Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Edelweys escriba una noticia?

Intolerancia34

24/01/2010 23:16 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Madre de mi alma, te aconsejo

-Madre de mi alma! Te aconsejo que vayas haciéndote a la idea que eso no me sucederá- dijo Tati poniendo un gesto de conmiseración hacia su madre- no esperes verme vestida de blanco parada frente al altar porque no va a suceder. Tampoco te aconsejaría que esperes ser abuela con un hijo mío. Da a Dios las gracias por llevarte tan bien con el hijo de papá y considerarlo un hijo más, porque estoy casi convencida que sólo conocerás ese sentimiento a través de él, claro está si alguna vez decide dejar de dar vueltas por el mundo y formar una familia. Pensándolo seriamente me parece que tus posibilidades de ser abuela son bastante escasas! Lo siento mucho por tí-.

Ay hija! Hija! Todavía eres muy joven. Ya verás como el reloj biológico sonará para tí también cuando llegue el momento- dijo con un tono burlón su madre – Es un hecho natural y tarde o temprano, todas las mujeres sentimos en nuestro interior. Es como la misma necesidad de comer y de beber-.

-No todas las mujeres tienen hijos mamá- dijo Tati enojada –no todas. Conozco muchas personas que no están interesadas en formar una familia y que son perfectamente felices. Y te prometo que yo seré una de ella. Me sentiré íntegramente realizada aún sin ser madre-.

-El tiempo verá quien de las dos tiene la razón- dijo complaciente Natasha, convencida que ella sería la que ganaría esta discusión alguna vez y por eso, la atemorizaba profundamente que su hija tuviera una relación con Seba que pudiera hacerla cambiar de opinión y la llevara a querer formar una familia. De todas formas, la tranquilizaba bastante ver que su hija pensaba de esta manera en esta época de la vida, es decir ahora que estaba saliendo con Seba.

Las salidas de los dos jóvenes se fueron haciendo cada vez más frecuentes de manera tal que, por un motivo u otro, desayunaban, almorzaban o cenaban juntos casi todos los días. A veces se reunían para preparar el trabajo que estaba haciendo Seba, otras para ayudarla él a preparar algún tema de alguna materia. Siempre encontraban un motivo para citarse. Ambos se sentían muy a gusto compartiendo el tiempo con el otro. Tati lo miraba fascinada cuando él le explicaba los temas que desconocía. No dejaba de reiterarle permanentemente que tenía una manera tan sencilla de exponer sus conocimientos, que cualquiera podía apoderarse de ellos sin dificultad.

Habían pasado cuatro semanas desde la primera cita. Estaban en el hotel al que acostumbraban a ir. Los dos desnudos en la cama. Recién terminaban de hacer el amor. Mientras le besaba los cabellos que tanto le atraían a Seba, le dijo muy quedo al oído.- Me ha parece que me estoy enamorando-.

Ante su sorpresa Tati se alejó bruscamente de su abrazo y casi gritándole le dijo: -la primera premisa de la que hemos hablado cuando nos conocimos, es que seria una relación superficial. Sin compromisos. Sin futuro. El amor no existe!. Sabes bien cual es mi postura al respecto. No me gusta que me mencionen esas palabras! Al oírlas tengo la sensación que todo lo demás que las rodea, se transforma en mentira al igual que ellas. Por favor no vuelvas a hacerlo nunca más-.

-Seba se incorporó en la cama con una actitud defensiva y aunque sin gritar, le contestó con un tono bastante agrio – Primero quiero que quede aclarado que la que habló de que el amor no existe has sido solo tú. Yo jamás dije eso.

El hecho que tuviera una relación bastante prolongada en Israel, que terminó porque ambos nos dimos cuenta que nuestra relación ya no como al principio, no quiere decir que yo no crea en el amor. Claro que creo en el amor! Lo he visto cada día en el rostro de mis padres desde que tengo uso de razón. Se lo que el amor significa, en el dolor de mi madre y en su imposibilidad de intentar encontrar otro hombre, porque según ella, es imposible volver a sentir lo mismo.

Cómo puedes creer que yo no creo en el amor?- Cuando comenzamos esta relación los dos suponíamos que iba a ser una cosa pasajera y en eso si estuve de acuerdo cuando hablamos. Pero hoy, siento que ya no es una cuestión de querer encontrarme contigo para venir a hacer el amor. Quiero encontrarme contigo para hablar de nuestra profesión, de la vida, de las cosas que pasan en el mundo, en fin de cualquier tema y no me importa si ese día nos separamos sin acostarnos. Yo me siento igual de feliz. Y eso es lo que me hace pensar que puedo estar enamorándome de tí-.

