Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Chema Gil escriba una noticia?

El islamismo radical se asienta en España mediante colectivos y mezquitas

08/04/2010 19:50 1 Comentarios Lectura: ( palabras)

España juega con fuego, pone en peligro las relaciones externas con Marruecos mientras CNI y Guardia Civil apenas obtienen información superficial

Acción antiterrorista en las calles de Marruecos

Chema Gil/ Subdirector de www.gacetaforense.es

Hace unas semanas regresé del Norte de África; me llevó hasta allí el seguimiento de unas determinadas informaciones vinculadas alguna de ellas a la Región de Murcia, en relación con actividades de movimientos islamistas radicales. Cuando te metes en este tipo de faenas, has de hacerlo siempre con gente del lugar o estás llamado al fracaso. Estando allí ves España lejos y cerca al mismo tiempo. Observas nuestras ‘cuitas’ diarias como insignificantes. A tan alto grado de mediocridad se ha llegado en esto de la información y de la política, que prefieres estar en esta faena antes que en otros asuntos.

Hoy quiero hablar de Ceuta y Melilla, en particular de estas dos ciudades autónomas, en las que han puesto su ‘punto de mira’ y su zarpas, igual que ya lo han hecho en Murcia y otros lugares de España, un conglomerado islamista radical un tanto peliagudo.

Analicemos un caso que está ahora de actualidad en este mundillo. En España están detenidos Alí Aarass y Mohamed El Bay, pendientes de ser extraditados a Marruecos donde están acusados de suministrar armas a un grupo yihadista. Recordemos el teletipo de Europa Press de hace un año, cuando fueron arrestados en Melilla:

“ El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz ratificó la prisión provisional a los dos presuntos islamistas detenidos en Melilla a la espera de la llegada desde Marruecos de la documentación correspondiente a la petición de extradición cursada por este país, informaron fuentes jurídicas.

El Estado alauí ha reclamado a Alí Aarass y Mohamed El Bay por su presunta colaboración con grupos islamistas radicales. En concreto ambos están acusados de introducir armas en Marruecos procedentes de Bélgica, añadieron las citadas fuentes que especificaron que uno de ellos podría estar relacionado con el atentado cometido en Casablanca el 16 de mayo de 2003.

No obstante, la extradición no podrá ultimarse hasta que otro de los magistrados de la Audiencia Nacional, el titular del Juzgado Central de Instrucción número 5, Baltasar Garzón, dé su visto bueno dado que el juez investiga a uno de ellos, Alí Aaress por un delito cometido en territorio español. El marroquí fue detenido hace meses en Melilla en posesión de una pistola, probablemente correspondiente al lote de armas destinadas a su país.

Pedraz interrogó, además, a los dos acusados en relación al contenido de los objetos confiscados en los registros domiciliarios entre los que se encuentra documentación variada, libros religiosos y discos duros de ordenadores. En caso de que el material no arroje indicios en este sentido y de que el juez Garzón autorice la entrega a Marruecos, el proceso de extradición de Aarass y El Bay continuará por los cauces oficiales habituales.

Aarass, residente en Melilla, era integrante del conocido como 'Movimiento de los Muyahidines en el Magreb' desde 1982 y se le relaciona con los atentados de Casablanca, según informó el Ministerio de Interior.

El otro, Mohamed El Bay, está relacionado con una red terrorista que las autoridades marroquíes desmantelaron el pasado mes de febrero con la detención de más de 30 personas que preparaban atentados en Marruecos. Este último era el encargado de entablar relaciones con contrabandistas de armas asentados en Centroeuropa al objeto de conseguir armamento y material explosivo.

Ambos vivían cerca de la frontera entre Melilla y Marruecos y estaban siendo investigados por las autoridades marroquíes por pertenecer a una red de terrorismo islamista, indicaron a Europa Press fuentes de la lucha antiterrorista.

El fiscal general del Tribunal de Apelación de Rabat dictó recientemente sendas órdenes internacionales de detención contra ambos individuos por su pertenencia a una importante red terrorista de ideología 'yihadista' desarticulada el pasado mes de febrero en Marruecos y preparada para llevar a cabo acciones violentas contra intereses gubernamentales en suelo marroquí.

OPERACIÓN INICIADA EN FEBRERO del año pasado

La operación se inició en febrero cuando las autoridades policiales marroquíes desmantelaron una importante red terrorista de ideología 'yihadista' preparada para llevar a cabo acciones violentas contra intereses gubernamentales en suelo marroquí.

