Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Rutacuarentaydos escriba una noticia?

Jan y yo

05/05/2012 11:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Una vez en el colegio, para la clase de inglés, nos tocó hacer un trabajo sobre algo relacionado con el ocio. Era un trabajo en grupo (en mi colegio nos sentaron en grupos de cuatro casi hasta bachillerato) y elegimos el cómic (fue una decisión en la que probablemente tuve cierto peso). Cada uno seleccionó sus personajes favoritos, buscó información sobre ellos, la tradujo al lenguaje de Shakespeare y la trajo a una de las clases. Yo elegí a Spider-Man, a Lobezno y a Superlópez. Además, recuerdo que tuvimos que traer recortes para realizar el trabajo y luego pegarlos todos juntos en una cartulina. Rondaba el año 97 o 98. Estaba en primero de la ESO. No fue mi primer acercamiento al personaje, pero casi.

Aún recuerdo con nostalgia la primera aventura de Superlópez que leí: "¡Todos contra uno, uno contra todos!", de la "Colección Olé!", de "Ediciones B", que costaba la friolera de 275 pesetas (todavía lo tengo en mi poder y lo guardo con mucho cariño). Me encanta su portada, con todo el Supergrupo (el Bruto, el Capitán Hispania, el Mago, el Latas y la Chica Increíble), además de Superlópez, enfrentándose a un robot gigante que combinaba sus poderes y su estética.

La nostalgia es un arma poderosa. Dicen que no hay recuerdo más poderoso que el que provoca un olor. El olfato es un sentido muy agudizado. En seguida reconocemos un aroma, sabemos si acaban de hacer bollos en la panadería o cuando un plato está listo para ser degustado... Los cómics también tienen un olor especial, el del papel, el de la tinta, el del soporte donde fueron guardados... Aromas, todos ellos, colmados de sensaciones, de recuerdos y de vivencias.

Ahora el tiempo ha pasado y he redescubierto a Jan gracias a su nueva creación "Cederron" en el álbum 147 de la colección "Magos del Humor", también de "Ediciones B". Y aunque el tiempo ha pasado me embriagan sensaciones similares a las que percibí cuando releo las historias del sosias patrio de Superman (que poco a poco fue consiguiendo autonomía gracias a su carisma y el de su creador) con bigote (qué curioso que el viltrumita Omni-Man, padre de Invencible, que también está inspirado en el último hijo de Krypton, luzca un bigote similar).

"Me mola más el superhéroe de ayer. Mira, lo he puesto de fondo de pantalla... ¡Es chipen! ¿Por qué no haces cómics...? Dibujas guai...", le dice el protagonista, un joven aficionado a los ordenadores que responde al nombre de Chip, a su amiga Tita, una chica con problemas en casa que ha creado un héroe como prácticas del Fotochof.

Ahí está el origen del nuevo vigilante, Cederron, del historietista español Juan López Fernández, Jan, creador de Súper López que, a sus 72 años, se reinventa con un nuevo personaje, basado en las nuevas tecnologías, que tiene una apariencia que recuerda poderosamente a Batman. Esta serie es la primera que concibe el autor desde los años ochenta y supone un soplo de aire fresco siendo, a su vez, sumamente reconocible, tanto por su estilo de dibujo, como por sus gags visuales, su crítica subyacente o su sentido del humor. "Aunque el dibujo es similar, Súper López y Cederrom pertenecen a universos diferentes", explica.

Quizá conocí a Superlópez un poco tarde. Puede que mis caminos y los de Jan se cruzaran a destiempo, pero esta vez he conocido a Cerredon en el momento idóneo, justo en su debut y puede que, en unos años, escriba de nuevo con la nostalgia como arma y alabe las aventuras de Chip y sus amigos, igual que hago con las del Supergrupo y sus enemigos.

Por cierto, de todo aquello del trabajo de inglés salió un mural muy chulo, aunque algunos de mis tebeos se vieron mermados cuando les pasé la tijera (sí, lo sé, es casi un sacrilegio, pero hacerlo público ayuda...). Tenía 12 o 13 años. Hoy, a punto de cumplir 27, mientras escribo este texto releo el número 22 de la colección Olé de "Superlópez", "Los ladrones del ozono", y al llegar a la contraportada puedo ver el agujero que dejó el dibujo de Jan que recorté. Creo que "ese" Superlópez fue feliz, convivió en la pared, en una cartulina roja, junto a Peter Parker y Logan, y después pasó a mejor vida.

Nostalgia.

1. Pena de verse ausente de la patria o de los deudos o amigos.

2. Tristeza melancólica originada por el recuerdo de dicha pérdida.

Nostalgia. Bonita palabra.

Un artículo de Diego Matos, redactor en Zona Negativa y co-autor del libro El antifaz del Guerrero, para Ruta 42.


Sobre esta noticia

Autor:
Rutacuarentaydos (1532 noticias)
Fuente:
ruta42.es
Visitas:
570
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.