Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Hoyesarte.com escriba una noticia?

Ivo Saglietti, la propuesta de EFTI para PHotoEspaña 2010

20/05/2010 18:47 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El Centro de Imagen EFTI presentará, dentro del circuito de PHotoEspaña, una exposición del fotógrafo francés Ivo Saglietti. Bajo el título Paisaje en la neblina, este proyecto de Ivo Saglietti (Francia, 1948), ganador del Premio World Press Photo en 1992 y en 1999, habla sobre las fronteras en el Mediterráneo, los Balcanes, Kosovo, Siria, Palestina, Israel, Líbano...

El viaje comienza en el mar de Albania y pasa por diferentes fronteras, terminando en el mar de Siria, para hablar de los límites políticos, religiosos, de conflicto y esperanza a través de 50 fotografías en blanco y negro.

Estas imágenes son parte de un proyecto fotográfico sobre las fronteras del Mediterráneo oriental, área de separación cultural, religiosa, étnica y política, que a veces degeneran en intolerancia y conflictos. En esta parte del Mediterráneo nace la democracia, la idea de un solo dios y también las divisiones y las tragedias.

Mirada narrativa

Desde un punto de vista narrativo. Este trabajo se desarrolla como si fuera un viaje, un largo viaje que empieza a la orilla del mar Balcánico (Albania) y cruzando fronteras y conflictos, encontrando migrantes y prófugos, experiencias, heridas y horror, termina en el desierto (Siria).

La frontera es sagrada, porque conserva la relación entre identidad y diferencia; pero en el mismo momento que unen las fronteras separan y a veces se abren como una herida profunda: son los confines, donde sobretodo viven los proletarios de la Historia, una humanidad ofendida y humillada, víctima de policías y limpiezas, dividida por el idioma, por la religión, por la política y unificada solamente por su condición de víctimas y por no haber encontrado las palabras capaces de explicar sus sueños.

El propio Ivo asegura que "El fotógrafo tiene que mostrar, no demostrar". Lo que le interesa al fotógrafo es, precisamente, hacer visible lo invisible, porque lo trascendente a menudo no reside en la superficie, comenta, sino que resta escondido para que no se vea. Guiado por este principio a finales de los 70 viajó a El Salvador, poco antes de que estallara la guerra, cuando nadie le prestaba atención a la región. Y entró en los campos de Sabra y Chatila en el 82, tan sólo dos días después de haber ocurrido la masacre. Son éstos dos ejemplos en una extensa lista de viajes por América Latina, África, Balcanes y Próximo Oriente. En todos ellos subyace un mismo denominador común: la profunda esencia humanística que refleja su retina.

Rebelde y provocador

"Siempre he sentido una inmensa rabia hacia la injusticia y el poder. Mi primer acto de rebeldía -confiesa divertido- fue tirarle una silla a la cabeza a un cura". Desde entonces ha transcurrido cierto tiempo pero Ivo Saglietti, a sus 62 años, sigue conservando el mismo espíritu inconformista y provocador que durante décadas viene trasladando a sus imágenes. Y es que, como él afirma, "una buena foto debe conseguir mostrar parte de la personalidad de quien la toma". "Lo que algunos confunden con irreverencia no es sino un ejercicio consciente por cuestionar todo cuanto le rodea, empezando por sí mismo". En este sentido, la fotografía, como constructora de conciencias, ha resultado ser una herramienta fiel a sus propósitos.

Ivo ha ganado múltiples galardones entre los que cabe destacar los dos World Press Photo que ha obtenido en 1992 y 1999, el Premio al Fotógrafo al Servicio de la Paz y la Justicia en 1996 o el Premio Enzo Baldón que ganó en 2007.

A diferencia de cuando empezó ya no busca cambiar el estado de las cosas. Comprendió que, lamentablemente, la violencia y la guerra son parte intrínseca de la condición de hombre. Lo que ha visto lo ha desencantado, en cierta medida, si bien sigue declarándose amante de esa humanidad de la que forma parte. "Ahora entiendo que el poder de la fotografía es otro. Ésta, más bien, es una forma de hacernos artífices de algo que va más allá de nuestra pequeña existencia. Me sirve para reconciliarme conmigo mismo y con la demás gente, manteniendo viva mi mirada y mi solidaridad".

Madrid. Ivo Saglietti. Paisaje en la neblina. Centro de Fotografía EFTI.

Del 1 al 29 de junio de 2010.


Sobre esta noticia

Autor:
Hoyesarte.com (7381 noticias)
Fuente:
hoyesarte.com
Visitas:
189
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Licencia Creative Commons
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.