Durante la misma, además de incautarse de diverso armamento, las autoridades marroquíes detuvieron a más de 30 personas, incluido el jefe de la misma Abdelkader Belliraj, residente en Bélgica, desde donde realizaba frecuentes viajes a Marruecos de una duración aproximada de 20 días.

En sus estancias en territorio marroquí, Belliraj mantenía contactos operativos con los miembros de la red desmantelada, que residían en diversas ciudades marroquíes, la mayoría de los cuales pertenecían a la hoy desaparecida organización 'Chabiba Islamiya' (Juventudes Musulmanes).

RED EUROPEA

Las posteriores investigaciones permitieron averiguar que Belliraj era el cerebro de la creación de una red terrorista de "corte" europeo, con idea de permanencia en el tiempo, para realizar acciones terroristas contra personalidades políticas marroquíes y otros objetivos.

Esta operación permitió además la incautación de gran número de armas, entre las que se hallaron fusiles de asalto, pistolas ametralladoras y pistolas semiautomáticas, así como silenciadores, munición y detonadores. El origen de este armamento, introducido clandestinamente en Marruecos, abrió vías de investigación que afectaron a varios países, entre ellos España.

De esta forma y fruto de la colaboración entre las fuerzas de seguridad marroquíes y la Guardia Civil, los agentes del Servicio de Información de la Guardia Civil detectaron e identificaron a las dos personas hoy detenidas en Melilla y que eran objeto de investigación en relación con la red terrorista desarticulada en Marruecos”.

Hasta aquí la noticia difundida en su día por Europa Press.

Tabligh, Justicia y Espiritualidad, Hermanos Musulmanes, Takfiris, salafíes radicales, Morabitum, HuT. Todos empiezan a ir de la mano en España, por más que algún analista se empeñe en lo contrario.

Vayamos a Africa

En Melilla hay un partido político, que está experimentando –por más que se niegue- un proceso de islamización y de ese proceso tienen plena información en el Gobierno. Coalición por Melilla está integrada en sus bases por salafíes, tabligh, personas vinculadas a Justicia y Espiritualidad y otros movimientos radicales. Es un partido con el que el PSOE mantiene un pacto electoral que a día de hoy resulta bochornoso, incluso, para buena parte de la comunidad islámica de la Ciudad Autónoma.

España está jugando a algo peligroso, mientras que financia las actividades de expansión de movimientos como Justicia y Espiritualidad, cuyos miembros se asientan en colectivos y asociaciones, e incluso en federaciones islámicas regionales; de forma subterránea esos movimientos están favoreciendo en un país como Marruecos un peligroso caldo de cultivo que tan sólo puede darnos disgustos.

Pues bien, Coalición por Melilla está moviendo ‘Roma con Santiago’ para que no se produzca la extradición de los dos sospechosos que antes citábamos…¿qué diríamos si Francia no nos entregara a dos sospechosos de terrorismo?.

Coalición por Melilla quiere que no se produzca la extradición de los dos sospechosos que antes citábamos…¿qué diríamos si Francia no nos entregara a dos sospechosos de terrorismo?

En esta negativa –si bien con la boca pequeña- también está conforme el PP, inducido por sus prejuicios soberanistas, como si la historia no nos hubiese enseñado ya que con las cosas de comer no se juega. Justicia y Espiritualidad es otro de los movimientos que se oponen a esa extradición y así, todas las corrientes islamistas más radicales.

¿Son malos todos los que se oponen a esas extradiciones?, no.

En mi opinión han de ser extraditados, en las condiciones que lo permita nuestro ordenamiento jurídico y los acuerdos bilaterales e internacionales por los que se regula la cooperación en materia antiterrorista entre el Reino de Marruecos y el Reino de España.

Nuestro país no puede jugar por más tiempo con estas cuestiones. No podemos aspirar a mantener una relación eficaz con el estado Marroquí para lo que nos interesa y luego negarle el pan y la sal en la lucha contra aquellos movimientos que se han empeñado en convertir a nuestro vecino del Sur en una república islámica de corte Iraní, tal como propone el líder de Justicia y Espiritualidad, el viejo Abdessalam Yassin y sus correligionarios, los mismos que en Murcia, revestidos con otros nombres, cuentan con el apoyo de administraciones públicas (PP y PSOE), con tal de tenerlos calladitos arrimándoles dinero sin parar.

En muchas ocasiones las informaciones y análisis que se hacen desde ciertos Servicios y ‘gurús’ es tan ‘compartimental’ que olvidan que buena parte de los movimientos islamistas, radicales y moderados, están atravesados por un elemento común, a modo de trazador químico. Compartimentar la información puede ser práctico o útil para el trabajo de campo en tiempos breves y para aclarar ciertas ‘noticias’, pero si la inteligencia que se elabora con todo ello, sigue pautas similares, será una inteligencia ineficaz, o al menos insuficiente.