Entonces- dijo resueltamente Tati levantándose de un salto de la cama – es el momento en que nos digamos adiós y no volvamos a vernos. Yo no puedo ofrecerte nada. No quiero una relación estable. No quiero una familia. No quiero un hogar. Estoy absolutamente convencida de lo que te estoy diciendo. Y no quiero causarte más daño, si es que ya has tenido esa sensación de amarme.

Te repito que ha llegado el momento de decirnos adiós, aunque me duela decirlo. Yo también me encuentro muy bien contigo y no solamente cuando estamos en esta cama. Me encanta compartir conocimientos y aprender de ti. Pero has roto las reglas y esto no puede seguir. De verdad lo siento mucho-.

Espera- dijo Seba en un tono más conciliatorio – No es necesario que nos digamos adiós. No volveré a mencionar esas palabras nunca más. Te lo prometo. No por lo menos hasta que tu quieras que las repita-.

-Es inútil- dijo Tati con el mismo aire de enojada – me lo acabas de confirmar con las últimas palabras que acabas de pronunciar. A partir de ahora, cualquier movimiento o palabra tuya, me va a parecer que me lo estas reprochando y estas esperando que la situación cambie y eso no ocurrirá nunca. Entiendes el significado de la palabra nunca?. Lo siento mucho Seba, a partir de ahora trataremos de que nuestros caminos no se crucen y cuando esto ocurra en la universidad porque no podremos evitarlo, debemos prometernos mantener las distancias-.

-No puedo obligarte a mantener una situación que te altera tanto- dijo con mucha tristeza Seba – si tan segura estás de tu posición, es probable que tengas razón y que debamos decirnos adiós-.

-Lo siento de verdad Seba- dijo compungida Tati –quisiera que comprendas que esto no tiene nada que ver contigo. Eres una persona maravillosa. Nunca antes había conocido a alguien así y me duele perderte como amigo y como amante, pero no quiero hacerte daño. Te quiero mucho como persona aunque no pueda amarte como pareja, como para provocarte un dolor que hoy podemos evitar-.

Ambos se fueron a duchar juntos como de costumbre, aunque la situación tensa que se había formado transformo el placer de compartir la ducha, en una situación incómoda para ambos. Después se vistieron y Seba la acompaño a su casa.

-Me permites entrar a saludar a tus padres- le dijo Seba como suplicándole – han sido maravillosos conmigo y no me gustaría desaparecer de sus vidas sin una despedida-.

-Por supuesto que puedes pasar- le dijo Tati con aire conciliador – no somos enemigos. Solamente hemos decidido poner punto final a una relación estupenda que intentó transformarse en otra cosa-.

Cuando Seba entró a despedirse, Natasha le preguntó intrigada porqué venía a decirles adiós.

Entre ambos le explicaron que habían decidido no continuar con la relación y que la amistad probablemente no cuadrara, después de una relación como la que habían tenido y que ambos habían estado de acuerdo en no volver a encontrarse más dentro de lo posible, puesto que siempre se iban a cruzar en la universidad.

Natasha se sintió triste porque le gustaba mucho recibir a Seba en su casa. Le gustaba al igual que a su hija, oírlo hablar de biología y opinar sobre todas las cosas que ocurrían en el mundo. Solía disfrutar mucho compartiendo la cena con él, pero por otro lado le producía cierto alivio porque el temor de que la relación se hiciera estable, era muy preocupante para ella.

-Espero que Ruth no se enoje con nosotras- le dijo Natasha –por favor trata de explicarle que nuestro lazo ha quedado en buenos términos y que es sólo una decisión entre ustedes la de no frecuentarse más. Te recuerdo además que puedes venir las veces que quieras a visitarnos a mi marido y a mí. No tendría inconveniente en arreglar una cita un día que Tati no esté en casa. Lo único que sólo podré ofrecerte comida congelada-.

-Gracias Natasha- dijo con mucha tristeza Seba – se lo bien que he sido recibido en esta familia. He pasado un tiempo muy agradable compartiendo ideas y opiniones con ustedes. Realmente voy a sentir esta separación, pero es por el bien de los dos-.

Seba quiso retirarse rápidamente. Se sentía incómodo en esa situación. Se arrepentía de haberle dicho a Tati que se estaba enamorando de ella. Nunca imaginó su reacción.

Cuando le contó a su madre lo que había pasado, Ruth también se alegró muchísimo de que esa relación terminara. Al igual que a Natasha, no le gustaba para nada la idea que ambos se enamoraran y desearan formar una familia. Ella era muy creyente y sabia que Natasha y toda su familia también lo eran

Sobre esta noticia

Autor:
Edelweys (185 noticias)
Visitas:
369
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.