. Todo es demasiado repentino e intempestivo para mi- mientras pronunciaba todo esto, no dejaba de besarla y abrazarla.

Terminaron enredándose en otra relación sexual apasionada, pero en esta oportunidad, sabiendo ambos que era el amor de los dos lo que los estaba uniendo y no sólo sexo. Y Boris vivió y comprendió la diferencia que existe entre tener sexo y vivir el sexo por amor como nunca antes lo había experimentado.

Terminaron quedándose dormidos, sin darse cuenta después de vivir una y otra vez el amor que Natasha se había animado a declarar y Boris había descubierto ante su proclama.

Cuando despertó al otro día, Natasha dio un salto en la cama y gritó –mi madre, no he llamado a mi madre!-.

-Y para que querías llamarla? Le dijo Boris restregándose los ojos que no querían abrirse –no entiendo que tiene que ver tu madre en todo esto?-

-Jamás he pesado una noche fuera de mi casa sin avisarle- le dijo nerviosamente Natasha mientras alzaba el auricular del teléfono para pedir línea en recepción- debe estar preocupadísima-.

-Eres bastante adulta como para que tu madre se preocupe porque pasas una noche fuera de tu casa. No creo que ella no sepa que tipo de relación estamos teniendo- le dijo Boris en tono tranquilizador y ya totalmente despierto.

-Por supuesto que lo sabe- le respondió Natasha – pero no entenderá porque no le avisé que me quedaba en el hotel-.

-Ninguno de los dos tenía planeado pasar la noche aquí- le contestó Boris con un cierto tono de ironía –recuerdas que teníamos entrada para un espectáculo teatral?-.

-Por supuesto que si!- respondió, llevándose una mano a su cabeza -Ninguno de los dos nos acordamos de eso anoche-.

-Yo no me arrepiento para nada de haberme perdido un espectáculo, cuando en su lugar he vivido un tiempo maravilloso a tu lado- le contestó besándola efusivamente.

-Ni yo- le contestó Natasha –he vivido a tu lado la noche más hermosa de mi vida. No sabes la alegría que tengo por haberme animado a exteriorizar mis sentimientos- Hola, dijo girando la cabeza hacia el disco del teléfono – con la recepción?-.

- En efecto señorita, que necesita – le respondió una voz amable al otro lado del teléfono.

-Podría darme una línea por favor, necesito hacer una llamada urgente- le dijo casi suplicante Natasha.

-Por supuesto señorita, apenas oiga el tono ya puede discar el número que desea -le contestó en la misma tesitura el recepcionista.

Un instante después Natasha discaba el número de su casa. Al tercer ring atendió la voz de su madre.

-Hola mamá, perdóname por no haberte llamado anoche para decirte que no volvía a casa. Cuando llegue te daré todos los detalles- le dijo tranquilizándose, al notar que su madre no estaba demasiado preocupada - Te llamaba para que te quedes tranquila-.

.-Tenia cierta intranquilidad no puedo negártelo- le dijo la madre sonriente –pero por otro lado mi corazón me decía que todo estaba bien, y es así, verdad tesoro?-.

-Mucho mas de lo que puedas imaginar mamá! Todo está perfecto- le contestó sonriente su hija al tiempo que tapaba el teléfono para que su madre no oyera y le preguntaba a Boris –Que vamos a hacer hoy, mi amor?-.

-No lo se todavía, pero dile a tu madre que volverás por la noche. Hagamos lo que decidamos hacer lo haremos juntos y no precisamente en tu casa- le contesto burlón Boris.

-Mamá- continuó Natasha con la conversación telefónica – no volveré hasta la noche. No te preocupes-.

-Está todo bien linda- le contestó su madre con felicidad –Se te nota espléndida-.

-Y lo estoy, mamá. Mucho más de lo que puedas imaginar. Hasta la noche- le dijo mientras le mandaba un beso por teléfono.

-Hasta la noche y que sigas pasándola bien- fue el deseo de su madre.

Cuando colgó el teléfono se sintió contenta y tranquila. Por suerte no había preocupado a su madre.

-No se tú, pero yo tengo muchísimo hambre- le dijo a Boris haciendo un círculo alrededor de su ombligo-

-Por supuesto. Yo también. Anoche no cenamos-. Le respondió haciendo el mismo movimiento que él le había hecho unos instantes antes.- Es lógico que tengamos hambre, vistámonos y bajemos a desayunar-.

Se ducharon juntos y luego de vestirse bajaron al comedor del hotel. Desde que habían salido de la ducha Natasha notaba que Boris se veía como si una preocupación importante no le dejara actuar con naturalidad. Daba la sensación que estaba cuestionándose algo interiormente y que no se animaba a decirlo.

-Espero que no haya cambiado de parecer- pensó Natasha – Pero, que tonta soy- dijo con un gesto como alejando algo malo de la mente – Después de lo que vivimos anoche no puedo tener dudas de su amor. Me parece mentira haber escuchado de sus labios las palabras “Te amo”- y aunque no pudo sacarse de encima esta preocupación, decidió que no iba a importunarlo con preguntas.

Se sentaron en una mesa cerca de la ventana y mientras esperaban el café con leche y el zumo de naranja, se puso tensa al ver que Boris continuaba callado y cabizbajo.

-Te ocurre algo que te preocupa?- le pregunto al fin, no pudiendo aguantar más, la duda la estaba consumiendo. Estaba curiosa pero sin ningún temor y no veía porque él podría considerarlo una intromisión.

-Estoy pensando algo y no se como preguntártelo- le contestó con un gesto que ella no supo interpretar -Lo he estado pensando todo este tiempo, casi desde que me desperté. Creo que voy a hacerlo directamente sin dar ninguna vuelta, es que no puedo creer que quiera pedirte lo que voy a pedirte-.

-No me tengas con esta intriga, me estas preocupando- le dijo Natasha con un leve tono de temor en la voz.

-Te vendrías a vivir conmigo a San Francisco- le preguntó Boris casi sin respirar.

-Me estas proponiendo que vivamos juntos?- le dijo Natasha totalmente asombrada pues no esperaba que le formulara tan pronto esta pregunta –No crees que es demasiado precipitado?-.


Sobre esta noticia

Autor:
Edelweys (185 noticias)
Visitas:
2237
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.