Luego está la idiocia política colectiva, instalada en el PP y el PSOE por igual, aunque haya honorables excepciones como la de Gustavo de Arístegui que es de los pocos que pisan moqueta en el Congreso que, de verdad, se ha metido en faena para saber de qué va todo esto.

En Murcia, ya lo hemos dicho, las administraciones locales, la Comunidad Autónoma y el Estado, vía ‘asociaciones y comunidades’ está prestando apoyo a personajes que están adscritos a alguno de los movimientos más potencialmente peligrosos de los que se mueven en el Norte de África y en la Península. Mientras que en Italia, Bélgica y otros países han decidido ponerles la proa; aquí, como ya hicieron nuestros gobiernos de los años ochenta y noventa, preferimos esconder la cabeza debajo del ala, como las avestruces, con tal aparentar un ‘buenismo’ absolutamente necio y peligroso, que al fin y a la postre, se volverá contra nosotros. ¿Recuerdan aquella frase de ‘bajamos la guardia’?

Vamos, que estos individuos, en Murcia y en otros lugares de España, nos han cogido el pan debajo del sobaco y primero nos exprimirán, se expandirán como una mancha de aceite, y cuando de entre ellos, algunos, den el salto a la yihad violenta actuarán sin compasión, aquí o en la otra punta del mundo, pues cuando de Yihad hablamos, hablamos de globalidad. Basta recordar los atentados del 11-S y la conexión de sus autores con Alemania, España (Tarragona y Murcia), Afghanistán y EE.UU. No hay que olvidar que no menos de una quincena de takfiris argelinos (algunos de ellos con alias conocidos y NIE en España), así como alguno marroquí están muy atentos a lo que pasa en los supuestos sectores moderados. Los Takfiris, al contrario de lo que se empeñan en pensar algunos elementos policiales, no son gente a punto de cometer atentados, pero están en esa fase final, sí, aunque sus actividades van desde la financiación al proselitismo, desde la realización de contactos a la comisión de atentados, desde impelr juicios comunitarios en lugares apartados a otras actividades, menos controladas.

Lo peor y más penoso es detectar que ciertas informaciones en vez de trabajarse policialmente, cuando llegan a ciertos niveles de decisión, ‘desaparecen’ en la nebulosa de los intereses políticos del Estado o del mando de turno, que ni sabe lo que lleva entre manos y, de ocurrir algo, siempre tendrá la posibilidad de echar mierda para los de abajo, aunque los de abajo hayan cumplido con su trabajo. Son las cosas que tienen ciertas instituciones…pero ¡ojo! A fecha de hoy ya, ocurra lo que ocurra, no saldrá gratis nada de lo que deje de hacerse…¿está claro?.

Cuando alguien tiene conocimiento de –por poner un ejemplo- que se ha producido un mal uso de recursos económicos públicos; que en el manejo de ciertos fondos se han producido falsificaciones o se ha mentido para tratar de ‘justificar in extremis’ subvenciones, lo que se tiene que hacer es ponerlo en conocimiento de la Fiscalía o del juzgado que corresponda para investigar y averiguar a dónde se llega. Si existen indicios suficientes, lo dice la Ley de Enjuiciamiento Criminal, eso es lo que hay que hacer. Otra cosa es que alguien con estrellas en los galones, no quiera complicarse la vida. No digamos si quien no quiere complicarse la vida lleva dos sables cruzados.

Achantarse la información para ver si cae algo del árbol constituye una forma peligrosa de comportarse, porque antes o después eso se descubre, y lo normal es que se pidan cabezas, que las mismas rueden. ¿Quiénes están dispuestos a asumir las consecuencias?, me temo que por mucho uniforme que luzcan, y aunque el valor se presuponga, cuando empieza a llover mierda, caerá encima de los mismos de siempre. Algo de eso pasó en tiempos del PP con lo ocurrido antes del desgraciado 11-M

Murcia, santuario del Islam más radical

En la escena islámica española y en particular en Murcia está jugando fuerte el Tabligh y, en particular, una rama que ha encontrado financiación procedente de Libia, una suerte de Tabligh que siguiendo las pautas del movimiento original, en cambio, en Ceuta y en Melilla –también en la península- ha mutado extrañamente y apoya y da cobertura a algunos elementos realmente peligrosos. Baste señalar que dentro del ámbito de estas informaciones los propios musulmanes consideran a Murcia como un ‘santuario’ tanto para el Tabligh como para los iluminados seguidores del Jeque Yassim, un individuo en cuya ideología –pretendidamente Sufí- no ha dudado incluso en actuar proféticamente respecto de su propio país, anunciando visiones que, afortunadamente no se han cumplido. Un líder acompañado de un grupo ‘inteligente’ que no duda en manipular a quienes comparten su misma fe en el Islam.

