Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Patricio Peñalver Ortega escriba una noticia?

Del que se jodan al no hay dinero para pagar los servicios públicos. (Y la próxima semana hablaremos del Gobierno XXI)

20/07/2012 19:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Precisamente después de vociferar la diputada Andrea Fabra el famoso: ¡Que se jodan!, en su tierra Castellón y en su aeropuerto de ciencia ficción, aterrizaba el primer avión, que si no nos costara el dinero, sería una gran ocasión para reír

De tanto ir el cántaro a la fuente llegar un momento en el que se rompe y el agua se desborda. En el escenario en donde se oficiaba el mayor recorte a los derechos sociales y económicos de los ciudadanos que se haya perpetrado en nuestra democracia, un auténtico hachazo a nuestro estado del bienestar, en el momento que el presidente Rajoy anunciaba con voz de clérigo los nuevos recortes a los parados, se oyó el macarrónico grito de una triste y oscura diputada, que hasta ese momento solo se la conocía por el privilegio de ser la hija del expresidente de Castellón, Carlos Fabra; un señor al que le toca con bastante frecuencia la lotería, acusado de no sé cuantos delitos, que también tiene la fortuna de que ya le hayan cambiado de juez unas ochos veces, y vuelta a empezar con el sumario.

Precisamente después de vociferar la diputada Andrea Fabra el famoso: ¡Que se jodan!, en su tierra Castellón y en su aeropuerto de ciencia ficción, aterrizaba el primer avión, que si no nos costara el dinero, sería una gran ocasión para reír, que eso es lo creo yo que hacen, allende de nuestras fronteras, sin ir más lejos el otro día el "The New York Times" se hacía eco del fracaso económico del principal proyecto de Carlos Fabra. El rotativo norteamericano titulaba: "En España, un símbolo de la ruina en un aeropuerto a ninguna parte". "Un avión ha llegado al aeropuerto fantasma de Castellón, en el sureste de España", refiriéndose a la escultura de Ripollés, el único aparato alado de las instalaciones. "En lugar de aterrizar en la pista, el avión, de aluminio, que se colocó esta semana en la cima de una estatua gigante", decía con ironía el diario neoyorquino. "Otra vuelta de tuerca" en la historia de un proyecto de 183 millones de dólares "símbolo del despilfarro y del gasto que ha hundido a España en la recesión y crisis bancaria". El reportaje recoge que la estatua de Ripollés mide 79 metros y ha costado 375.000 dólares, supuestamente "en honor a Carlos Fabra, cabeza de gobierno de la provincia de Castellón durante muchos años y fuerza impulsora del aeropuerto".

¡Qué se jodan!

Un proyecto de 183 millones de aeropuerto y una escultura de 375.000 de dólares. Esta es otra de las herencias que nos han dejado, una herencia distinta, una herencia para los que los ven la paja en el ojo ajeno, porque ya se sabe que en el país de los tuertos el ciego es el rey. Y así nos ven allende de los mares el The New York Times".

Más sobre

¡Qué se jodan!

El famoso insulto de la Fabra, que se ha visto obligada a pedir disculpas a través de la Cámara de los Diputados, cuando debería de haber pedido perdón a todos los ciudadanos y especialmente a los parados, es otro insulto a la inteligencia y otra forma de déficit democrático que nos acecha.

De tanto ir el cántaro a la fuente llega un momento que se rompe y el agua se desborda. Y es entonces cuando los ciudadanos toman la calle y se manifiestan pacíficamente. Y ocurre lo que ocurre, volvemos a los tiempos tenebrosos de la desinformación. Si ir más lejos, anoche leo en el teletexto de la 2, en el centro de Madrid se manifiestan 800.000 personas, según los convocantes, y según fuentes policiales 40.000. En Barcelona miles de manifestantes, 400.000 según los sindicatos y 40.000 según la Guardia Urbana.

Sinceramente, viendo estas abrumadoras diferencias de cifras, si en este país no se sabe sumar, y con las restas tratan de dividir, volvemos a tocar fondo; mientras el ministro Montoro, en un tono de tragedia griega, manifiesta literalmente en el parlamento “que no tenemos un euro”. Y Claro, a esta hora: las 1 de la tarde del 20 del julio, la prima de riesgo se dispara y ha batido todos los máximos de la era euro al superar los 590, después de llegar a 593. Ya se lo dijo Montoro a los inversores: no hay dinero para pagar los servicios públicos, no tenemos ni para pagar las deudas. Ya lo decía la canción sin dinero ya no hay rocanrol, que palo, palo.

Bueno, Y la próxima semana hablaremos del Gobierno.


Sobre esta noticia

Autor:
Patricio Peñalver Ortega (49 noticias)
Visitas:
529
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.