Los pasos de la radicalización

El Tabligh tradicional ha sido hasta ahora un filtro por el que han pasado alguno de los terroristas internacionales más conocidos; es un filtro desde el que una cierta alma mala del individuo se reconcilia con sus orígenes y que sirve para dar el paso hacia una cierta espiritualización del individuo, que debemos observar como un proceso de radicalización, que se materializa en el seno movimientos más beligerantes, como Justicia y Espiritualidad; y desde aquí pasar a la acción mediante organizaciones como ‘El Camino Recto’ y otras organizaciones de etiología similar que en Marruecos, con el apoyo de sus ‘delegaciones’ en Ceuta, Melilla y, en la península en la Región de Murcia, se mueven como ‘pez en el agua’, ya se llamen Fath Al Andalus o de otra manera.

En España: ¿Islamistas contra el Islam?

Desde las organizaciones y comunidades participadas por miembros vinculados a Justicia y Espiritualidad y colectivos afines, pretenden anular a otras organizaciones razonables y abiertas, como las que a día de hoy presiden la Federación de Entidades Religiosas Islámicas (FEERI).

Recientemente los movimientos radicales –influyendo sobre algunos líderes y comunidades- intentaron ‘tomar al asalto’ el poder en la FEERI obviando los cauces reglamentarios y situarse, así, como interlocutores con el Estado, junto al líder de la UCIDE –Ryay Tatary-, que ve perder su peso específico si no va de la mano con estos movimientos. No nos olvidemos de los orígenes de este líder religioso, Tatary, de origen Sirio, y que en nuestro país manda sobre una importante Federación, la UCIDE.

Pues bien, cuando los movimientos islamistas más radicales tratan de desprestigiar a otras corrientes del Islam en nuestro país, más razonables como las que presiden la FEERI –decía-, siempre recurren al mismo argumento y las acusan de ser “pro-marroquíes”.

Sinceramente, prefiero a un pro-marroquí antes que a los de Justicia y Espiritualidad, a los conversos radicales del Morabitum y a otros grupos afines, con personajes tan cercanos por ejemplo a la Federación Islámica de la Región de Murcia, que reclaman Al-Andalus, como objetivo.

Acto seguido, cuando estas situaciones se denuncian, los radicales, de inmediato comienzan a trabajar en desacreditar al portador de la información acusándole de estar trabajando para los servicios secretos españoles o marroquíes o a repartir a diestro y siniestro acusaciones falsas en relación con la vida íntima.

Mientras todo esto está pasando, los españoles –lógicamente- estamos pendientes de la actualidad sin darnos cuenta de que todo lo que se está cociendo en el mundo del Islam en España, nos toca de cerca. ¿Qué pronto parecemos olvidar incluso los acontecimientos más terribles?.

Movimientos como Justicia y Espiritualidad y todo el conglomerado montado en España, a quienes más perjudica es a los propios musulmanes. La inmensa mayoría de ellos están aquí trabajando para poner las habichuelas encima del plato. Procuran ser buenos musulmanes. Oran con esperanza, sufren como cualquiera y lo que peor les puede venir es que unos cuantos ‘listos’ se autoproclamen representantes de ellos, cuando la mayoría ni saben quiénes son. Eso sí, unos cuantos supuestos ‘líderes’ viven del cuento, a cuerpo de rey. Islamistas contra el islam, como escribiera en su día el referido Arístegui.

Volveremos a escribir sobre estas cuestiones en breve, pero dejo en el aire la siguiente cuestión:

Merece la pena preguntarse: ¿Cómo es posible que haya Musulmanes que teniendo entre sus manos el texto del noble Corán, que puede llegar a tocar el corazón del ser humano, en cambio retuerzan su mensaje hasta el extremo de volverlo contra el propio hombre?; la misma pregunta podríamos hacerla en el mundo Cristiano, o en el Judío.

España está jugando a algo peligroso, mientras que financia las actividades de expansión de movimientos como Justicia y Espiritualidad

Próximo artículo Takfir wal-Hijra (Excommunication y éxodo) en España y especialmente en la zona de Levante.


Sobre esta noticia

Autor:
Chema Gil (185 noticias)
Visitas:
3980
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
0
+ -
Responder

anonimo (07/03/2011)

hay que sacar de aquí a esta panda mierdas o esto se va a convertir en un campo de batalla.